Discriminación, todos miramos para otro lado

discriminacion-del-pato

¿Te sentiste discriminado alguna vez? La respuesta rápida es si, muchas veces.

¿Discriminaste alguna vez? La respuesta es “emmmmmm”.

En la sociedad actual, esa  que va cambiando de forma día a día, que nos va a tropellando con cambios y cambios, hay una valija que lleva, que siempre llevó y que parece seguirá llevando, que es la discriminación.

Todos hemos sido discriminados, por ser pobres, por ser gordos, por ser flacos, por ser feos físicamente, por ser inteligentes, por ser de alguna religión en especial, por las preferencias sexuales, por el trabajo, por tener capacidades diferentes, etc.

A veces un simple chiste que parte desde la inocencia puede provocar mucho dolor, muchas veces ese dolor se puede convertir en trauma y ni hablemos en lo que puede derivar ese trauma.

Muchos de nosotros, tal vez sin querer, tal vez con un poco de envidia o quizás desde la simple mala leche, hemos incurrido en el discriminar, que por ahí no lo entendemos como tal, ya que la palabra discriminación solo la usamos cuando somos víctimas, supuestamente lo hacemos como chiste, o le decimos así porque es como le dicen todos, o el gran “fue sin querer” que usamos como escudo de una culpa de la cual no nos hacemos cargo.

Entendamos algunos de los casos más comunes de discriminación:

La clase social: el hecho de ser pobre no es una elección, está bien que muchas veces hay muchos manotazos mas para dar antes de bajar los brazos pero no es lindo ser pobre, tener las necesidades básicas satisfechas pero solamente del uno al cinco de cada mes no es nada satisfactorio, y encima ver resaltado esa condición por parte de algún mal intencionado, mucho peor.

El físico: en este ítem entran gordos, flacos, feos y personas con deformidades. ¿Quién puede ser tan estúpido de reírse de alguien así? ¿Acaso nos burlamos de esos problemas creyéndonos ser mejores? ¿Pensamos que todo pasa por lo físico? ¿El gordo es feliz siendo gordo? ¿El feo se siente bien cuando alguien se lo remarca?

La inteligencia: Bocho, traga, chupamedias, muchas veces son apodos que se ponen en forma incorrecta a una persona con una capacidad intelectual un poco más amplia, muchas veces gana la envidia en este punto.

La religión: esto es un tema en particular que me da mucha bronca, fui muy allegado a la iglesia católica pero la soberbia de muchos me hicieron seguirlo siendo pero desde una perspectiva más amplia, todos pateamos para el mismo lado, casi todos tenemos el mismo Dios, o al menos creencias que deben ser respetadas. ¿O a caso creen que un Testigo de Jehová no sabe que están dentro de su casa cuando no le quieren abrir, o cantando un sábado en una esquina y que todos se rían? ¿Un mormón se siente bien caminando media ciudad y saludando a todo el mundo recibiendo solo un par de respuestas?

Por las capacidades diferentes: síndrome de Down, deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales no son elecciones, y mantienen a estas personan al margen de muchas interacciones, no veo la gracia en burlarse de una enfermedad, un mal, o una alteración, y muchos menos tomar esto en gracia.

Por el origen: Muchas veces usamos la palabra boliviano, peruano, chileno, en una forma de insulto y con el fin de agredir, sin saber que detrás de esas palabras se encuentran personas como nosotros. Mis años en Valle de Uco me han llevado a respetar y admirar a la colectividad Boliviana, como pueden levantar un pueblo en el hombro con su trabajo. Trabaje con jefes peruanos y son excelentes y educados y cuando visite Chile fui respetado y tratado en forma genial.  

Preferencia sexual: Cruz Diablo decían las viejas de antes mientras cruzaban los índices, y a su forma lo seguimos haciendo hoy en día. Que nos molesta, nos da asco, es algo que no es natural. ¿Qué es natural? ¿Vivir encerrado en un mundo que no es el que nos hace feliz? ¿Mentirnos a nosotros mismos para mantener feliz al resto? Realmente admiro al que, sintiéndose atraído por el mismo sexo, sea hombre o mujer, se anima a vivir y a ponerle el pecho a esta terca sociedad.

Palabras peligrosas:

Ahora veamos la deformación de la discriminación que hoy está de moda y que muchas veces se usa para ponerse en el lugar de supuesta víctima.

El mal llamado negro: si bien muchas veces prejuzgamos llamando negro a quien se viste en una onda alternativa que no nos gusta, muchas veces utilizamos la palabra negro con el fin de marcar o hacer referencia al delincuente, pero no negro de piel, sino negro de alma, por robar, por matar, por todas las atrocidades que cometen, pero tengamos cuidado al utilizar esta palabra ya que muchas veces la vestimenta no dice nada y el lobo fácilmente se puede ocultar en una piel de cordero. Muchas veces en mi trabajo escucho la palabra, “portación de rostro” me da risa, lastima y a la vez vergüenza ajena por mis compañeros.

La solución no se las podría dar, si fuese así de fácil todo esto no estaría tan mal, ahora lo que sí puedo llegar a decir es que reflexionemos, “En la discriminación no hay solo víctima, también hay un victimario”.