Conoce las líneas de bondi más afectadas por el choreo

Muchos de nosotros somos usuarios de distintas líneas de colectivos, desde el transporte público de corta distancia, hasta los de larga distancia, ya sea a primera hora en la mañana, cuando nos dirigimos a nuestros trabajos, a la siesta cuando salimos, o a la noche el que hace de corrido.

Ahora bien, un problema que no es de ahora, nos aqueja. La delincuencia arriba del colectivo. Como usuario del servicio público de pasajeros, me he tomado el atrevimiento de darles unos consejos de algunas empresas que prestan servicio de transporte urbano, a mi manera de verlo, son recorridos peligrosos.

Línea 1 Empresa “El Trapiche”: Hay un recorrido bastante jodido, LÍNEA 19: Luján por el carril Cervantes, abran los ojos, ya que hay un índice delictual muy alto por esa zona, los pericotes están al acecho como los niños cuando aparece el heladero.

Grupo 2 EPTM: dentro de todo lo que recorre este colectivo, la zona más conflictiva es la que va  por Escorihuela por el carril Godoy Cruz, ya hay varias denuncias de personas usuarios de ese servicio, hay delincuentes que suben, y en un abrir y cerrar de ojos y te chorean hasta las carpetas del colegio.

Grupo 3, Pte. Alvear S.A: Si sos usuario de esta línea, hay algo que tenes que saber, el 34 que pasa por la penitenciaria a la hora pico de la visita del penal, es imposible que te lo tomés, si queres llegar aunque sea con el boleto de la tarjeta a tu casa, no te subas entre las 8 de la mañana y las 17 hs. Me la soba si alguno se siente tocado.

Grupo 4: 45- Bº Ruiseñor, La Estanzuela, va por San Martín hasta el Bº Foecyt. Aunque la policía está alertada, hay un grupo de pendejos que esperan  a que los colectivos entren al Barrio La Estanzuela y lo cagan a peñascasos, acá el robo lo dejamos de lado, y abrimos la puerta al vandalismo, una nena de 11 años perdió un ojo a causa de estos inadaptados.

Grupo 5, Gral. Roca: Recorrido del 54 : Ojo cuando va por el Carril Mathus Hoyos y agarra por Aristóbulo del Valle para el Algarrobal, zona muy poco poblada, ideal para los cacos que no les da el cerebro para hacer otra cosa, que robarle a las viejitas, embarazadas o adolescentes indefensos.

Trole Godoy Cruz- Las Heras: Si bien es un recorrido tranquilo, cuando se aleja de la zona de la plaza Marcos Burgos, el viaje se torna peligroso hasta llegar el zanjón de Los ciruelos, ahí está todo bien, está colapsado de alquileres con policías, gendarmes, penitenciarios y vendedores de diarios.

Línea 10 Empresa Maipú: Por Rodríguez Peña, Urquiza y Carril Sarmiento. Recomiendo viajar con las ventanillas cerradas, hay unas banditas de delincuentes que solo se dedican a robar celulares, esperan a que el colectivo se detenga, pegan un salto y si van pajareando en alguna red social en el bondi, seguro te lo ganan.

Línea 6: todos sus recorridos (¿creían que me iba a olvidar ah?) Desde que Las Heras se transformó en una república, muchas cosas cambiaron en esa zona, los colectivos son más lindos, y hasta se han dado el lujo con una ingeniería del futuro de unir dos colectivos, manejados por un mismo hombre, los choferes no tienen tanto olor a cóndor y las calles han sido arregladas, basta con transitar la calle Olascoaga desde Independencia hasta Coronel Díaz,  pero la delincuencia no es ajena en este departamento top, y de a poco esos índices empezaron a igualarse en igual medida al Bronx de Nueva York o Godoy Cruz.

Si van a esperar el bondi, traten de hacerlo desde el mismo control, hay paradas muy peligrosas, la calle Dorrego y zonas aledañas están plagada de pirañas, pendejos chotos que te dejan en bolas, o si te tomás el 64, 65 o 68 en el acceso Norte a la altura del Barrio Los Tamarindos, tenes la villa denominada “El chorizo” a pocos metros, si no sos conocido seguro te despojan de lo poco que llevás.

La calle Lisandro Moyano es tierra de nadie, no hay control sobre los barrios colindantes, los ratas te abordan, te roban y salen de vuelo hacia esos conglomerados, perdiéndose entre la maleza. Al igual que el 2º callejón Morales al este y la calle Pedro Pascual Segura.

En fin, nadie está exento de ser asaltado esperando el micro o subido en él, la solución a mi entender sería que hubiesen puestos fijos de policías (como los filtros de taxis) o que un agente de seguridad acompañe al chofer en las denominadas zonas rojas en los recorridos peligrosos, la inseguridad la combatimos como podemos, por consiguiente, seguimos y seguiremos siendo víctimas de un sistema obsoleto, y estamos a la merced de unos hijos de la mala madre, que en dos segundos, te cagan la vida para siempre.