Decime que deporte jugás y te digo cómo te ven las minas (parte II)

Nuevamente aclaro, aunque seguramente nadie va a tener la delicadeza de leer todas las letras de esta nota y muchos se saltarán a los ítems: esto es generalidad exagerada sarcástica de la realidad. Puede no ocurrir en la realidad. No lloriqueen. Pasemos al tema principal, ¡acá van más deportistas!

Fisicoculturista

Cochino y depilado. Tiene guita, no se sabe de dónde la sacó. Es bueno con la mina que le permita anabolizarse (ustedes ya conocen las consecuencias, y me refiero allí abajo), que esté dispuesta a prepararle la dieta y le banque ser usada como pesa en el entrenamiento (literalmente). Muy amiguero, de sus amigos y del espejo. Es fiel, aunque solo en acciones, no de pensamiento. Tiene problemas con sus camisetas….o son todas musculosas (rotas por cierto) o demasiado apretadas y tienden a estar atadas a sus manos en lugar de puestas. Ligeras sospechas de visitas a los señores de la montecaseros. Si son entrenadores de gym, dejan hijos por todos lados. Vende herbalife aunque no le de ganancia. Porreros a morir justificándolo como sano. Dan besos babosos a todas las mujeres del gimnasio. No aptos para ser buenos padres: no pueden juntar los brazos para acunar a sus bebés porqué sus bíceps se los impiden.

Ideal para la que se banque que la dejen plantada por un entrenamiento con amigos y muchos días de castidad por impotencia sexual. 

Handball

Muchas amigas. Poco celosos, por ende  infieles. Parecidos a los futbolistas pero peor y con menos carpa. Se pelean con una novia y a las dos semanas ya tiene una nueva. Rotan de mujeres dentro de las secciones del club, pero nunca se salen del mismo. Pueden ver una mina despampanante pero si no va a su club la ignoran. Chismosos, adoradores de Rial dentro y fuera del club. Son buenos en todos los deportes que les pongan en frente. Multifacéticos, copados, endulzadores de oído y sabelotodos. Se los reconoce por estar cazar de a pares y combinar ropa entre amigos. No tienen trabajos importantes y generalmente pierden el primer año de la facultad. Fuman, toman y fueron a la Morena hasta que cumplieron 18.

Ideal para la mina que viene con el corazón roto de una relación con un futbolista y tiene baja autoestima.

Básquet

Pavote. Grandote al pedo. Torpe y atolondrado. Si lindo, hueco. Si feo, nerd. Usa pantalones tiro alto dentro y fuera de la cancha. Sospecha de alergias a la tela jean. Le gustan las petizas, irónico ¿no? Cariñoso en público. Presenta a su novia a la familia en la 3era cita. En la 4ta la pone. Buen novio, demasiado bueno a veces. Adicto a la pornografía. Se sienta en el asiento del medio de atrás del todo en el colectivo. Zapatillas futurísticas compradas en Ebay, porque para su talla no consigue en Maxi. Combina todo. Se deja el pelo largo y escucha hip-hop. Se pone vincha incluso si el pelo le mide 2 cm de largo. Le copan los auriculares gigantes y se compra relojes en el persa.

Ideal para la mujer que adora ser adulada y mañoseada todo el tiempo, y a la que no le moleste tener problemas de espalda de vieji.

Rugby (con participación del lectora/a PersonalTrainer cuyo aporte me encantó para añadir a la nota)

Típicos gorditos cariñosos deformados pero buenos. Cree que mientras más gordo es, más musculoso se ve. Son los que en el gym te dejan las barras armadas con 100 mil kilos, pero andan por la vida en patota porque solitos no se la bancan. Son cavernícolas, básicos y nenes de mamá. Hablan con una tonada característica que es una mezcla de porteño, careta de Chacras de Coria y menduco achilenado. Adictos a la balanza, las remeras hiper ajustadas, los llaveritos de Kevingston y al Campari (siempre tragos balas). Ideal para casarse, siempre que no se crea Juan Martín Hernández. Si se la cree, mete cuernos. Generalmente prometedor, de buena familia y aunque no siempre de plata; al menos es trabajador.

Sabe que acá el rugby mucho no le da, entonces practica el deporte por amor y no por plata. Raro que gorree porque tiene fama de encasillarse con una y casarse con esa misma. Es amoroso aunque algo bruto, pero no del tipo golpeador. Tiene códigos. Prospera en las relaciones porque tiene bien desarrollado el espíritu de equipo, por lo tanto sabe compartir pelota y asumir responsabilidades. Buen padre, obediente marido.

De dieta difícil aunque probablemente no fumador. Ligeros problemas de bebida. Estudiante de carreras importantes, o es ingeniero o es doctor. Si es doctor se tira a deportólogo, para variar. Si se drogan lo hacen con éxtasis…no le vayan a dar un porro que sale corriendo espantado a Palmares. Adictos  a las pastillas, llámese cartílago de tiburón o ibuprofeno.

Ideal para las que les gusta que la levanten como en el line y las lleven a cococho a todos lados. El tamaño del rugbier es inversamente proporcional al peso de su mujer, o sea, todas son flacas esqueléticas en busca de guardaespaldas.

Los abandono… dejando abierto el final de esta nota a quizás añadir más deportes a futuro cuando recolecte info de víctimas. Pero antes de irme pregunto: Para ustedes, ¿Cuál es el típico deportista que es menduco por excelencia?