Mendo Conchudéz: 10 cosas que odio (Parte II)

1-Los expertos en cabello, también llamados “peluqueros” y su NO entendimiento de “sólo las puntas”, dejándote la cabeza como para que en el barrio empiecen a decirte “Raúl”. ¡Pará, E.T. del siglo XXI! ¡Estúpido malformado y la zanja de tu vieja… ¡es mi pelo! Ese que me funde cada mes con tratamientos para el crecimiento tan funcionales como tu pito.

2-La gente de mierda que, la vez que te decidís a ponerte a dieta, se les ocurre comprarse cuanto alimento calórico, extra cargado de grasas trans, saturadas, colesterol y la re putísima madre que la parió a la naturaleza y a las modas que no nos dejan excedernos en colgajos, celulitis, estrías, culo fofo y los rollos en la espalda que no sabés si son las tetas y la chabona está de frente.

3-Los «visto» de fb y los «última conexión después de ver tu mensaje y chupado tres huevos» de whatsapp se pueden ir JUNTOS a la zaina overa yegua madre puta que los parió, ellos y a los que se les ocurrió deprimir más a esas personas acostumbradas a que no les respondan y con grandes capacidades para justificar eso. ¿Se entendió? Lloro sangre de la depresión por incogibilidad.

4-Los que piensan que porque escribo sobre sexo soy una puta de la 4º sección esperando que aparezca un pajero con el pito sin estrenar a que me diga “qué sheca, ¿sabe’ cómo te haría el orto?”. Mirá, ameba embebida en aceite Marolio, antes de dejarme MIRAR por vos, me compro un campo de cactus y me masturbo con ellos, sietemesino mal amamantado.

5-Los hombres que están en el boliche y bailan como Piter La Anguila, haciendo meneos y movimientos raros, dejándote la duda de si realmente está bailando o teniendo un ataque de epilepsia. A ver, arruinador de ojos y falto de vitaminas, ¿no viste nunca la película “Hitch”? Los hombres no bailan, sólo acompañan el movimiento de la mina. ¡Por favor! Me dejan la cachufla como el Río Mendoza, señor.

6-Tener que mear en el boliche o peor, en la facu o escuela. Ni les cuento cagar. O sea locas, somos seres humanos, nos tiramos pedos y nos cagamos mal. Pero de ahí a reconocerlo en público es como reconocer que todas se hacen la paja. El problema es cuando te viene justo en la facu o en el boliche. La gravedad del asunto estomacal es directamente proporcional al nivel de conchetaje del lugar en cuestión. Si podes te la aguantas y si no apretás los cantos para que las trolas del orto chetas de mierda de afuera no sientan el terrible caco que te estas echando. Sufris. Y mucho. Lo más probable es que cuando sea más infinitamente grave la cosa haya otra trola esperando el baño y la cadena no funcione. Rogas que funcione, y no. Baños públicos de mierda.

7-Los pelotudos que se ríen de las gordas travas y misceláneas son esos mismos que despues van desesperados a buscar una/o para que se los coja como nunca antes en su vida y les encanta a los muy putos.. ahora adelante de la gente se hacen los machitos sembrando la verga esa del bullying por doquier. Pero si me pusiera a hablar mas de cinco quedarian ojete para arriba, resentidos sociales de la vida.

8-Los infelices que te dicen “ay, no te apretés el granito, no ves que se te lastima y te va a quedar la cara marcada”. Mire pedazo de escuincle deforme, primero prefiero que se me vea rojo y no la vulcanización incipiente de un grano a punto de explotar con la punta nevada. Aparte, conchisumadre, si usted tiene la suficiente fuerza de voluntad como para no tocarlo, no me rompa la pija que ya bastante como el orto me siento por tener un pornoco(GER) que no me lo tapan ni mil kilos de corrector de ojeras. Me cago en los putos creativos publicitarios de Asepxia y la re mil cajetuda que los parió.

9-Las yeguas gran putas esas que deciden invitarte a comer afuera y vos, que haces ayuno una semana para destacarte morfando en un restaurant, caes con la infeliz que quiere «compartir» el lomo, la pizzeta o el tampón que usó toda la semana. ¿Por qué no me compartís la pija de tu novio, pelotuda? ¿Sos tonta o te tragaste el chicle? ¿Viniste a comer o a alardear de tu dieta, negra idiota? Si no vas a comer como la gente, te hubieras quedado en tu casa contando calorías, trola del orto. Seguro que estos engendros de la naturaleza van a una parrilla y piden una ensalada de rúcula. Cómo no se pierden un tallo de apio en el ojete.

10- Los putos q te mandan cadenas al whatsap o las vergas de la campaña de cáncer, me voy a la concha de berta 15 días! Esos putos, todos putos que en diez minutos te va a llamar alguien después de reenviarla y te va a decir que te ama, solo confia… Confía en que sos un reverendo culorroto reenviando como un imbécil a treinta imbéciles iguales que vos que buscarán a otros más y así hasta que caes vos, que suena el whatsap y se te para el corazón de la ilusión de que sea EL el que te escribe para decirte te amo o vamos a culiar, es igual… y no! son estos rompedores de esperanzas reenviadores de cadenas malcogidas la re puta madre que los re mil parió.

Porque a nosotras nos recontra cabe la conchudez y nos encanta hacer huevo en el laburo y pensar en todo lo que nos seca la pochola o la mente.