En menos de 15 días, pecadores y ateo/pagano/satanístas con clarísimas y marcadas influencias rock van a festejar la noche
mas tenebrosa y peligrosa de el mundo: EL HALLOWEEN, conocida como “La noche de brujas”, “La fiesta de los hechiceros”,
“La orgía satánica” o “El jodón ateo”.

¿Que es Halloween? ¿Porque Belcebú quiere hacernos esto?

Todos los 31 de Octubre se celebra esta infame fecha salida directamente desde el infierno (el averno). Los Ateo-cientifi-satánicos afirman que esta fecha fue tomada de una festividad antigua que nada tenía que ver con lo cristiano y se le usó para celebrar la noche de todos los santos. Puras patrañas, ningún católico en su sano juicio mezclaría cosas tan peligrosas como las festividades de culturas
ateas con la única y verdadera religión.

Todos conocemos la verdad, la verdad indiscutible. El 31 de octubre se celebra el nacimiento de EL DIABLO.

En esta fecha, jóvenes y adultos son POSEIDOS por entidades demoníacas que los obligan a disfrazarse de seres mitológicos y ateos. Por lo general se eligen personajes tenebrosos como Dracula, el hombre lobo, Darwin, La Momia, Skrillex etc. Los mas pequeños salen a robar golosinas mientras los adultos salen a fiestas repletas de alcohol, drogas pesadas como el porro y un sin fin de ofertas de fornicación atea fuera del matrimonio.

Satanás ríe a carcajadas en su trono ya que con esto esta creando una distracción para que su ejercito de almas en pena, demonios y espectros de gente mala (Científicos, músicos de metal pesado rocanrolero, ateos etc) invada la tierra y haga de las suyas para crear caos y molestar a Dios y los Ángeles que nos cuidan.

¡¡¡Muchas almas serán condenadas al infierno en esa noche!!!

¿Qué terribles acontecimientos pueden esperarme a mi y a mi familia en esta aterradora y temible noche?

– Persecuciones espectrales
– Sensación de mareo y ahogo
– Falta de dinero
– Dolor de pene
– Posesiones diabólicas
– Posesiones diabólicas gay
– Mal funcionamiento de electrodomésticos y coche
– Terror
– Dolor de cabeza
– Llanto incontrolable
– Robo y hurto y sexo fornicante ateo fuera del matrimonio con desconocidos utilizando condón.

¿Cómo puedo proteger a mi familia y seres queridos de el ataque de el maligno (Lucifer)?

– Lo ideal es tener un refugio anti-bombas. No muchos lo tienen, por eso siempre recomendamos fabricar uno. No solo sirven para ocultarse de Mandinga en esta noche, sino también para salvaguardar la mente de nuestros hijos en el caso de que alguien quiera inculcar ideas peligrosas como la ciencia, la medicina, la filosofía y la música rock.

En este caso, la familia debe ingresar al refugio con todos los objetos de valor que tengan para que los jóvenes drogados no los roben y bañar todo con agua bendita. Deben abrazarse entre todos y rezar rosarios hasta que sea 32 de Octubre.

– Debemos prohibir a nuestros hijos ser parte de esta pornográfica celebración.
Seguramente en el colegio querrán obligarlos a vestirse de de demonios o a hacer calabazas con rostros perturbadores y maléficos.
Por precaución, debemos mantener a nuestros niños fuera de la escuela todo el mes de Octubre.
Debemos además hacer que nuestros niños rezen desde que se levanten hasta que se vallan a dormir durante todo el mes para prepararlos para lo que se viene.

– Debemos confesar todos nuestros pecados y darnos auto azotes todo el mes de Octubre para crear un campo de protección contra los
espíritus chocarreros. Nuestros niños no querrán auto azotarse así que debemos hacerlo nosotros o el cura del barrio.

– Leer la Biblia de cubierta a cubierta.

Hermanos, no dejemos que las legiones del infrauniverso salgan a la calle a molestar, batallemos todos juntos con fervor católico. Juntos podemos enviarlos de nuevo al pozo.

¿ACASO QUIERES VER A ESQUELETOS MOSTRANDO EL PENE EN LA CALLE? ¡¿QUIERES VER A DUENDES ROBANDOSE TU TELEVISOR?! ¡¡¡¿¿¿TE GUSTARÍA QUE UN DEMONIO TE SODOMIZE CONSTANTEMENTE HASTA
EL AMANECER MIENTRAS CANTA HEAVY METAL???!!!

¡NO!

Entonces, comparte esta información con el mundo entero Y SALVAREMOS MUCHAS ALMAS!
Un abrazo Católico.

   

Compartí, no seas paco