Carta al señor taxista: ¡por favor cállese!

Sr. Tachero:

Por medio de la presente deseo hacerle saber algunas situaciones que Ud. provoca y realmente me rompen planetariamente las bolas.

Cuando me subo a su herramienta de trabajo y me dice “Cómo anda joven, ¿calor no?”, yo le respondería “Y si viejo malparido, si estamos en noviembre, hace un puto zonda que genera 200 ° C a la sombra y me hiciste corretearte media cuadra porque sos un gordo fernecero asqueroso que no te podías frenar cuando te hice seña”

La contracara de la anterior situación es en invierno, ante su frase desafortunada “¿Ta’ fresco ah?” yo le diría “¿Y que te parece pelotudo olímpico? Encima que andás en esta poronga de auto que no tiene ni calefacción,  sos un orto y me hiciste pasar por arriba de un hermoso charco de barro viéndome que parezco oso polar con tanto abrigo, subí el vidrio lechón amorfo”.

Si cuando voy a subir la valija me ponés cara de asesino al correr el asiento de adelante y largarme la frase, “Despacio con el tapizado” yo te respondería “Y bueno negro culosucio talón partido, levantá el traste del auto, bajate y abrime el baúl, no tengo la culpa que tu señora te gorree a más no poder mientras vos tomás café soluble en San Martín y Catamarca”.

No me interesa en lo más mínimo su opinión política, partido al que se encuentra afiliado, si la época de los militares era mejor, si Kristina es buena porque le dio la pensión a su mamá, o si es mala porque le dá planes a los negros.

Soy mendocino, no trate de cagarme con el recorrido, y si le digo que vaya por tal calle ¡¡¡ hágalo y cierre el tuje!!! Tampoco porque me vea cara de noruego me quiera hacer la gran Guía Turístico, sé lo que son los Portones del Parque, sé que a Merceditas se la tinquearon en la Alameda, sé que Palermo vive en el Dalvian y vá al VEA.

No me interesa el fútbol, así que no me comente sobre tabla de posiciones, resultados de partidos, venta de jugadores, renuncia de directores técnicos, peleas de barras, precios de entradas, ni nada referido al tema.

Me molestan los tipos babosos, si realmente alguien me gusta lo comento con mi alter ego o con amigos, no se lo ando diciendo a desconocidos. Tampoco me incumbe si le gustan las tetonas, las culonas, “la rubia esa”, o “la morocha que parte la tierra”, desde el asiento le clavaría  una sevillana al escuchar que emite frases como “Negra rica”, “Que lindas esas minas”, “A mi me gustan bien putas, o “Vos con esa facha debés ser un cogedor empedernido” ¡¡¡Qué mierda te calienta narigón roñoso, abróchate la camisa que esos pelos no son sexies y ponete desodorante que tenés un olor a chivo espantoso!!!

Que corrobores la dirección de la que pidieron un taxi excede mi paciencia en el caso que no hay nadie afuera esperándote, no ves que es todo descampado alrededor, ignorante aprendé a leer los carteles de las calles y la numeración.

No me concierne saber sus disgustos familiares, si su señora lo dejó, si sus hijos son vagos, si su suegra lo odia o si su suegro hace mejores asados y eso lo pone como pito. No soy su amigo, ni lo conozco, ni me interesa que me tire energías negativas, ya tengo suficiente con mis dramas, haga como yo y vaya a psicólogo y psiquiatra si no puede superar sus quilombos.

Sintonice una radio como la gente, y no vaya cantando como si estuviera solo, parece el tío borracho fiestero que todos odiamos en fin de año. Primero aprenda la letra, luego afine, y por último cante en la ducha de su casa. Mientras lava el coche en la parada no hace falta que abra todas las puertas y ponga la música al palo, eso es de villero.

Finalmente me despreocupa saber que antes tenía un gran laburo que le permitía llevar una vida mejor, pero que por la traición de mucha gente terminó arriba del coche, fumándose un jefe que lo negrea, y que le dá el turno de la noche y no le permite tener una vida.

Desde ya mis mejores deseos a todos los trabajadores de taxis, espero que mejoren su forma de manejar, no se crean que son los únicos que andan por la calle y que muestren respeto.

¡CIERREN LA BOCA Y CONDUZCAN CON ATENCIÓN!

TAGS: