Juegos para la cama cuando no queres coger o dormir

Todos dicen que la cama se ha hecho para dos cosas: dormir y coger. Pero no señor… hay muchas, pero muchas cosas que uno puede hacer en la cama además de estas simples, necesarias y deliciosas cosas. Muchos juegos adictivos y súper divertidos. El motivo de esta nota es comentarles sobre la cantidad de actividades interesantísimas que uno puede llevar a cabo entre las sábanas:

Jugar al “pito o dedo”: el hombre se tiene que poner la mano en la entrepierna, cubrir todo con la sábana, poner dos dedos en “v” hacia abajo y entre medio colocar su miembro semi erecto. Entonces o levanta un dedo o levanta el muñeco. Su pareja tiene que adivinar si es “pito o dedo”. Si gana se la garcha, si pierde se duerme.

Jugar al “terremoto”: este juego consiste en imaginarse que ha habido un terremoto y que se le ha caído el techo encima a su pareja. Entonces usted hace de escombros y su pareja de víctima. Se le tira encima y le hace peso muerto, intentando atrapar todas sus extremidades. Si su pareja no puede escapar, instantáneamente pela (o busca) el miembro y se lo garcha, si escapa ambos se duermen.

Jugar a “la canilla abierta”: el último en ir al baño tiene que dejar la canilla del mismo abierta, entonces cuando reina el silencio en la habitación se puede escuchar el goteo. Entonces se le pregunta a la pareja “deje la canilla abierta, ¿podes ir a cerrarla?”. Si no va nos la garchamos, si va nos dormimos.

Jugar al “ropa interior”: este juego consta en apagar la luz y uno de los dos se tiene que meter a la cama una vez apagada la misma, con o sin ropa interior. Entonces le pregunta a la pareja “¿tengo ropa interior?” Si adivina, pues se la coge, si no adivina, se duerme.

Jugar al “pintor”: el juego consiste en esperar a que su pareja este entrando en sueño, entonces usted saca su miembro, manosea  unos segundos el mismo, y cual brocha gorda comienza a pincelearle la gamba al otro. Si la pinceleada es efectiva, usted ganó y termina garchando, sino lo es, se come un sopapo y termina durmiendo.

“Juego de seducción”: tal como lo dice Soda Stereo uno hace de violador y la otra de “señora bien”, si ganas terminas garchando, si perdes terminas durmiendo y quizás generando que tu pareja te mire raro.

Jugar al “gusano loco”: este juego consta en decirle a su pareja que cierre los ojos y que abra la boca, una vez que lo hace usted pela su miembro y lo introduce erecto en la boca del otro. Si el mismo es succionado, usted ha ganado y la termina poniendo, si usted pierde probablemente termine en el hospital con unos puntos de sutura y luego ¡¡¡a-un-mirrrrr!!!

Jugar al “mar cantábrico”: este juego consta en esperar a que su pareja se duerma, entonces la dama se introduce el dedo unos tres minutos en su vagina, lo más profundo que pueda. Luego lo quita y se lo pone entre la nariz y el labio al otro. Si sueña con la Sirenita, usted ganó, entonces se va a despertar y le va a pegar un culiadón tremendo, si tiene pesadillas con Tiburón, usted perdió, seguramente estornude y siga durmiendo (en este caso haga lo mismo).

Jugar al “psicología inversa”: usted se hace el sota y se mete en la cama, entonces “como quien no quiere la cosa” le pregunta a su pareja: “¿te duele la cabeza?”, seguro le dice que no. Deja pasar unos minutos y le pregunta: “¿tenes mucho sueño?”, seguro si dice que no sigue el juego, entonces espero y pregunta: “¿te vino?”, seguro dice que no. Entonces ahí se pone en bolas, comienza a bailar estilo “Harlem shake” al grito de “no tenes excusas para no coger”. Si se ríe, usted ganó y seguro termina fornicando, si termina durmiendo comience a preocuparse porque seguro es alto gorriado.