El día en que se puso de moda ser gordo

Antonymou nos trae una que puede revolucionar para siempre la industria de la moda

–          ¡Eh gordo, anda al arco vos!

–          ¿Y por qué yo?

–           Porque sos el más gordo pué…

Típico cuestionamiento que se da en los niños de la presente sociedad, a tal punto da adoptar la palabra Bullying a nuestro diccionario diario, y no es solo en ellos, se dá también en los adultos, y no es estos pensamientos y maneras chotas de actuar, sino que se exhibe en disfrazados cañonazos de discriminación.

Tal es el caso de los negocios de ropa en los cuales para ser top tenés que vender talles menores al M, o en las entrevistas de trabajo donde te piden buena presencia y va un gordo de traje, pero terminan contratando al flaco hippie con bandolera.

Ya de por sí, socialmente hablando, solo la palabra gordo ya es usada como para denigrar, insultar, poner en ridículo y muy pocas veces para demostrar cariño. En su lugar, la palabra flaco es sinónimo de buena onda, de moda, de pulgar arriba.

Por eso, mientras  caminaba pensando en esta nota dije: ¡¡Anto, algo tenés que hacer!! Y allí donde cerré mis ojos, hice trabajar mi cabeza y en ella creé mi propia Utopía, una ciudad donde las reglas sociales fuesen diferentes, y como era mi ciudad y yo era una especie de intendente o Dios de aquel lugar, implementé la moda de estar gordo.

En primer lugar mandé a crear una obra social que atendiese sin muchos costos y sin tantos trámites tediosos a todos los gordos, con muchos y grandes asientos, con secretarias que te atendiesen con una sonrisa y con una empresa de catering que te sirviesen sanguchitos de miga. Así nació “OSGOR”, Obra Social de los Gordos.

Luego inauguré un local de ropa, el más top de Mendoza, donde además vestía a grandes famosos como Carmen Barbieri, Diego Maradona, María Marta Serra Lima, Jorge Lanata, El Ogro Fabbiani, Papá Noel, Ricardo Fort que le había comprado el infierno al diablo y quería seguir a la moda, entre otros. La tienda era atendida por mi tía Norma Sáez y mis primas, de allí el nombre que le puse, “Gorda Saez”

En zona de Chacras de Coria compré Acrux y en poquitos días lo transformé en “O MAY GOR” un boliche solo para gente de tres dígitos, donde podes ir con ojotas y pantalón de bambula, donde nadie se va fijar que llevás puesto ni en  que auto llegaste, ya que Cata va a salir desde distintos puntos de la provincia para que no te lo pierdas.

También me lancé en la industria de la venta telefónica tipo llame ya, donde los principales productos para subir de peso fueron, las pantuflas de la Tota Santillán, un calzado mucho mas cómodo que las zapatillas de Jessica Cirio, o el gorro de baño de Maradona, este último de gran recaudación gracias a la publicidad realizada por el ex futbolista brasileño Ronaldo. Llame Ya!

Y finalmente, una idea y producción mía, un programa que rompería los números de Rating en la televisión mendocina, “Cuestión de Peso”. Claro que si campeón, seguro estás pensando que eso ya estaba inventado, pero hete aquí, que como es mi cabeza, mi mundo y como dije antes, soy como el Dios de mi cerebro, este es un programa con un argumento totalmente diferente, los concursantes entran flacos, y con una dieta a base de carbohidratos y grasas saturadas tratan de aumentar kilos hasta llegar al peso más alto.

Bueno, al fin y al cabo eso solo sucedió en mi cabeza, la cual por un buen rato sintió ese cambio brusco, espero les haya gustado y puede que vengan nuevas historias de la Utopía creada en mi cabeza. Los Vemo!