Lo peor que le puede pasar a una mina garchando

-¡Hola, ameaaaa!

-Me causa gracia que me digas “amea” Betiana, ¿qué pasa que venís tan contenta?

-Jajajaja ¿se me nota?

-Como la pija a un hombre con joggings.

-Jajajaja ¡y gris! Bueno, te cuento… ¡La puse anoche!

-Si la pusiste anoche dejame comentarte que el cosmos hizo algo en tu contra y amaneciste un día con pija.

-Jajajajajajajaja bueno, “me” la pusieron, ¡pero me pasó algo horrible!

-¿Se te apareció Capitanich por la ventana?

-Jajajaja ¡Ojalá hubiese sido eso! Imaginate que fue mucho peor, pero no te pienso contar hasta que no me expliques por qué estás tomando agua.

-Buena, “Alicia Contursi”, lunes de Jack Daniel’s fue anoche, sola. Necesito ponerla. Pedo negro.

-¡Pedo! La primera pista. Bah, negro también tendría mucho sentido. Bueno, yo quisiera tomarme un fernet, pero no da a las 10 am, así que le voy a decir al Tulio que me lo traiga en la tasa de café para no quedar tan alcohólica. Bueno, anoche me junté con el Santi, el que te conté que nos mensajeamos para calentarnos.

-¿Te sacudieron abajo? ¡Bien ahí!

-Abajo, arriba y al costado. Tenía bastantes telarañas. Una incogibilidad suprema me cargaba.

-Jajaja es como si estuvieras hablando de mí, pero sin la parte de “tenía”. Contame TODO.

-Bueno, estaba en mi casa con mi hermana y el novio re caramelito y yo un embole extremo. Encima no había salido el sábado porque tenía una cagadera de Dios padre. La cosa es que me escribe el mermi este: “¿qué haces blabla? Juntemoslon”. Me dio mucha paja porque tenía que depilarme y cambiarme y todo eso…

-Pensar que hay flacos a los que no les importa que no te depiles… son de Saturno.

-Bueno, pero eso es cuando están re calientes y ebrios o drogados, como los que nos cogemos nosotras jajajaja

-Con razón nadie me pide que me saque los cardos, o me hace el payasito eeeehh jajajaja

-Jajajajaja ¡me acordé del Esteban! Jajajajajajaja

-Jajajajajajaja ¡el pija gorda!

-Jajajajajajajaja ¡Dios mío!!!! Jajajaja.

-Jajajajajajajajaj infeliz, estoy tentada.

-Jajajajajaaja me acordé de la Eve con las caras cuando hacemos petes jajajajaaja

-Jajajaj eso había pensado mientras meaba recién, aunque no tiene un carajo que ver.

-Bueno, te sigo contando. La cosa es que me viene a buscar… en teoría íbamos a ir a tomar algo antes, pero me di cuenta que no porque iba despacio y no enfilaba para el parque ponele, así que le miré la pija en el auto, como diciendo “¡dale vamos!”

-¿Te dijo algo la pija? Eeehh le contestaba jajajaja

-Jajajaja hizo un saltito jajajaa ¡posta!

-Jajajaj ¡era una milanesa nerviosaaaa!

-Jajajajajajaja

-Jajajajaj se le hinchó la vena

-Jajajajaajaja me tenté. Bueno, fuimos a un telo medio normal, todo genial…

-¿Esos normales que te ponen una peli y esta medio codificada que no sabés distinguir entre una teta y un velador?

-Jajajajajaja amea, prefiero eso a que suene Gloria Estefan cuando estoy por acabar, pero no, tenía un poooco más de onda que eso.

-Jajajaja Gloria Trevi prefiero. Bueno, ¿¿¿¿Y????

-Bueno, se la estoy chupando grosamente y el pibito me jodía la concha, pero ¡mal! O sea, no sé qué pensaba que era. Como un niño cuando escarba la pared para romperla, por ejemplo.

-¿Como cuando intentan sacarse el último moco que sale como un hilito?

-Jajaja no, porque de última ahí hay más onda… bah, yo al menos le pongo onda… ¡este rascaba! Una garcha. Y me decía “yo también te la quiero chupar”, con voz de paja a morir, así que pintó el 69. Me subo. Por lo menos con la lengua atinaba un toque más. La cosa es que estaba ahí, ahí, a punto de bañarle la cara y ¡se me sale un pedo! querida, ¡se me sale un pedo!

-¿Le disfrazaste la cara de fantasma, hija de puta? ¡¿Me estás jodiennnndo?! ¡¿Qué hiciste, por Diooss?!

-Jajajajaajajaja ¡te lo juro, por favor! Esa es la mejor parte: no sé por qué ¡le aprieto la pija de los nervios!

-Jajajajajajaaj creo que el de la mesa de al lado nos está escuchando.

-Jajajaajajajajjaa ¡me muero!

-Tiene cara de que la ha pasado jajajajaja ¡con ripio!

-Jajajajaja ¡se rió! Jajajajaja ¡Nos escuchó!

-Jajajajajaja ¡ta bueno!

-Jajajaja te va a escuchar, culiada.

-Por algo se empieza…

-Bueno, pará que te sigo contando. La cosa es que me hice la chota mal y se la empecé a chupar como a nadie en la conchuda vida. Se tenía que olvidar ya del pedo. Y no había olor, sino hubiese sentido yo también… creo.

-¿Ruido?

-¡Sí, ruido mal! Pero fue como en seco. La cosa es que como ya estaba por acabar, íbamos a coger, así que se levanta y me pone en cuatro. Todo bomba, bomba… querida, ¡otro pedo!…

-¡¿Te comiste un paraguayo, hija de putaaaaaa, que te pasabaaa?!

-… pero esta vez vaginal.

-Bueno, con esos se zafan un poco más.

-Pero fue como si hubiese tenido colitis por la concha. No se explicó para nada ese ruido, así que me atajé de toque y le digo: “ey, fue de concha”. ¡Éxiiiitoo! Jajajaja

-Está bien, porque no suelen distinguir, al igual que el color rosa viejo del fucsia.

-Bueno, cogimos y nos quedamos fumando un pucho y charlando, y hubo un segundo de silencio…

-¡Decime que no te cagaste de nuevo!

-Jajajaja ¡no! Me dice: “ey, sentí el pedo”…

-Jajajajaja

-Y le digo, haciéndome la copada: “¡pero si te dije que fue de la concha!”

-“No fue un pedo, mi culo estaba contento”, le hubieras dicho.

-Jajajajajaja mi culo estaba celoso y te gritó jajaja

-Jajajajaja chota.

-Bueno y me dice: “no, el que salió del culo directo a mi flequillo sentí”. Amiga, me tuve que poner a llorar, me encerré en el baño.

-¡Noooo! No y no, yo creo que lo mejor que podés hacer en esas situaciones es reírte delante de él hasta que se te cierre el pecho y tengas que ir a una Farmacity a comprarte un Salbutamol para que se abra de nuevo, sino quedas como una boluda. Y, para colmo, ¡boluda pedorra!

-Jajajajaja ¡es que me dio mucha vergüenza! Pero, ¡pará! Porque no fue todo tan malo. El pibito me dijo que saliera del baño así me llevaba y todo, pero salí y me pego la cogida del mundo mundial, y me dijo que no le importó, pero que le dio risa, y después me llevó a mi casa y fin.

-Ah, boéh, ¡ah boeeeeeeeeeeeh! ¿Tiene amigos?

-Sí, y me dijo que habían un par preguntando por vos, pero creo q la cagué jajaja

-La cagaste literalmente jajaja

-Jajajajaja ey, ¿por qué existen los pedos de concha y los pedos anales cuando estás garchando?

-Por la misma razón que la gente le pone Manaos al Fernet, es inexplicable.

-Jajajajajaja callate que vos nomas le ponés Manaos al fernet, pero lo heredaste de tu nono, que le echa fernet al champagne.

-Sí, a la poronga le pongo Manaos, así se agrandan jajajajaja

-Jajaajaja

-De todas formas, los hombres no se tendrían que espantar por esas cosas. Los pedos vaginales son como un aplauso de la vagina a la performance del hombre. Ellos también se cagan y pedorrean en momentos inoportunos y a veces a propósito.

-¿A veces? ¡Siempre se cagan a propósito! Pero, lo mismo, no coincido en lo de los aplausos, porque si te entra muuucho aire, aunque el pito sea chico sale aire igual… y no nombremos mucho los pitos chicos sino aparecen, y capaz que el de al lado lo es.

-No le veo cara de palito salado, eh.

-Jajajaja jodeme que le miraste la chota…

-¡Desde que llegué! ¿No le notás el bulto?

-¡No puedo, culiada, si lo tengo atrás! Decime que no te vio mirándolo.

-¿Yyyy??? Date vuelta, si le encanta. Tres veces ya cruzamos miradas, pero vamos, se me hace tarde, tengo que pagar unas boletas, acompañame.