Che, tu nombre clave es “AMQUACK” (segunda parte)

1

Esta es la segunda entrega de esta nota, para leer la primera parte hacé click acá.

Amquack, antes de partir a la aventura revolucionaria del Congo, y mientras aún no rompía relaciones con Fidel Castro, cumplía entre otros cargos, el de Embajador Itinerante de Cuba. Y con esta investidura, lanzó duras diatribas contra la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas… “-Los países socialistas son cómplices de la explotación imperialista” “-Nuestra revolución ha destruido las teorías de salón. Hay que hacer revoluciones agrarias, luchar en los campos, en las montañas y de aquí llevar la revolución a las ciudades.”

Algunos biógrafos del Che, sostienen que era anti soviético, ya que sus acciones y palabras iban contra la postura de la URSS, de convivir pacíficamente con su enemigo norteamericano. Es decir, preferían una “guerra fría” a un abierto enfrentamiento, que era lo que él propugnaba.

Como vimos en la primera parte de esta nota, la carta que el Che le dejó a Fidel y que fue leída públicamente, determinó la ruptura entre ellos. Dicen que al enterarse de la difusión de la carta, dijo: “-No es bueno que te entierren vivo”.

Otros historiadores sostienen que el Che, cansado de los despachos oficiales, ya se había ofrecido para liderar un movimiento guerrillero en Brasil y que anteriormente, había fogoneado otro en Argentina. “-Yo no nací para dirigir Ministerios, ni para morir abuelo” sentenciaba.

El caso es que, Cuba necesitaba de Rusia y que el Che, y su postura estaban en contra de la Revolución Cubana.  Y es acá donde surge la hipótesis de que Castro, planeó una incursión guerrillera a Bolivia, para desatar la subversión en aquel país y que en sintonía con las consignas del Che, mataba dos pájaros de un tiro. Sacarse de encima al Che y mantener las más que cordiales relaciones con los soviéticos.

Sea como haya sido, Guevara eligió Bolivia para iniciar una “Nueva Revolución” y no es una elección al azar. Éste país tiene fronteras con Argentina, Chile, Paraguay y Brasil. Y suponía un efecto de irradiación revolucionaria a partir de él. Bolivia, podía convertirse en su “Sierra Maestra” y desde aquí extender la revolución a los demás países.

El fracaso de esta expedición, tuvo muchos factores determinantes, como por ejemplo la mala documentación de la geografía boliviana, la idiosincrasia del pueblo. “-A los habitantes hay que cazarlos para poder hablar con ellos, pues son como animalitos” dejó constancia en su diario. Además, nunca pudo concordar con el Partido Comunista Boliviano. Factores como estos hicieron que el Che, deambulara por la selva boliviana, aislado y sin apoyos.

Una mañana de domingo del mes de octubre, el Che Guevara, fue acorralado, por el ejército de Bolivia.“-No sé por qué, pero me parece que llegó nuestro último combate” escribió en su diario. Capturado, lo condujeron a la aldea La Higuera y allí mismo fue ejecutado por orden del gobierno de Bolivia. Cuando estaban a punto de matarlo dicen que dijo “-Sé que vienes a matarme. Dispara, cobarde, que solamente vas a matar a un hombre.” Y el mito: “-Párese derecho y apunte bien, que está por matar a un hombre”.

Muy a pesar del Che, su imagen fue idealizada. Fidel Castro sentenció: “-El Che es un modelo de hombre que no pertenece a nuestro tiempo, pertenece al futuro. Se equivocan los que piensan que su muerte significa la derrota de sus ideas”.

El Che personificó la utopía sangrienta de la Revolución o constituyó un ejemplo de nobleza y entrega por el prójimo. Es la misma persona que Dirigió el aparato represivo en Cuba y también fue el idealista que dio su vida por la Revolución. Un comandante exigente y caudillo popular y el joven seductor y jefe inflexible. Todos estos aspectos se aúnan en el Che. Un tipo con luces y sombras y contradicciones tan humanas como él mismo.

“El odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una eficaz, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así: un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal.”

“O nosotros somos capaces de destruir con argumentos las ideas contrarias, o debemos dejar que se expresen. No es posible destruir ideas por la fuerza, porque esto bloquea cualquier desarrollo libre de la inteligencia.”

TAGS: