Confirmado: Raquel nunca se divirtió con los muchachos

Mentiras.

Engaños.

Fraude.

Estafas.

Papas Locas.

Vivimos en un siglo donde todas estas cosas son cotidianas y lo peor de todo es que nos estamos acostumbrando, y como siempre el gobierno no hace nada.

Hace unos días, fuertes declaraciones se hicieron escuchar por parte de unas mujer cuyo nombre se hizo muy famoso allá por los 90´pero que muy pocos conocían personalmente y sobre todo la realidad que vivió.

Se trata de Raquel Almafuerte Iorio Veocho, una mujer que durante los últimos 20 años vivió una mentira y sobre todo que nosotros también la vivimos junto a ella.

Raquel recibiéndonos en su casa. Muy amable ella.

“Todo empezó con un casting en donde se solicitaba una señorita dispuesta a divertirse durante una salida nocturna junto a un grupo de famosos músicos, y yo siempre fui una grupi de nacimiento asi que no dudé en drogarme y embarcarme en esta nueva aventura en lo que creí iba a ser épica.” Así comenzaba Raquel entre lágrimas y sollozos.

– Contanos un poco lo que pasó esa noche

– Bueno, me pasaron a buscar en una combi junto a un grupo de muchachos que a simple vista tenían ALTA fiesta. O eso me hicieron creer a mí y a todo el mundo. Un par de bebidas durante el viaje y charlas para conocernos un poco más. Llegamos a destino y yo ya me estaba imaginando una recuperación de semanas porque le iba a entrar a los caderazos que daría calambres. Pero no.

(Se quiebra)

– Tranquila Raquel, tomate tu tiempo.

– Está bien. Quiero contar todo. Llegamos a una mega casa y al entrar uno de ellos propuso un juego. Parecía que la joda empezaba. Pero no. Nos pusimos a jugar al Ludomatic. POSTA. Creí que por lo menos usarían drogas y alcohol como prenda, pero solo tomábamos agua. Y estaba medio tibia.

– GUAU.

– Al rededor de las 00.45 uno de los chicos de la banda propone empezar a hacer cosas mas zarpadas, y ahí fue cuando empezamos a jugar Piedra – Papel – Tijera con la prenda que el que perdía tenía que tomar un trago de jugo Mónaco sin diluir. SIN DILUIR. Un desastre, ya a esa hora quería volver a mi casa y cuando lo propuse uno de ellos respondió que todavía faltaba lo mejor

– ¿Y que era eso “mejor” que proponían?

– Jugar a la batalla naval. Encima a la mitad del jugo, el baterista se atragantó con un barquito (el de los más largos) y tuvieron que llevar a una ambulancia. Todo terminó a las 2.50am. Obviamente yo quería romper todo. Amenacé con contar todo pero en el contrato que firmé me exigían mantener el discurso que yo, Raquel, me había divertido con los muchachos.

(Vuelve a quebrar, esta vez se le salen los mocos. Todo muy desagradable)

Segundo momento de quiebre de Raquel luego de su cambio de prenda.

– Bueno Raquel, creo que debemos parar.

– Si por favor. MI VIDA ES UNA MENTIRA.

A continuación intentó suicidarse queriéndose comer un licuado de choritombas + Narampol Naranja. Por suerte pudimos detenerla. En estos momentos se encuentra internada en el estadio de la lepra.

¡BASTA DE MENTIRAS! ¡NECESITAMOS VIVIR CON LA VERDAD!

TAGS: