Ser divorciado en Mendoza

Gracias a los cientos de contactos que hoy tengo en el facebook, que me ayudaron a redactar algo que se está produciendo a grandes escalas: La separación.

Las parejas que ya llevan varios años juntos, hablo de mas de 8 o 10 años de casados, no han podido desarrollar la capacidad de renovar el matrimonio. Digo que en una década, el mundo ha cambiado notablemente, las redes sociales han hecho que muchas otras relaciones familiares y de amistad, estén mas presente en la vida cotidiana de una persona que la de su propia pareja, ya sea marido o esposa. El matrimonio se ha vuelto estático y muchos viven de los recuerdos de cuando se conocieron, mientras que las relaciones de hoy en día son mas dinámicas, se aceptan solicitudes, charlan, se conocen por fotos, intercambian números de teléfono, se agregan al whatsapp y fijan un dia para encontrarse. En la primera cita o juntada puede llegar a pasar algo, pero en la segunda si hay “onda” seguramente terminan en algún telo del micro-centro.

A muchos no les interesa si son casados, separados, solteros etcétera, lo único que se busca, es pasar un buen momento sin compromisos. Sacarse la mochila del trabajo, de la escuela de los niños, de la comida, de la ropa para lavar, de la ropa para planchar y de otros quehaceres que conlleva un matrimonio.

Los que aprovechan estos desajustes amorosos que terminan en la destrucción de cientos de familias son los abogados, por estos días, ellos viven una buena temporada, significa estadísticamente hablando que los casamientos están en baja y los divorcios en alta, algo que Dios desaprueba.

He notado la amargura de muchos separados, pero me planteo una pregunta: Quién obliga a un hombre o una mujer ( a quien se supone que son adultos, hechos y maduros) a casarse? En mi inocencia, siempre pensaba que era cosa de dos, es decir, de MUTUO acuerdo. Ahora, si en vez de con la cabeza, piensan con lo que tienen entre las piernas estamos en el horno. No voy a tocar el tema de cuernos ni terceras personas, porque en particular creo que eso es el fin de toda relación.

Esto es la vida real encapuchados, lo que no es real es lo que había antes de la no existencia del divorcio. No era normal estar casado toda la vida junto a una persona con la que no te entendías, ni querías, te engañaba, o cientos de situaciones. Ahora existen las oportunidades de acabar con esto. Me cuesta creer, aunque habrá excepciones, que la gente se divorcia por gusto. Si se da tal paso es porque ya no se puede más. En realidad, el amor no dura toda la vida, aunque algunos si que llegan a conseguirlo. Pero los menos. Al principio todo es muy bonito. Unos pocos, solo unos pocos, hacen que lo bonito dure para siempre.

Como siempre sostuve, un tema importante son los niños, y se agrava si hay chicos adolescentes, pero sepan algo, los hijos no atan a una pareja, mucho menos a una relación. Si hay algo para tener en cuenta, es que ellos absorben todo, pero si la separación es en paz, así como ambos estuvieron de acuerdo en dar el SI en el registro civil, que ambos den el SI para separarse, y que los que mas sufren, es este caso los pequeños, no vean violencia, porque ellos crecen con la imagen del amor de una familia, y de repente ver discusiones y hasta violencia verbal o física, los trauma en grados importantes.

Esto es fácil y sencillo, si la convivencia se volvió una rutina, que en vez de hacer el amor por placer solo tengan relaciones por necesidad, si la desconfianza ya se instaló en sus corazones, es porque no se supo alimentar el matrimonio, no se adaptaron a la vida real y a los cambios repentinos de la tecnología, pueden intentarlo, pero si no lo hacen desde el corazón, solo se llega a un resultado: volver a estirar la agonía y……más lo mismo.

Para ir finalizando este tema, existe una solución, si el matrimonio va en picada al abismo, deben de hacer un parate en la pareja, salir de la casa, un café o a cenar, sin los gritos de los niños, sin los problemas rutinarios diarios, sin celular y entablar una charla de ADULTOS. Si ambos lados, exponen sus problemas y preocupaciones, pueden llegar a dar un giro en la relación. Pueden comenzar con darle la contraseña de facebook y patrones de seguridad a su pareja, salir juntos y compartir en familia mas tiempo, y lo mas importante, eliminar los posibles contactos que pueden llegar a ser dañinos en ese minucioso proceso de renovación.

Pero se requiere algo de trabajo y valentía, esta es una nota simplemente modesta. No digo que sea 100 % efectivo, pero es el comienzo de un salvataje, un apoyo al barco que se hunde. La pasión y el amor, nunca se pierde, está en cada uno de ustedes si lo hacen florecer o no con su pareja. La solución no la tiene un psicólogo, no la tienen sus amigos, ni la tengo yo, la solución está en sus manos, no la dejen escapar.