Dime que fotos publicas y te diré que quieres decir realmente

Nos acostumbramos a vivir en un entorno donde lo careta y superficial está a la orden del día. Parece ser que la posta de la vida es decir una cosa pero intentar demostrar otra, ya sea por lástima, celos, ego y un par de cosas más.

¿Se imaginan que pasaría si las fotos que subimos expresaran realmente lo que queremos mostrar?

Acá algunos ejemplos:

Asado

Lo que dice: ¡A castigarse!

Lo que queremos decir: Miren manga de pobres, seguro ustedes se están comiendo un sánguche de mortadela y yo me estoy clavando tremendo asado. ¡Esto es vida! No sean tan mediocres e intenten ser un poco como yo.

Foto en el espejo

Lo que dice: Si, ya se, gorda y fea

Lo que queremos decir: Mamu mirá el lomazo que tengo. ¡Vos ni con 4 vidas en el gimnasio vas a quedar así! Y vos Juan Carlos, ya no se que hacer para llamar tu atención… ¡dejá a la horrible de tu novia y vení a cogerme!

Haciendo deporte

Lo que dice: Lindo día para ejercitarse

Lo que queremos decir: Miren lo groso que soy. Yo hago deporte porque cuido mi cuerpo, no como ustedes que se la pasan con el culo en la silla frente al monitor pelotudeando con el Facebook. ¡Yo soy el campeón! ¡Yo soy el hijo que tu madre siempre quiso tener!

Fiestas in situ

Lo que dice: ¡Tremendo! ¡La mejor fiesta de mi vida!

Lo que queremos decir: Me vine a esta fiesta re grosa con tremendos pelotudos que no me los banco, pero osea… ¡no podía faltar! ¡Hellooo! Igual tampoco es la gran cosa, sino imaginense que no estaría tan pendiente de subir una foto sino disfrutando con tremendas mujeres.

Fotos con chicas

Lo que dice: Pansando un rato con Claudia, Antonella, Ximena con X y Sofía

Lo que queremos decir: Miren con las tremendas minas con las que ando. Igual no les toco ni un pelo a ninguna, una mierda, osea, friendzone mal. Pero miren que bien me veo rodeado de minas ricas porque VIVA PERÓN.

Foto de mensajes motivacionales

Lo que dice: ¡Pilas Lunes de oficina! ¡No te tengo miedo!

Lo que quiere decir: Me cago en satanás y en la mismisima concha del pato, porque no nací millonario para rascarme el ganso todo el día, viajar por el mundo, tener la mina que yo quisiera. Odio mi trabajo. Odio a mi jefe. Odio a todos. Mañana traigo una katana y los mato a todos. Posta.