8 señales de que te esta pegando el viejazo

¿A quien nunca le dijeron o escucharon por ahí esos famosos apodos onda “Sos un nono” “Te pegó el viejazo” “Sos un viejo choto” y muchos otros mas? Y si todavía no te los han apodado no desesperes, ya te va a tocar a vos también pichón.

La cosa es que a todos nos llega el día en el que nos apodan así, y no solo nos llega, sino que hay cosas que te demuestran que estas dejando de ser un pendejo para convertirte en un ser que no tiene ganas de hacer cosas que antes les parecían divertidas para divertirse con cosas que antes nos parecían un bodrio.

Viernes a la noche en casa

Y no me refiero a que dejas definitivamente todo para quedarte en tu casa como una tortuga, ni tampoco que conviertas tus viernes a la noche en “Viernes de Siluetas”, no, sino me refiero a que cuando llega dicho día te claves el pijama y prefieras quedarte viendo una peli tirado en el sillón envuelto en una colcha solo o con tu novio, chongo, hijo, lo que sea, antes que salir a bailar o ir a tomar algo en su defecto.

Personalmente, para mi es un verdadero placer hacer esto los viernes y si hay algo rico por detrás, ¡mama mía! Después me pregunto porque sigo soltera.

Ropa cómoda

Seamos honestos please, todos amaríamos estar el día entero en ropa de cama, pero onda que sería raro ir a trabajar o cursar en pijama ¿No les parece?

A la persona, particularmente, que le esta pegando el viejazo, el jean y los zapatos altos para ir a laburar, le empiezan a joder la vida, por eso benditas sean las “panchitas” y los “yogins” o pantalones deportivos y esos pantalones divinos, con estampado locos que ni se como se llaman, pero se re usan.

Ya deja de importa el hecho de verse “Topísima” y mas que nada la onda es estar cómodo toda la jornada sin la necesidad de sentir ganas de arrancarte la ropa para sentir confort.

Aclaro que comodidad no es sinónimo de feo, se puede estar bien vestido y cómodo a la vez, tampoco te vas a clavar la camisa debajo del pantalón y subírtelo hasta las clavículas como tu abuelo, porque antes que nada te esta pegando el viejazo, no te esta cagando a trompadas la vida, tranquilo, baja un cambio, que algo debes tener en el placar que sea mejor que un jean y una remerita ajustadita.

Reunión en casa

¿Cual era la onda un sábado a la noche cuando tenías 18? Previa y al boliche a seguir tomando toda la noche y enfiestarte a lo grande.

Bueno, cuando te estas convirtiendo en un “nono” eso se hace en ocasiones muy especiales, onda el cumple de tu mejor amigo o para una despedida de solteros, pero si no es por eso, las reuniones en casa son lo mas.

Se compra un rico vino para acompañar la cena, se habla de lo choto que es tu jefe, de los profesores forros, de las materias imposibles de sacar, de los novios, parejas, etc. Y que mejor para terminar la velada que un entretenido y divertido juego de mesa, de esos que de chiquito no entendías, onda el “Teg” o el “Scrabble”.

Muchas modas nuevas te parecen una locura

Que los chicos y chicas tan jóvenes estén tatuados hasta los tobillos, que se rapen una parte de la cabeza y otra no y se tiñan el pelo de mil colores y se pongan piercings hasta en los pezones ya te empieza a aturdir un poco y quizás eso, hace unos años atrás, tal vez, no te hubiera sorprendido tanto.

Cuando te estas convirtiendo en un “Viejo choto” empezas a ser mas conservador, ya tenes en mente cual es tu onda y estilo, lo llevas y lo modificas a medida que ves algo que te gusta, pero no tan radicalmente como alguien de 15 años.

No te jode que otras personas se vistan o se hagan cualquier cosa, pero en tu cabeza suena ese eco que te dice “Cuando yo tenía su edad no me vestía así o no hacía eso” y si, no lo podes evitar, pero cuando vos tenías esa edad, otras personas mayores decían lo mismo de vos, es la ley de la vida.

Miras el clima antes de salir de tu casa

¡Obvio! No vaya a ser que haga frío y después te enfermes, porque eso antes te chupaba un huevo y ahora un resfrío te jode la vida.

Te levantas en la mañana, te haces un café y pones las noticias para ver cuantos grados hacen para ver que ropa te vas a poner: si mucho abrigo o no, para no tener que andar con ropa en la mano de vuelta a casa. Incluso escuchas lo que Mario Rudyk y Cecilia Ranua te aconsejan ponerte. De paso miras la hora para saber más o menos a que hora tenes que estar saliendo para que no se te pase el micro.

Te acostas temprano

Si, ya tenes calculadas las horas que te quedan por dormir, cosa que antes te importaba un huevo, si total, dormir 3 horas eran suficiente.

Llegas, cenas, ves tele un rato y a la cama y si trabajas o cursas los sábados en la mañana, los viernes en la noche o se sale y se vuelve temprano o no se sale, es ley: A la mañana te vas a odiar por no haberte acostado temprano.

Le das otro uso a Facebook

La red social que antes usabas para subir fotos lindas, stalkear gente, acosar al amor de tu vida, hacer faces truchos para levantarte minitas o poner estados románticos, tristes, etc. Ahora la usas para trabajar y estudiar.

Te mandan o mandas cosas del laburo o de la facultad, te metes solo para ver si alguien posteó algo que quizás no hayas escuchado, no le das pelota a las solicitudes de gente que no conoces y la foto de perfil y estados quedan ahí, ¿Para que hacer tantos cambios? La gente que te conoce ya sabe como sos.

En si le estarías dando el fin con el cual fue creada principalmente esta red social, diseñada para que estudiantes universitarios pudieran ponerse en contacto con sus compañeros y compartir cosas para seguir todos al día con las materias.

Los días de frío no son lo mismo

Y si, obviamente marcan la diferencia, cuando antes te importaba poco y nada salir en días de frío porque la cosa en sí era salir a pasarla bien sea como sea, ahora se torna un poco deliberante: ¿Salgo o no? ¿Me veo la serie que tengo grabada hace un mes o salgo con las chicas? Ya el simple hecho de imaginarte cagándote de frío te la baja mal ¿Pero si salgo abrigada? ¿En donde dejo el saco y todo? Ya empezas a pensar mucho y optas por lo mas cómodo: Serie y sillón, al fin y al cabo es una buena oportunidad ¿Cuándo la vas a poder ver si estas toda la semana ocupado? Mejor no desaprovechar oportunidades como estas.

Lees el diario los domingos en la mañana solo, a la par de tu viejo o incluso antes de que el se levante, cambias las cervezas por vino y la pizza y los panchos por comidas elaboradas. Empezas a usar palabras como “Por que yo lo digo” o “Cuando los mayores hablan los mas chicos se callan” en frente de alguien menor que vos. Ves canales como “ID investigation” “History Channel” y “Home and Health”, comes liviano antes de irte a dormir, porque te “cae pesado”, tus amigos empiezan a tener hijos, empezas a entender a tus viejos y muchas otras cosas que te pasan te hacen sentir que te estas haciendo viejo.

Como todos sabemos la vida es algo así como una avalancha que nos lleva puesto a todos, unos corren por mas tiempo y la pilotean, otros no les importa el hecho de ir cambiando cosas por otras y como yo creo, podes ser o sentirte todo lo viejo que quieras, así tengas 25 años, pero nunca perdiendo la picardía y el niño que llevas dentro, porque si perdés eso, el resto no vale la pena.

El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.

Ernest Hemingway