Cuando el amor nos vuelve pelotudos

Generalmente desde el instante en que se lanzaron a los brazos de alguien y sucumbieron a sus encantos, las personas que los rodean van a poder notar desde ese momento en adelante que se volvieron unos pelotudos.

Particularmente no tengo nada en contra de este síndrome de la vaca loca pero de los enamorados que se apodera de sus indefensos cuerpos cada vez que el amor les golpea la puerta del corazón, sino que solo me voy a limitar a describir algunas de la cantidad inagotable de características que presentan los que están in love que los convierte en boludos a pedales.

En la mayoría de los casos, cuando están más metidos en una relación que tanga en el culo de Lilita Carrió, lo primero que hacen es cambiarle el nombre del contacto a la persona que antes tenían agendada solo con su nombre para ponerle algún apodo infantil y vergonzoso con dos o más letras “A” al comienzo del contacto para que aparezca al principio de la lista… “AA mi amor”

Después, cuando la relación ya es formal dan el siguiente paso: poner la relación en el facebook. Y después de discutir quién le manda la solicitud a quién, comienzan los comentarios de gente desconocida que aparentemente les desea el bien y la felicidad eterna mientras están creando muñequitos budú para que se dejen de joder con la sensiblería barata.

También están los que mientras viajan en el micro leen un mensaje con una cara de Onur y Sherazade enamorados increíble que a los hombres generalmente les dura hasta el primer polvo y a las mujeres casualmente después de este.

Otra cosa que me incita a pensar y creer fervientemente en que el amor no hace otra cosa que volvernos inmunes a la burla en masa es que le ponemos la foto de la persona con la que salimos hasta al fondo del whatsaap. ¡Boludosssss! No es un tema superfluo, eso los limita a ser fieles de por vida. ¿Se imaginan chamuyándose a otra persona con la foto de la persona que supuestamente aman sonriéndoles detrás de la pantalla? Si ser infiel es una cagada y algo imperdonable, hacerlo en ese extremo es de hijo de puta.

También es muy común cuando le cambian el sonidito al celular, sobretodo esto es muy de minita. Ya no les suena un tema anti hombre de Karina sino que ahora, cuando el que consideran el amor de sus vidas las llama, se puede escuchar un tema tira pelos que las hace pensar en él.

Ya lo he nombrado en otra nota pero justamente este es otro de los motivos que me hacen pensar que el estado de enamoramiento se pelea por ser nuestro peor enemigo junto con la última conexión en whastaap: abandonamos nuestras amistades, ¡ya no podemos ser amigos del sexo opuesto! Si sos mujer, probablemente tus amigos te quieran entrar como rengo a la muleta y si sos hombres tus amigas son todas más fáciles que la Xipolitaki (les falta el avión y te lo despegan).

Y no se trata solo de cortar el vínculo con el género opuesto, sino que también abandonás a tu grupo entero de amigos porque ya no estás solo. Ahora tenés con quién hacer mimos y practicar para el momento en que quieras hacer un Brayan o una Jenny. Para ese momento ya se convierten en dignos traidores.

En muchos casos también te empezás a preocupar por tu apariencia. Antes eras lo más parecido a un indigente recién salido de los suburbios: con un rico perfume solucionabas todo. Pero ahora que te convertiste en un galán, no estás solo y dejaste de ser el incogible del barrio necesitás volver a ser amigo de la ducha. Ahora tenés quién te huela y no importa si hace frío, te bañás ¡sino no la ponés!

Si sos mujer, te tenés que olvidar de la regla “en invierno no me depilo, total quién me ve”. Ya no solo te ven sino que también te tocan y dudo que quieras que tu pareja se pele la mano al acariciarte un muslo.

Y si anteriormente agarraban el celu dos o tres veces al día, era para corroborar que estaban más solos que Hittler en el día del amigo. Ahora tenés que poner el celular en silencio porque te llegan mensajes hasta en el almuerzo y a tu vieja le re jode que estés con el telefonito ese todo el día.

En fin, podría seguir enumerando un montón de cosas más pero es tarde, tengo frío y se me congelan los deditos.

Espero haber reflejado alguna situación por la que hayan pasado si es que han estado enamorados, a pesar de todo es una linda etapa que dura menos que tu ex en la cama.

Nos leemos la próxima. Les amo hasta que Brasil nos diga qué se siente.

TAGS: