La crisis de los 40 en los especímenes masculinos

Estoy llegando a los 30 y como muchas mujeres de mi edad (y mas chicas aún) soy víctima de la crisis de los 40 en los hombres. Esa crisis que les hace creerse dignos de venir a levantarnos e incluso en muchos casos tomarse el atrevimiento de intentar enamorarnos (suena cursi pero no puedo evitar utilizar palabras femeninas).

A que nos lleva esto, fácil: somos el blanco continuo de sus inseguridades. Veamos algunos ejemplos para instruirnos en el tema y saber cuando estamos en presencia de algún “Yoda en crisis”:

Chamuyo

En el caso de los tipos de 40 el “chamuyo” cambia, por eso entramos como vacas al matadero, ya no es más el típico “que lindos ojos”, sino que van más allá hablando de filosofía, escritores que en nuestra vida hemos leído y enseñándonos los principios básicos de la vida, tirando frases al estilo “existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad”…. (me mató, ese me mató). Pero ojo, en cuanto se topan con una que sabe leer y escribir el tema se les complica después de la embobada de los primeros días, ya que en cuanto lees uno de sus autores o un par de frases, todas te parecen lo mismo y ya sabes adonde van con eso. Por ejemplo la frase descripta anteriormente quiere decir: “no te amo, te tengo ganas y quedate calladita porque tengo esposa pero… sos mucho más que un cuerpo porque uso palabras complicadas para llevarte a la cama”. Si queridas mías eso es lo que quiere decir.

Cama

En la cama dejan todo, no hay forma de quejarse pero veamos cual es el verdadero mérito de esto. Es obvio y lógico que dejen todo, y no lo hacen por una, lo hacen por ellos mismos. Están con el trauma de que se les acaba el tiempo y su sueño es morirse en pleno coito cual expresidente de Boca (Q.E.P.D.).

Ejercicio

Nuestros chicos de 30 están panzones y los de 40 riquísimos, así de simple, se la pasan haciendo runnig, biking, pesas y cual otra actividad se les ocurra ¿por qué? Porque están aburridos, no saben de qué otra forma ocupar su tiempo, recordemos que la crisis se basa principalmente en el hecho de que sienten que se les acaba la juventud, su tiempo, su vida, todoooo.

Vestimenta

Los cuaternarios saben vestirse, entienden la filosofía de la pilcha. Entienden cómo combinar, qué combinar, qué los marca o les queda mejor y cómo parecer “pendejos” sin verse “ridículos” (aunque hay cientos que pisan la raya, se pasan, se cáen y ni enterados). Los veras con pantalones achupinados, camisas entalladas y caras, abrigos exóticos, zapatos en punta y perfume de los de verdad… un lunes por la tarde. Típico de cazador bravío.

Salidas

Este tipo de especímenes se encuentran generalmente en la Arístides en el Palenque, PH, William Brown y obviamente luego de algunos tragos se desesperan por tirar unos pasos (o más bien unos cuantos lances) en Black Jagger. Suelen estar económicamente acomodados, así que tienen una batería de ofertas tentadoras para hacerte, desde cenas románticas a todo nivel hasta escapadas exóticas a destinos cercanos.

Hobbies

Sus hobbies van desde leer libros extraños sobre el misterio de la vida, tocar algún instrumento o comprarse una moto (vayan a Chacras un sábado o domingo en la tarde y van a entender lo que digo) o auto nuevo…. Los hobbies hablan por si mismos con lo cual no me voy a explayar en el tema…ahh no esperen me falta el hobby más importante… ¡¡¡Buscarse una pendeja!!! Y ahí mis queridas amigas es donde caemos nosotras.

Con lo cual si atamos todos los cabos, estos tipos no están enamorados, están buscando algo con que recuperar el tiempo perdido. Ahí es donde debemos abrir los ojos y salir corriendo y no caer en las fauces de los “Yodas” (¡por viejos verdes! ¿Guerra de las galaxias? ¡¡¡Please díganme que alguna la vio!!!).

Cuidado mujeres porque como dijo Neruda: “Es tan corto el amor y tan largo el olvido”…. (estoy aprendiendo para “Mi” crisis de los 40).

Escrito por La ex pendeja para la sección: