Típicos trabajos de mierda: Mozo

Los jefes, los clientes, los proveedores, etc; son los problemas cotidianos con los que te enfrentás todos los días, hacen que aparte de pagarte una miseria, la poca propina y el aumento de tu odio hacia la raza humana conviertan este trabajo en una real garcha.

Cuando laburás en atención al público tenés que fumarte muchas cosas que no te gustan, ser “camarero” no es la excepción:

Jefe: el tipo/a se puso un negocio de comidas por lo general sin saber un choto del rubro, creía que todo era soplar y hacer botellas, pero no es así. Te rompe las bolas con boludeces que no son nada que ver, tiene un sistema de mierda para controlar la guita, le puede robar hasta un simio subdesarrollado mental que no se va a dar cuenta, seguro está pagando una miseria la hora y encima se da el lujo de hacerse el sabelotodo. No se aceptan sugerencias de los empleados que son los que te manejan el negocio en definitiva.

La puta propina: cuando cobrás poco, por lo general en todos los negocios del rubro alimenticio te pagan con chauchas y palitos, tenés que ponerle la mejor onda a la atención de las mesas, buena cara, fumarte los chistes pedorros que te hace el cliente, no decir nada ante sus caras de orto, tolerar su mala onda y maltrato. Cuando llega la hora de pagar están los que por costumbre dejan como mínimo el 10% de la cuenta en propina, los que te dejan dos billetes de Mitre y los que te esperan el vuelto de tres pesos, ojalá les sirva para remedios.

Los clientes: según el dicho ellos siempre tienen la razón, pero también yo tengo la derecha si digo que son unos pelotudos, malcogidos que van a secarle los huevos a alguien en un restaurant. Que la carne está cruda, que está seca, que está demasiado justa, ¡pero andá a hacerte ortear! Son capaces de cancelarte un plato por demora, sabiendo que vos le dijiste que tenía como mínimo media hora en cocina. Están los viejos soretes que te tratan mal porque vos sos pobre y lo estas atendiendo, entonces te tratan de rebajar todo el tiempo. Y así infinidad de pelotudos que no quiero nombrar para que no se te suba la mostaza.

Usos y abusos: aparte de pagarte poco también piensan que sos multiuso, te piden que barras la vereda, que limpies el estacionamiento, que lleves y traigas cosas pesadas que nada tienen que ver con tu trabajo, que atiendas al pelotudo que le vende la merca, que te acosen sexualmente si sos mina o vago si te tocó un jefe gay. Te quedás después de hora atendiéndolo a el y a su grupo de parejas swingers, que no garcharon enfrente tuyo porque algo de pudor les queda.

Hay mil y un situaciones más engorrosas para los que laburan siendo mozos, seguro ustedes la pasan como el orto laburando con gente, ojalá se rompan una pierna, yo no me calzo un delantal más en la re puta vida.