La Despedida

18136440_10212341049339242_1108426876_n

Trazos. Trazos que las nubes dibujaban como acuarelas en el cielo, teñidas por el sol tibio de la mañana que apenas se dejaba ver por la ventana entreabierta. La brisa suave y el claroscuro de la habitación terminaban de pintar el cuadro situacional. Sobre la cama, Ella, hermosa y pacífica, casi flotando entre lo mundano y lo irreal.

Él despertó con el peso del tiempo que se iba consumiendo, como incendiado por invisibles fuegos. Encendió un cigarrillo y preparó un mate, para apaciguar la ansiedad. Se volvió hacia ella y acarició su rostro, y en sus labios se dibujó una sonrisa perfecta, que jugaba a ganarle a las cosas más bellas de este mundo. Ella abrió los ojos, y un tímido rayo de luz iluminó el verde de aquella mirada.

– Sos como el mar-  susurró a media voz, y su acento italiano hizo más bellas aún sus palabras.

Se acomodó en el pecho de Él, para sentir como se aceleraban los latidos de su corazón, y se dejó llevar por sus caricias y el roce de su piel contra la suya. No tardaron mucho en volver a amarse, y aquella simbiosis entre sus cuerpos los envolvió casi hipnóticamente, como si pudiesen escapar por unos instantes de la realidad, del mundo que los obligaba a separarse.

Ella encendió un cigarro, y se sentó a su lado.

-No es posible que debas irte – dijo atropelladamente, y su risa jugó a esconderse en sus labios.

Él no supo qué decir, sintió que algo le apretaba el pecho, y la tomó por la cintura para abrazarla dulcemente, con la esperanza de quitarse de la mente la imagen de su partida. Y casi sin pensar dijo:

-Tenemos tiempo. Dame tu mano…

-¿Dónde vamos?

-Vamos a caminar juntos, a jugar que el tiempo no existe, a reír como niños. Dejame inventar un mundo donde sólo estamos los dos…

Ella rió por lo descabellado de sus palabras y se abalanzó sobre Él, y volvió a dibujarse una sonrisa en su rostro. Caminaron bajo el sol de la tarde, agarrados de la mano como chicos, pisando las hojas secas del otoño, y haciendo planes de encuentros en ciudades del mundo, en terrazas con música de jazz. Y el mar, siempre el mar. Eran felices, sin importar nada.

Tal vez su único pecado era ser de mundos tan lejanos. Eran, quizás, transeúntes de efímeros momentos de sus vidas, como Ulay y Marina Abramovic, como Horacio Oliveira y la Maga, como tantos amores que se viven con intensidad, como está escrito que deben vivirse, como escapados de una película. O quizás no, quizás solo habría que esperar que el tiempo y el espacio se hagan uno, que tanto aeropuerto y avión desaparezcan, que la distancia y el olvido no marchiten el amor. Pero, ¿quién puede estar seguro de que eso suceda? Nadie. Solo ellos.

-Es hora-  dijo apesadumbrado Él.

Se abrazaron como tantas veces, pero esta vez con sabor a despedida. Él la besó lentamente, y se despidió por fin, pero antes de irse dijo:

-Nos vemos en nuestra terraza, con el Mar..

Y con la esperanza de un nuevo encuentro, volvió a su tierra, y ambos supieron que esa no sería la ultima vez…

 

18110522_10212342039363992_269155583_n