A favor del aborto

Yo estoy a favor del aborto. Son muchas y variadas las opiniones respecto al tema, hay polémica y controversia por el asunto. Opinan y se rasgan las vestiduras desde personas corrientes, hasta profesionales, como médicos, psicólogos y estadistas y en el medio, un crisol de personajes nutridos e intensos; religiosos, políticos comprometidos, políticos oportunistas, feminazis, misóginos, provida, proaborto, liberales, conservas, fachos, zurdos, ridículos, víctimas y un largo etcétera.

Sinceramente antes pensaba de una manera completamente diferente, estaba en contra de la legalización del aborto, pero el tiempo me fue enseñando a que estaba equivocado, porque mi visión era personal, era limitada por mi entorno y no podía ver el contexto de lo que estaba pasando. Mucho hemos hablado del asunto en El Mendo, hay opiniones a favor y opiniones en contra. Y como yo no he escrito del asunto, comienzo hablando de mi, de mi realidad, de mi contexto, para luego explicarles porqué estoy a favor.

Yo me crié en una familia clase media, tuve salud, contención y sobre todo educación (privada, desde el jardín hasta la universidad), tengo la suficiente conciencia y conocimiento para entender sobre los riesgos que implican tener relaciones sexuales sin cuidarse; también soy papá y comprendo la responsabilidad que significa traer un niño al mundo. YO puedo elegir, además tengo los recursos para practicar un aborto en forma segura si así lo quisiese (en plena calle Colón un médico que vive en el Dalvian hace abortos para todo público por una cuantiosa suma de dinero).

Pero hay miles de personas, mujeres sobre todo, ajenas a mi realidad diaria, a mi círculo intimo de personas, que no tienen las impresionantes posibilidades que me dio la vida. Mujeres que no tienen la educación que yo tuve, que no tienen la contención familiar que yo tuve, que no tienen los amigos que yo tuve, que no viven en el barrio que yo viví, que no tienen los médicos que me atendieron a mí, que no tienen mi obra social, ni mi tele, ni mi acceso a internet, ni mi papá enseñándome cómo cuidarme, ni mis primarios privados en colegios católicos, ni mis secundarios conchetos, ni mis universidades pagas. No tienen nada, solo las mismas ganas de vivir que yo, con lo que la vida les dió.

Esas mujeres se cagan muriendo en espantosos antros por interrumpir un embarazo, se van en sangre, se mueren infectadas, podridas, de una manera espantosa, violenta, agresiva, dañina y triste. Mientras que la gente bien, como yo, le paga al doctor de la calle Colón.

A que voy con esto… ninguna ley que esté a favor del aborto me va a llevar a mí a andar abortando a la marchanta por la vida (cosa que ya, con el consentimiento de la mujer, si quiero y tengo el dinero puedo hacerlo), tampoco voy a educar a mi hija con que garche libremente sin cuidarse, total puede abortar, ni siquiera le voy a recomendar a un amigo que aborte, porque no necesito una ley que me diga que o no hacer, ya fui educado y se como debo actuar. Pero esa ley, va a salvar a miles de mujeres que se mueren en condiciones paupérrimas, por algo que, legal o ilegal, van a seguir haciendo.

¡Aborto Legal Seguro y Gratuito YA!

Compartí, no seas paco