Información que se publica en Facebook y no sabemos que hacer con ella

Desde hacen años nuestras vidas se ven reflejadas en las redes sociales (sobre todo Facebook), o por lo menos lo que queremos mostrar de ellas.No es novedad re encontrarse con personas que hace eones no vemos y que las charlas de ponerse al día duren escasos minutos. Y claro, resulta que ellos esntán mas al tanto de nuestras vidas que nosotros mismos.

La culpa es compartida, porque como siempre digo NO SABEMOS USAR LAS REDES SOCIALES. No pasa por lo que cada uno en su cuenta postea, sino las cuentas que cada uno elije seguir o vincularse. Ejemplo: tenemos Instagram, ¿cierto? Bueno, esta red social es ideal para seguir fotógrafos, proyectos visuales, cuentas relacionadas al cualquier tipo de arte ya sea pintura, escultura o incluso experimentos digitales que sombran a más de uno. Pero no, elegimos seguir a la Yolanda que te sube una foto inmunda de un caniche apestoso. Y ahí estás vos, dándole “corazoncito”.

En fin, eso fue solo un pequeño contexto para demostrar que hasta en lo más simple y sencillo podemos ser GRANDES inútiles.

Volviendo a la nota en cuestión, sea la red social que sea, siempre van a estar esos usuarios que postean detalles e información totalmente innecesaria que realmente no se sabe a ciencia cierta que hacer con ella.

1) Hora de nacimiento del infante

Entiendo que quieran subir una foto del recién nacido (que el sincericidio indica que jamás en la historia de la humanidad un bebé en esos términos es lindo) para que todos se enteren que ya está entre nosotros, pero… ¿para qué queremos saber la hora?

No me imagino a gente saludando y felicitando a los nuevos padres al grito de “¡Felicitaciones por tu hijo que nació a las 5.49am!”

2) Temperatura exterior que marca el tablero del auto

Esto definitivamente es una información que nos quita valiosos segundos de nuestra atención. ¿Para qué queremos saber qué temperatura marca tu auto? Si al fin y al cabo:

a) No estamos con vos (y haciendo este tipo de cosas probablemente jamás queramos estarlo)
b) No estamos afuera del auto en ese mismo lugar en ese mismo momento
c) En la cabina del auto no hace esa temperatura ergo no la está padeciendo

3) Lo que van a comer

Incluso si fuera linda, estéticamente correcta o simplemente una hamburguesa Mc Peronizada, en serio, no necesitamos saber esto ya que si realmente lo tenés pensado como tema de conversación, es preferible que hables del clima.

4) Lo que van a tomar en la previa

Resulta que llegan unos chicos a un boliche y estaban ahí parados, charlando tranqui hasta que se arriman unas minas riquísimas, esbeltas, una mas diosa que la otra y les dicen a los pibes “Chicos, vimos lo que estuvieron escabiando antes de llegar y son unos tigres, unos potros, queremos garchar con ustedes, ya, ahora mismo, ahí contra la barra. CONTÓ NUNCA NADIE. Así que ahorrense de seguir subiendo fotos de botellas todas amontonadas porque no le interesa a nadie.

5) Primer día de escuela de tus hijos

Volvemos a los hijos. Para cualquier padre es hermoso tener este recuerdo. Ahora, yo, Fernando Conep, y con una mano en el corazón… ¿me va a cambiar el día informarme que los hijos de otras personas empezaron las clases? Veo capturas en todo tipo de escuela, con distintos uniformes (o no) y no se me ocurre otro tipo de uso que clasificarlos como Chetos – Caretas – Pobres – Feos. De última si la foto es para compartirla con familiares les recomiendo enviarlas por wasap, es mas rápido y de última te asegurás quién fue el tío forro que le llego, la vio y no te dijo nada.

6) Bienvenida a un vehículo

Miren los que les voy a escribir: “hasta prefiero a los tuercas que suben fotos de sus autos tuneados que esto”. A pesar de la crisis, no paro de leer posteos que se titulan:

  • Bienvenido a la familia (es un auto)
  • Tardó en llegar pero acá está, ¡sos mía! (es una moto)
  • El esfuerzo valió la pena, ¡te vamos a cuidar! (es un rastrojero)

Yo no digo que no suban fotos de sus vehículos, y tampoco que no les den la bienvenida a la familia, es más, háganlo, pero en un rinconcito, al oscurito y en voz baja.