“En Argentina existen más de 3.000 clubes, formalmente entidades privadas sin fines de lucro, que participan en ocho torneos principales, organizados piramidalmente y regulados por la Asociación del Fútbol Argentino. A ellos hay que sumar un número indeterminado de equipos que actúan en 249 ligas locales asociadas a la AFA, que disputan su ingreso a la pirámide clasificatoria nacional”.

Bien, teniendo en cuenta ese dato, saquemos la siguiente cuenta:

3.000 clubes= 48.000 jugadores en las ligas profesionales (sacando una cuenta mínima de 16 jugadores reglamentariamentepor equipo, sin tener en cuenta las divisiones inferiores de cada equipo)

28 equipos en primera división x 16 jugadores por equipo = 448 jugadores (que son los que cobran cifras exorbitantes a comparación de otras profesiones como médicos, profesores, y demás carreras universitarias) Ósea de que de 48.000 jugadores profesionales solo 448 cobran sueldos desmesurados y altos en la Argentina (0.93%) tan solo el 1%.

¿Y qué pasa con el otro 99%, con los 47552 de las otras divisiones? ¿Saben cuánto gana un jugador de segunda división (B Nacional)? ¿O uno de tercera (Torneo federal A) o cuarta división (Torneo federal B)? Por dar un ejemplo Huracán Las Heras juegan en el torneo feral A, y no creo que sus jugadores ganen más que un médico,  un contador, o un profesor, si es que, sin desmerecer ni menospreciar, dudo que los del globo ganen un sueldo digno por su trabajo.

Ahora, hablemos de ese 1% que llega a primera división y las peripecias que deben lograr antes de pisar una cancha y debutar en la primera división Argentina:

Empiezan su carrera profesional de niños, a los 7 u 8 años, si arrancas más tarde o más grande de edad ya del vamos estas en desventaja con otros y seguramente (casi seguro) no llegues a jugar profesionalmente. Van a la escuelita de futbol o algunos a los clubes de sus provincias. Talleres, Murialdo, Fundación Godoy Cruz, el Boli, CEC, son algunas de las mejores opciones en Mendoza.

A los 18 años ya tienen que llegar a jugar en primera, sino ya se los considera “viejos, o pasados de edad”. Si, aunque parezca ilógico o irracional a esas edad ya te inculcan que después de los 18 si no estás en primera  ya no servís o no vas a llegar, parece muy cruel, pero esa es la realidad en este deporte. Ni hablar del “vos vas a salvar a la familia de la pobreza”, los gritos de los padres presionándolos, los que todos quieren que sus hijos sean el siguiente Messi, Dybala, Agüero de su generación, “¿El pibe jugando de 4? Ni loco, los clubes no pagan fortunas por un 4” piensan los papás. Un tema que podría explayarlo en otra nota, pero no quiero salirme del hilo. Sigamos.

Ponele que con suerte estés jugando en el Tomba o en la Lepra, que son los 2 equipos institucionalmente tienen más repercusión en nuestra provincia a nivel nacional. Vas a tener que competir con 2 o 3 chicos en tu categoría que jueguen en tu mismo puesto (si es que tu papá no te impuso jugar de delantero talentoso y gambeteador, en ese caso tenes 5), sumado que en cada equipo hay 6 categorías según su edad (4ta, 5ta, 6ta, 7ma, 8va, 9na).

Bien, siguiendo con la idea que sos bueno, mejor que el jugador promedio o que sos “el diferente” del “montón”, llegas a la 3ra (las conocidas y famosas inferiores a la que estas a un paso de llegar a la primera, quedas ahí). A los 17 ya estás a un pasito, el entrenador te mira, te convoca a un partido, como mucho vas a tener 2 o 3 partidos para demostrar todo lo que podes dar. Ahora vamos con las 3 alternativas

1- Jugas bien, haces un partido aceptable para el técnico. Quedas entre los suplentes del tomba o la lepra. Después de 10 años de una mini carrera a temprana edad solo vas a estar en los suplentes, con suerte si el dt te tiene en cuenta vas a jugar unos minutos y si no la rompes, de vuelta a la 3ra y a rogar que el año próximo tengas oportunidad de jugar, mientras que volves a competir con los demás pibes en las inferiores con jugadores que van a ser más jóvenes que vos año a año (porque vos ya tenes 18 y el tiempo corre, y no tenes mucho si queres llegara la meta) y posiblemente puedan ser mejores que vos, y ahí es cuando te quedas eternamente en la 3ra y se te acaba el sueño con el pasar de los años. A los 22, 23 años desistís… A trabajar de otra cosa.

2- No jugas bien, tuviste una mala semana, el dt no te vuelve a tener en cuenta. Prácticamente quedas afuera porque vas a tener que esperar otro año y ya corres con desventaja de los que vienen atrás tuyos en las categorías menores.

3- La rompes, sos un crack, y el dt te pone entre los titulares. Esta es la opción que menos se da, ¿o cuantos jugadores vieron que salen de las inferiores del tomba? Juanfi Garro, es el único que se me viene a la cabeza estos últimos dos años.

Ahora, ¿si no jugas en la lepra o el tomba, como haces? Bueno, con suerte, si es que el entrenador tiene algún contacto con algún equipo de Buenos Aires, puede que algún buscador de talentos o representante de alguno de los grandes  de Argentina vaya a ver unos entrenamientos. Como mucho van a estar una semana viendo prácticas de las 6 categorías mencionadas, mirando, observando detalladamente si hay una piedra para pulir, un diamante en bruto. Y rogá para romperla, y de no enfermarte, ni un resfriado siquiera, ni tener una noche mala y descansar mal e ir cansado, ni tener una semana de exámenes complicados, o comer algo pesado y no poderte las piernas ese día porque chau oportunidad y esperar al otro año para tener otra chance si es que la tenes.

Los jugadores que ganan fortunas en Argentina son un pequeñísimo puñado, un minúsculo porcentaje. Por eso no comparto y no entiendo mucho cuando alguien dice “los jugadores deberían ganar menos” porque ven que Pavon, Centurion, Ponzio, Gago (y todos los que ven en la tele) tienen coches últimos modelos, casas y cuentas bancarias con varios ceros. Por ahí suena injusto o incoherente que un jugador o “alguien que patea la pelota” gane más que un médico o una maestra, lo cual estoy de acuerdo, pero no es culpa de ellos que un maestro cobre lo que cobre, y además reitero que son pocos los casos que un jugador gane más que un médico. Mírenlo desde esta perspectiva: El jugador de primera gana más que un maestro o médico, bien,  oscilando unos 450.Y los otros 47.000… ¿ganan más que un médico? ¿Un jugador de Sacachispas gana más que un maestro o medico? No lo creo.

Pueden decirme “pero Messi y Cristiano ganan fortunas”, y también es cierto. Pero véanlo también de esta perspectiva, (no es mía, sino de un economista) ellos son jugadores de elite, los mejores en su rubro, los numero 1, y muchos de los equipos de primera de Europa ganen también millonadas. Ahora, quien gana más ¿El jugador n°1 de fútbol, o el empresario n°1? Claramente el empresario. Y, quien gana más ¿El jugador n° 10.000 de fútbol o el empresario n°10.000? Claramente el empresario.

Ahora, siguiendo esa línea, quien gana más ¿El jugador n° 10.000 o el medico n°10.000? Creo que el segundo, claramente.

Dejemos a los jugadores y sus sueldos en paz.

Compartí, no seas paco