La vida de Marcos

  •  
  •  
  •  
  • 19
  •  
  •  
    19
    Shares

La crisis en Argentina caló hondo en la familia y en la vida de Marcos. Fueron consientes de que las cosas no iban a ser como antes. Cambiar costumbres y comodidades sería algo inevitable. Debían acomodar sus días a una nueva realidad.

Fue así que a Marcos no le quedó otra alternativa que salir a trabajar. Por primera vez en 31 años. Le costó levantarse temprano, porque madrugar a las tres de la tarde nunca había estado en sus planes. Él reflexionaba con lágrimas en sus ojos y expresó: “A veces Dios suelta tu mano, te abandona, hace que la tristeza y la desolación sean tus mejores amigos, sean el presente y el futuro”.

Hay días que en su casa no había qué comer, es por eso que tuvieron que recurrir a los delivery. A su hermanito más pequeño, el que cumplió seis años, no le pudieron comprar los botines de Messi. Y aunque el dolor en el corazón de sus padres fue algo nunca experimentado, a pesar de la angustia, tuvieron que comprar los botines de Cristiano Ronaldo.

Y la crisis y los malos días continuaron. Al no tener dinero en efectivo, utilizaron tarjetas de débito. Para paliar la crisis a la Amarok le pusieron tubo de gas. Su familia es descendiente de españoles, y aunque seguramente sus antepasados se retorcieron en sus tumbas, para las fechas patrias tuvieron que hacer paella… pero sin pollo.

Sin embargo, no todas fueron malas en la familia de Marcos. Llegó el progreso y con él llegó el aborto legal, seguro y gratuito. Ya no tuvo que gastar plata de sus padres en abortos en clínicas privadas. A modo de estadísticas te cuento que hasta el 14 de Junio llevaba ocho abortos con seis chicas diferentes. Disculpe lector y lectora, pero no puedo permitirme ocultar que una de ellas murió.

En esa ocasión Marcos realmente sufrió. Es que no solo tuvo que pagarle al doctor los honorarios por el aborto mal realizado, sino que, además, tuvo que pagar el velorio de la piba de turno. Por otro lado se alegró, le ahorró a la Argentina ocho futuros delincuentes.

Con el inicio del Mundial las cosas no mejoraron. En realidad, si ponemos los términos en una balanza, podemos decir que se mantuvo en equilibrio.

Por un lado el dólar llegó a 33, pero siempre que hay una de cal hay una de arena. Fue así que con el delirio mundialista y con la felicidad de una parte de la sociedad con el tema del aborto, vinieron dos noticias que llenó de júbilo, deleite y gozo a la familia de Marcos:

1- La instauración del fracking en Mendoza, lo cual mejoró su situación financiera al pertenecer a una dinastía minera.

2- La nueva reforma laboral, ya que al tener miles de empleados bajo su protección (bastante feudal el concepto), son los trabajadores quienes deben destinar parte de su sueldo para pagar el fondo de cese laboral. Es decir, en otras palabras, los esclavos van a pagar su propia indemnización.

Finalmente Argentina perdió en cuartos de final en el Mundial de Rusia 2018, sin embargo, siempre se puede mejorar. Es que Marcos tiene la bandera blanca y celeste en sus espaldas, en su pecho un sol radiante y un par de pañuelos en su cuello: uno verde y uno celeste.