Odio el mundial

Odio el mundial
  •  
  •  
  •  
  • 31
  •  
  •  
    31
    Shares

Odio el mundial sí, tengo que reconocerlo de una buena vez. El fervor futbolístico se siente en el aire, la gente por única vez se levanta un sábado temprano y no, no es para trabajar necesariamente, ahora no importa si sos de Boca o River, de Rosario Central o Newell’s, se vive clima de MUNDIAL.

Pero fuera de la amistad y de que todos nos queremos, las banderitas y todo el circo la maroma y el teatro, debo admitir que odio el mundial. ¿Por qué? No hay por qué, no mentira, acá van mis razones por las que odio este evento deportivo tan careta.

Odio el mundial

Odio a nuestra selección, muchos me dirán: “Loca, ¡Qué poco patriota que sos!” mira hermano, apoyar a 11 pelotudos corriendo atrás de una pelota no me hace ni más ni menos patriota, no soy careta de usar una banderita solo cuando me conviene por tener a uno de los mejores jugadores del mundo. No me enorgullece ser argentina solo por decir Messi o Maradona, tenemos cosas que nos hacen más argentinos, más allá de un pibe que la rompe o un drogón de mierda tramposo que metió un gol con la mano y todos se lo festejan hasta el día de hoy.

Odio el falso patriotismo que se genera, la hipocresía esa de hacerse bien el argentino cuando no se acuerdan ni lo que se conmemora el 25 de mayo o el 9 de julio, y ni hablar de que no saben cantar el himno, no saben ni la Marcha de San Lorenzo, solo sirven para gastarse 2.000 pesos en una remera con un escudito, pero no se clavan una escarapela en una fecha patria ni por puta.

Odio el consumismo y la taradez de gastarse hasta lo que no tienen por un puto televisor, endeudándose hasta los cojones pagando un pasaje a Rusia y después gritando “BAJA EL DÓLAR LA PUTA QUE LO PARIO”, mirá vieja, encima que viajas a Europa y te rascas el pito mientras nosotros nos rompemos la espalda para pagar estas pelotudeces, vos vas y te quejás. Es simple, si no hay plata, NO SE VIAJA HERMANO, las prioridades te las pasás por el culo, pero bueno, allá vos, endeudate y se feliz, pero no te quejes.

Odio que menosprecien otros deportes donde somos muy hábiles y hemos ganado mil cosas, pero siempre el presupuesto va al fútbol, siempre va a bancar a todos los soretes que viven en Europa, mientras que hay deportistas olímpicos con medallas de oro que no reciben ningún sustento económico para sus deportes.

Odio que traten como Dios a un drogón que abandona hijos, que es una cagada de persona y que trata mal a todo el mundo, solo porque hace 30 años antes hizo un gol con la mano, hizo TRAMPA. Pero ahí está la sociedad pelotuda, admirando a un tipo que nunca vino a hacer nada por el país, viviendo de las mieles del capitalismo mientras acá los pelotudos que lo admiran están rompiéndose el culo laburando.

No odio al futbol como deporte, odio el fanatismo a veces necio que genera, eso de que si no te gusta el futbol sos un hijo de puta anti-Argentina poco patriota. Odio que nos llenen la pantalla de publicidades pseudo emotivas que incitan a que compres desmedidamente cuando no tenés un mango, odio que digan que somos los mejores cuando en realidad no somos nada, solo tenemos a Messi.

Odio la soberbia que genera: “Naaaa, si a estos putos les ganamos con los ojos cerrados, son unos soretes” Y esos soretes terminan siendo mejores que nosotros y nos queremos comer el mojón del siglo. Porque el argentino es así, siempre subestima a todos pensando que él es mejor, que es único y que hace bien todo, cuando en realidad somos los marginados del sistema, porque alardeamos de fobal cuando podríamos alardear de los Nobel que ganamos alguna vez, de los científicos que tenemos, del asado, de los domingos en familia y de otras cosas mucho mejores. Porque nos cagamos de risa de Chile que no quedó en el mundial, pero por mientras nosotros vamos para allá y compramos todo porque tienen una economía estable y son una potencia sudamericana, mientras que a nosotros nos vienen rompiendo el culo con la inflación hace más de 70 años… Pero no, tenemos mundial, clasificamos, somos unos capos. Nos reímos de Canadá, pero tienen premios Nobel y son del primer mundo, ah, pero nosotros tenemos fobal, Messi, Maradona y somos re vivos.

Y voy a acudir a algo muy cierto: “Había una vez, un país que sabía más de fútbol que de sus propios derechos.”

Seguí mirando el mundial, se feliz un mes, después cae en la realidad y llorá cuando veas que tus ídolos se van a Europa con más de un palo bajo el brazo, y vos estés acá, pagando las cuotas de Rusia mientras te sangra el culo.

Saludos y aguante Argentina, no solo en el fútbol.