¡Traeme la Pipa, copa!

Horas antes del partido te quiero tirar la posta del nuevo campeón del mundo, nosotros, los Argentinos.

Dios está en todas partes, pero atiende en Argentina. ¿Por qué? No hay por qué. Pero fíjate que tenemos el cielo y el infierno en un solo país, nos pisan y nos levantamos, sube el dólar y la seguimos remando, porque si hoy perdemos mañana tenemos que laburar, peeero si ganamos también.

Pero el futbol, bien o mal, tiene un extra en el corazón, en el sentimiento o en el pecho del argentino, eso que despierta euforia, eso que nos hace muy parecidos a lo que sería el eslabón perdido, llámese fanatismo, amor, inconsciencia o como mierda le quieran llamar.

El futbol tiene ese no sé qué, que qué se yo, y cuando llega el mundial se potencia, nos hace ilusionarnos, NOS HACE SOÑAR, y que mejor que soñar e imaginar una Argentina Campeona del mundo mundial.

Siendo las 10:30 horas del 26-06-18 se prepara Dinamarca para enfrentar a Francia, una de las selecciones candidatas, teniendo en el historial en mundiales equiparado, dos encuentros, uno para cada uno, pero en la actualidad siendo exageradamente inferior al equipo del gallo en su escudo. Mucho se hablará del resultado, muchos dicen que Francia se dejó ganar para no enfrentar a un supuesto Argentina, pero Dinamarca le gana un partido sin muchas emociones.

Envalentonados con su próximo rival ya definido, ingresa Argentina a la cancha, ese campo ruso que hasta el momento lo evade, con el mejor jugador del mundo a la cabeza, ya perdonado parcialmente por Anto, la que lo tenía multado por andar buscando “Cositas Lindas” junto al comegordas del Agüero.

Argentina tiene la pelota pero sin generar un juego profundo, pero de repente el barba se pone de nuestro lado y llegan ellos, los goles del Pipa… no uno, dos y quizás tres, llega el de Messi, Armani como siempre, desde que Dios lo puso en el arco de River, dándole ese aura que años atrás le dio a Palermo en Boca, se hace grande en el arco ¡imbatible!

Pasamos cómodos a octavos, donde de la misma forma, y de la mano del Pipa, nos depositamos en cuartos, le ganamos el mano a mano a Ronaldo, con tres de Messi, quien de manera sorpresiva se pone la mano en el pecho y mira hacia arriba durante el himno. La semi ya no es un sueño.

En semi de entrada se lesiona Di María, chocolate por la noticia, entra Pavón, clave en la victoria por el gol y la asistencia, pero más clave es Armani quien ataja un penal cuando el partido no se abría, se gana, se acaricia la copa, se deja afuera, y nos vengamos de la final pasada, a Alemania, quien ya deja afuera a Brasil.

Final contra un España que viene con todo, nos comienza ganando, pero el Pipa y Pavón lo dan vuelta, Messi la camina, pero ganamos, nos traemos la copa, el Pipa se reivindica, pero se le cae la copa cuando la va a agarrar… aún así… ¡¡¡SOMOS CAMPEONES!!!