7 personas claves con las que tenés que rodearte a lo largo de tu vida

  •  
  •  
  •  
  • 21
  •  
  •  
    21
    Shares

El hombre es un ser social por naturaleza. Y a pesar de esto, algunos (me incluyo) a veces añoramos con vivir solos en una cueva montañosa. Pero la verdad es que las experiencias propias indican a diario que mayormente, nuestros avances, logros y hasta beneficios se lo debemos al entorno y la gente con la que convivimos.

También depende de la edad ya que nuestras necesidades han ido cambiando de a poco mutando a lo que somos ahora (no importa cuántos años tengas).

Entonces, analizando en retrospectiva y sin ánimos de equivocación, a continuación les detallo personas claves que todos tuvimos o deberíamos involucrar en nuestra vida (sobre todo si naciste en la década del 80). Ojo, no crean que esto va por un camino buscando buenas personas, con energía positiva o simplemente pro activas que gracias a la inercia te empuja al éxito. Acá todo se resume al simple factor de la conveniencia de recursos.

1) Niñez

Todos alguna vez dependimos de ese que tenía una caprichosa dispuesta a ser sacrificada por niños que apenas podían jugar al fútbol (más bien a la pelota). Golpeada, emparchada, hasta confiscada si se metía en un jardín ajeno. Sin embargo, ante una inminente pérdida, alguien más aparecía, un tapadito que ahí por lo bajo esbozaba un “bueno, juguemos con la mía”. Claramente esto fue en mi época, hoy en día esa “pelota” puede traducirse en una Play 4 o celular con jueguitos.

2) Pre adolescencia

Acá uno empieza a descubrir cierto tipo de necesidades fisiológicas, y en momentos en donde internet aún no existía, era fundamental que alguno de los chicos tuviera un hermano más grande a quién pudiese robar esas revistas eróticas – pornográficas argentinas donde veías a Moria Casán o Beatriz Salomón en su máxima expresión. Esto sumado a la fortuna que quizás alguno de tus amigos tuvieran esos padres que pagaban el cable o codificado y ahí ni te explico las noches de UNOVISIÓN que se podían disfrutar.

3) Adolescencia 1

Ya con nuestro afán de conquistar grupos completos de mujeres hermosas, nuestra energía se desbastaba cuando te dabas cuenta que a pesar que existían, necesariamente por su bien estaban alejadas de nosotros. Entonces qué mejor que comenzar una linda amistad con ese que te cae como el culo, es denso como ninguno, feo como una tabla pero tiene unas hermanas divinas que a su vez tienen amigas más divinas aún.

4) Adolescencia 2

El grupo se va armando, pero sinceremos nos: sin movilidad nos quedamos en casa. Entonces es fundamental que alguno tenga auto, o que conozca a algún remisero trucho que no te arranque la cabeza, ni hablar de ese que tiene a su papá con una trafic.

5) Adolescencia 3

Sabiendo que hay una mínima chance de conquistar, uno en la adolescencia es pobre. Al común denominador apenas le tiraban algunos mangos para subsistir el fin de semana para una juerga peronista. ¿Y quién es clave en esta etapa? El RRPP. Personaje nefasto si los hay, pero fundamental para que puedas pasar la noche del viernes adentro del boliche de moda intentando levantar con un trago que también te regalaron.

6) Juventud

Los estudios son fundamentales para entrenar tu cabeza, formar tu carácter y darte cuenta realmente que querés hacer de tu vida, aplicando ese conocimiento en el campo elegido o no. Pero pase lo que pase, elijas la profesión que elijas, es ultra re contra necesario vincularte con alguien a nivel estudio que tenga letra prolija y haga buenos resúmenes.

7) Adultez

Si algo queda claro durante nuestra etapa de crecimiento es que uno puede tener todo el dinero del mundo y comprar un dinosaurio, pero si no conocemos a quién venda uno será imposible concretar nuestro sueño y ser el rey del barrio. Entonces, desde lo laboral hasta lo emocional, las personas indicadas son las que la tienen clara, esas que nos dirán el nombre de la persona exacta a la que le tenemos que presentar el currículum vitae, a esa que trabaja en una bodega y te consigue esos vinos de lpm que no se venden en ningún lado, a ese que conoce a un conocido de otro conocido que te puede llegar a reservar las entradas con excelente ubicación en cualquier tipo de evento multitudinario.