Nahir Galarza y la mentira del patriarcado

  •  
  •  
  •  
  • 327
  •  
  •  
    327
    Shares

Nahir Galarza asesinó a su ex novio el día 29 de diciembre del 2017, confesando su crimen tan solo 12 horas después, desde ese momento no existieron dudas de su responsabilidad. Desechada la hipótesis de la defensa propia y  la violencia de género previa, la defensa se abocó a la tarea de limpiar su imagen y ganarse el favor de la opinión pública. Por suerte ninguno de los artilugios funcionó, demostrándose más allá de toda duda razonable, el agravante del vínculo previo y la premeditación. Sin más testigos, pruebas o hipótesis que analizar, el juez dictó cadena perpetua, lo que de cumplirse a rajatabla convertiría a Nahir en la mujer que más tiempo pasara en la cárcel en la Historia argentina.

El caso de Nahir Galarza estuvo rodeado por un gran circo mediático, nadie hubiera imaginado que una muchacha de 19 años, terminara siendo una psicópata, pero la celeridad del juicio y la severidad de la condena causó revuelo en un amplio sector del feminismo que vio una disparidad en el accionar de la “justicia patriarcal”.

Nahir Galarza

El patriarcado opresor

Según la teoría feminista, el patriarcado es un sistema  de control social, por el cual el hombre ostenta el poder y subordina ante a la mujer. Se trataría así de una superestructura, que cobija bajo su ala a distintos sistemas de gobierno, ya sea una democracia liberal, una dictadura castrista o del proletariado, el hombre se coloca siempre por encima de la mujer.

Es innegable la existencia de una disparidad de poder y de representación entre ambos sexos, ya sea que hablemos de las cúpulas empresariales, gobierno, justicia, medios de comunicación, etc., la preeminencia del hombre es visible, aunque también lo es la cada vez más notable participación femenina en cualquiera de estos ámbitos.

¿Pero existe realmente un sistema pergeñado para someter a la mujer?

Basándonos en los datos es difícil creer que exista una estructura diseñada para empoderar al hombre a nivel mundial, el varón encabeza los casos de muertes violentas ( 80%), suicidios, accidentes y muertes en lugares de trabajo (90% ), la expectativa de vida es 6 años menor en el mundo desarrollado y 10 en los países más pobres,  etc. Podría decirse que todas estas cifras no reflejan más que las decisiones de vida del hombre, es decir el elegiría desplomarse desde un andamio, caer en una depresión que lo lleve a suicidarse, o incluso ser asaltado, por tanto seria el mismo hombre responsable de su opresión y condición decadente…. ¿Se entiende? Según la teoría feminista, vivimos en un mundo diseñado por y para hombres, en el que somos las principales víctimas, unos genios capaces de coordinar acciones en conjunto pero al mismo tiempo unos imbéciles que elegimos también voluntariamente ser nuestros propios verdugos ¿Lógica? ¿Qué es eso?

Entonces ¿por que existe tal disparidad?

Un poco de historia: Hace unos 12mil años comenzó lo que se conoce como La Revolución Neolítica, en la llamada Creciente Fértil (Medio oriente, Mesopotamia). Durante esta etapa el humano empieza a sembrar y cosechar sus propios alimentos, por consiguiente necesita establecerse por un tiempo más prolongado en un determinado lugar; luego consigue domesticar algunos de los animales que antes cazaba y se sedentariza por completo. Los caseríos se convierten en aldeas, pueblos y alrededor del 6000 ac surgen las primeras ciudades y con ellas florece el comercio. En estos momentos las tareas llevadas a cabo por las mujeres se limitaban solamente al hogar, y a lo sumo la alfarería, pero ni siquiera podían ejercer el comercio puesto que al no existir nada que se asemejara a la policía eran  blanco fácil de los ladrones. El primer oficio ejercido por las mujeres fue el de la prostitución, por lo general por mujeres que habían enviudado.

Con el paso de los milenios se establecen los primeros estados, las primeras fuerzas policiales, etc. Pero el papel de la mujer sigue estando dentro del hogar, esto comienza a cambiar en los siglos VI ac, en la antigua Grecia, donde los primeros grandes conflictos bélicos dejan sin varones los principales núcleos urbanos. En este contexto las únicas mujeres con un cierto grado de autonomía eran aquellas que hubieran enviudado. Es cierto que la vida de la mujer era muy difícil, pero la del hombre lo era aun mas, mientras que la mujer promediaba los 27 años al momento de morir, el hombre lo hacía a los 17 debido tanto a las guerras como a las pésimas condiciones laborales, una vez nacido solo había un 5% de posibilidades que pasara los 20.

La tendencia no varía demasiado durante la edad media, y empieza a revertirse recién durante la modernidad, con el florecimiento del comercio entre ciudades y la mecanización de algunos procesos productivos. Pero el cambio real llega con la segunda revolución industrial, en la segunda mitad del siglo XIX, cada máquina puesta en marcha permitía multiplicar la fuerza y capacidad de cualquier trabajador, fuera mujer u hombre. La mecanización ayudo a insertar a la mujer en el mercado laboral, aunque su incursión era todavía escasa, ya sea porque no se le permitía trabajar o por los riesgos que  conllevaban las maquinas.

A medida que la tecnología evoluciona es cada vez más fácil realizar un trabajo y es durante el siglo XX que la mujer ingresa de lleno en el mercado laboral. A las innovaciones hay que sumarle ambos conflictos mundiales que obligan a contratar mujeres para suplir la mano de obra faltante.

Durante la segunda mitad del siglo XX es que la mujer llega para competir con el hombre, hasta llegar al punto en el que salvo por las limitaciones físicas, es indistinto el sexo de quien desempeña una tarea.

¿Qué es lo que sostiene entonces la disparidad? Puede que sea el poder económico, pero como puede empoderarse económicamente una mujer? Estudiando, trabajando, emprendiendo, o teniendo algo de suerte, en la cultura occidental nadie puede decidir sobre otra persona.

¿Entonces, existe el patriarcado? No, nunca existió tampoco, si lo consideramos como un sistema diseñado por hombres para someter a la mujer, lo que siempre hubo fue una estructura social y económica que limito tanto a hombres como mujeres, aunque en diferente manera pero que hoy en día no existe. Lo que si existe es machismo, violencia hacia la mujer y discriminación que debe ser denunciada y combatida.

¿Por qué hay tanto revuelo con el asesinato de Fernando Pastorizzo y la condena de Nahir?

Nahir Galarza, una joven de buen pasar económico, con una familia plenamente constituida y amorosa, egresada del colegio con un excelente promedio y a sus 19 años ya cursaba el segundo año de derecho en la Universidad de Concepción del Uruguay. Como si fuera poco, la naturaleza la dotó de un físico envidiable y una mirada felina. Nahir nunca fue víctima de acoso, su papá policía no solo la protegía sino que le había enseñado a usar armas. Una chica sana, linda, inteligente, con todas las de ganar, decide darle dos tiros a su novio en medio de la calle. La relación que mantenía con su pareja era enfermiza y violenta, pero fuera de todo pronóstico era ella la que acosaba, perseguía y hostigaba a Fernando, no al revés. Nadie está acostumbrado a estas situaciones porque parece ir a contra natura y contradecir todo en lo que creemos, ¿una mujer matando a sangre fría? No tiene sentido alguno, la mujer no es violenta, no hace eso ¿cierto?

Nahir Galarza

Que la mujer no ejerce violencia es totalmente falso, la ejerce psicológica, verbal y, en menor grado, físicamente.  Es cierto que por lo general es el hombre el que la ejerce; y también la que es más visible y grave, por la diferencia de fuerza. Sin embargo, no es en absoluto despreciable la violencia de la mujer sobre el hombre, puesto en números:

1- Solo el 10% de las denuncias por violencia intrafamiliar son de hombres agredidos por mujeres, aunque diversos estudios determinan que por cada caso denunciado hay 4 que no lo son. Por otro lado se estima que por cada mujer que denuncia hay dos que no lo hacen. Es decir, la violencia sobre el hombre representa el 30% del total.

2- En el 2017 4 hombres fueron asesinados por sus parejas en la provincia de Mendoza, cifra que palidece contra los 19 femicidios cometidos durante el mismo periodo. Sin embargo, no deja de representar un 20% del total e invisibilizarlos, negarlos o minimizarlos es también violentar a esas víctimas.

La hipocresía hembrista

Ni bien se conoció la condena a Nahir Galarza se alzaron las voces de diversas representantes del feminismo más radical, o incluso de muchas mujeres que se sintieron ofendidas por la celeridad y contundencia del veredicto, Nahir será la primera mujer en recibir la pena máxima de cadena perpetua.

¿Que ha despertado tal indignación?

A)- Se argumenta que el Caso de Fernando Pastorizo fue tratado con una velocidad pocas veces visto en la tortuguesca justicia argentina. Es cierto, fue un juicio rápido, pero hay varias particularidades que llevaron a esto:

  • Nahir se confesó autora del crimen, la defensa nunca negó su autoría sino que intento justificarla.
  • Los testigos desmintieron los dichos de la acusada, incluso sus amistades terminaron admitiendo que era ella la abusiva.

Ojala todos los casos de asesinatos fueran resueltos con tanta celeridad, pero por desgracia pocas veces hay tanta certeza de la autoría de un crimen y sus motivaciones, no siempre es tan sencillo, hay tantas evidencias, por el contrario la mayoría de los casos dan vueltas sobre numerosas hipótesis.

B)- Se argumenta que la condena ha sido excesiva, contrario a lo que sucede en casos de femicidio.

Primero que nada hay que aclarar que el femicidio es un agravante de homicidio, es decir si se concluye que el hombre asesina a la mujer motivado por su desprecio hacia el género, la pena será mayor.  En el caso de Nahir Galarza, se la condeno a cadena perpetua por homicidio  agravado por el vínculo, de no haberse demostrado que había una relación previa la condena hubiera sido menor.

La violencia de género unidireccional

Vale aclarar que la definición de violencia de género que recoge el código penal argentino dista mucho de la que se aplica en el resto del mundo.

La violencia de género es un tipo de crimen de odio, aquel ejercido contra la integridad física, moral y espiritual por su género. En ningún lugar se discute el hecho de que en la mayoría de los casos los que ejercen la violencia son varones y quien la sufre es la mujer, por esto existen centros de acogida, planes de apoyo, etc. Pero salvo contadas excepciones,  nunca se niega que exista violencia de género ejercida de la mujer hacia el hombre.  La ley 26.485 de violencia de género, directamente la define como un crimen cometido contra la mujer por su condición, excluyendo totalmente la posibilidad de que sea el hombre que lo sufra.

Incluso la primer defensa de Nahir Galarza fue declarar que había sido víctima de violencia de género, razón por la cual la muerte de Fernando seria poco más que un caso de defensa propia. ¿Se entiende? Aun sabiendo que la chica asesino al pibe por la espalda, que lo había hostigado y perseguido nadie hablo de violencia de género ¿No estaba Nahir tomando como propia la vida de él? ¿No existió un obvio desprecio por su persona? Repito, nadie niega o cuestiona que en la mayoría de los casos la violencia es ejercida en sentido contrario, pero la ley no puede excluirlos.

La exposición mediática de la pobre chica.

Otra de las quejas que se han suscitado alrededor del caso es la exposición mediática de Nahir. Es cierto, las redes están llenas de imágenes suyas, ¿de donde surgieron? Bueno, primero hay que recordar como transcurrieron las primeras horas del caso:

Nahir Galarza

Pocas horas después de hallado el cuerpo de Fernando Pastorizzo, se determino que el arma utilizada para ultimarlo era una 9mm, inmediatamente se la relaciono Marcelo Galarza, policía. Apenas llego a oídos de Nahir que la sospecha reaceria sobre su padre, confesó el crimen. La conmoción fue inmediata y las cámaras estuvieron allí para captar las primeras imágenes de la chica. En las redes empezaron a circular dos o tres fotos de ella, una piba sumamente atractiva, de mirada felina, curvilínea, pero nada más. Una semana después empezaron a circular fotos personales de su instagram, facebook, etc. el problema es que todas las redes sociales de ella habían estado cerradas durante un tiempo, pero repentinamente estaban todas disponibles para el escarnio público ¿la razón? La defensa había decidido explotar la imagen de la chica para atraer la atención del público y ganarse su favor, para esto contrataron al manager de famosos Jorge Zonzini.

Otro de los recursos de la defensa fue promover la imagen de Nahir como una chica promiscua, que mantenía en paralelo varias relaciones ocasionales, para dar por el suelo con el vínculo previo. Al parecer, esta estrategia tuvo algún tipo de acogida, motivo por el cual la fiscalía declaro que existían una serie de videos íntimos extraídos del celular de Fernando, con los cuales podrían demostrar la existencia de una relación amorosa a través del tiempo, esto motivo la pataleta de la muchacha que amenazo con quitarse la vida si estos se daban a conocer.

En definitiva, la imagen de Nahir fue explotada por la defensa, es innegable y criticable el morbo que estas despertaron, pero no puede culparse a la sociedad patriarcal de la utilización de su imagen, fue en defensa de sus intereses que esto sucedió.

Conclusión:

Cada año cientos de mujeres son abusadas y asesinadas, miles de hombres mueren en las calles, y un enorme cantidad de casos son desechados, archivados. Jueces inescrupulosos liberan por razones incomprensibles, ineptitud y complicidad a asesinos y violadores. En un país donde se cometen tantas injusticias, ¿es lógico quejarnos cuando una criminal es justamente condenada?

Ojala todos los criminales fueran juzgados con la misma celeridad, pero no hay elementos suficientes; y cuando existen no siempre el caso cae en manos de gente capaz y comprometida. Espero que cada violador, asesino o abusivo sea condenado como corresponde, y celebro cada vez que esto sucede. No me siento identificado con ellos, la mayoría de los hombres estamos en la otra vereda y esperamos toda la severidad de la ley para con ellos, por eso no me cabe en la cabeza que un movimiento que dice luchar por la igualdad y la justicia, reaccione negativamente cuando una mujer es justamente condenada.

TAGS: