Cinco cortos cuentos cuenteros contados con caos

  •  
  •  
  •  
  • 34
  •  
  •  
    34
    Shares

Llueve

“Las lágrimas caen en mi corazón como la lluvia en la ciudad”
Paul Verlairne

Llueven estrellas en el centro de la Tierra, son gotas de sol azules, verdes y eléctricas.

Llueven mis manos y mis uñas son paraguas.

Llueve adentro de la casa y los peces nadan a mí alrededor. Respiro sin problemas, tengo branquias.

Lluvia radioactiva.

Llueve en el infierno.

Llueve, y un niño saca la lengua y una gota cae en ella y un Big Bang efervescente se forma entre sus dientes y lo hace sonreír.

AK 47

“Los oprimidos han de ser el ejemplo de sí mismos, en la lucha por su redención”
Paulo Freire

Le apretaron el gatillo y se encasquilló.

Una bala se atoró en su estómago, se arrastró por su interior cómo un pulpo en el fondo del mar en una tormenta.

Luego fue un vómito prehistórico, cómo regurgitando una revelación. Lentamente, el proyectil ascendió en busca de luz y se fue convirtiendo en un verbo de paz.

El Kalashnikov nunca más disparó, se tiró entre las hierbas, bajo el sol.

Una nube verde viajó por el cielo celeste, llevó el mensaje para que todas los balas se convirtieran en palabras de amor 7,62 mm.

Diospopart

“Todo el universo es una gran broma”
Frank Zappa

Un mosquito me picó. Éste llevaba a la rastra, con cadenas de oro, a una galaxia.

Me hizo manar sangre y poner de mal humor.

Mientras tanto, dentro de la galaxia, el mosquito tomó categoría de deidad.

Lo maté de un golpe certero, en la oscuridad. Lo aplasté contra la pared, sangre contra la pintura amarilla.

Dios ha muerto.

Solsolsolsol

“Una cigarra canta frente a la casa vacía al último sol”
Masaoka Shiki

En el horizonte los dos soles caen sin prisa, mientras que en el otro polo amanecen dos soles. Es un planeta sin noche, día tras día tras día de sólo soles. Lo único que varían son las tonalidades: azules, amarillas, rojas y verdes.

Los seres de ese lugar tienen párpados dobles y una ausencia total de romanticismo, ya que no conocen la luna.

No hay ni sueños ni pesadillas, sólo habitantes del caos insomne.

Ojos que no ven

“No me gustan mucho los ciegos, como a la mayoría de los sordos”
Luis Buñuel

Mis ojos son peces en el espacio. Son tigres dormidos bajo el sol, en la hierba, bajo las nubes verdes.

Mis ojos son vacuos, vacunos y vaticinan párpados caídos, click tras click clandestinos y exagerados como tsunamis dentro de mi boca.

Mis ojos están heridos y les caen sal desde el cielorraso. Arde y quema como el volcán de mi sexo.

Mis ojos se pierden en el camino de la mirada.

Son insensibles.

Son agua blanda como el agua blanda.

Mis ojos son ciegos, tuertos y malgestados (Son carnívoros y traicioneros)

Son ojos en sillas de rueda, con muletas y prótesis.

El abrir y cerrar de mis ojos es el fin del mundo.