Abel Albino y el virus del HIV

  •  
  •  
  •  
  • 26
  •  
  •  
    26
    Shares

Ante los dichos del Dr Albino en el senado, como profesional de la salud y escritora del Mendo, me veo en la obligación de explicar desde el lado de la ciencia y lo más sencillamente posible por qué el preservativo previene la transmisión del HIV.

El Dr Albino menciona que el HIV atraviesa la porcelana, ¿qué tiene que ver esto con un preservativo? Simplemente que allá por los inicios del estudio de los virus y las bacterias, se vio que filtros hechos con porcelana retenían las bacterias y dejaban pasar los virus, demostrando que los virus eran mucho más pequeños que las bacterias e igualmente poseían capacidad de transmitir enfermedades. O sea, nada que ver con los preservativos.

Este señor, quien fundó CONIN y debe reconocérsele su aporte al cuidado de niños con desnutrición, asume que como los poros del látex con el que están hechos los preservativos son mayores que el HIV, el virus puede atravesar libremente de un lado a otro y por lo tanto, no protegen. Este razonamiento no carente de cierta lógica, ha despertado las inquietudes de muchas personas que han acudido en estas últimas horas a montones, a asesorarse en centros médicos y hospitales.

Pero por otro lado, se olvida de que la molécula de agua es mucho más pequeña que un virus, y sin embargo no pasa por el látex. ¿Por qué? Esto se debe a un fenómeno físico-químico llamado “tensión superficial” que tiene el agua y por ende, todos los fluidos acuosos. Como el semen.

Entonces, el virus presente en un líquido acuoso no va a atravesar el látex, como no lo hace el agua. Hagan la prueba de llenar de agua un forro y van a ver que son impermeables. A menos que estén pinchados.
¿Qué dicen otros detractores de los preservativos? Que son un producto masivo, fabricado en serie, y por lo tanto, uno cada tanto va a presentar fallas en su fabricación. Las mejores marcas tienen mejores controles de calidad que las berretas, pero aún así no son 100% efectivas, porque se puede pasar por alto algún desperfecto, como en todas las cosas fabricadas así. Y las berretas tampoco son retiradas del mercado, y son consumidas por personas más humildes.

¿Pero esto quiere decir que no sea una gran medida de prevención? Para nada. El profiláctico es lo más seguro y adecuado para evitar, o para ser más específico, disminuir en grandísima medida la posibilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual. El primer gran problema es no usarlo (para TODO, TODAS las veces, con TODO el mundo). El segundo es no saber cómo ponérselo y no preguntar.

Y en el caso de personas infectadas con HIV, el tener una carga baja o indetectable del virus en sangre junto con el uso de preservativos en sus relaciones sexuales, son dos medidas que también disminuyen muchísimo las posibilidades de transmitirlo.

Es una pena escuchar a este señor hablar así. Primero, porque podrían haber puesto un expositor que realmente tuviera argumentos. Segundo, porque habla desde su lugar de médico. Tercero, porque se trasladan sus dichos a la Iglesia Católica, dándole material a los que la defenestran. Pero en todo caso, es bueno que lo haya dicho en público y no lo siga diciendo a pequeñas comunidades sin posibilidad de réplica. Me imagino la cantidad de gente que escuchándolo creyó en sus palabras, porque lo que se dice como si fuera la verdad, por más ridículo que sea, parece cierto.

 

TAGS: