Las rojas son del Diablo, las negras son de Dios (Pequeños relatos formicidaes)

  •  
  •  
  •  
  • 41
  •  
  •  
    41
    Shares

 

Al chirrido de los insectos sale la luna el jardín oscurece.
Masaoka Shiki

1

Nada es tan ordenado y correcto como lo es una hormiga, pero tampoco existe algo tan impredecible como ellas.

2

Dos hormigas querían conquistar el mundo, tenían un plan sin fisuras, sin fallas; era una idea brillante y sagaz. Sólo debían dominar la telepatía, la teletransportación, la fusión del espacio-tiempo y cómo tapar el sol con un dedo.

3

Las hormigas aman a los magos, pero odian a los payasos; ellas en cierta forma son malabaristas,

4

Las hormigas son feroces, solares y engreídas, les gusta Wagner y tararearan Tristán e Isolda ante de dormirse en sus camas de hormigas.

5

Una hormiga se subió al cielo y quiso domar a una estrella fugaz; se perdieron en el espacio infinito enfrascadas en su lucha por la dominación.

6

Una partida de ajedrez, a la hormiga no le sirve la defensa siciliana.

7

Una hormiga mira el celaje, se abstrae, lo disfruta. Bebe de las imágenes.

Entonces sonríe y se ve que le falta un diente.

8

Las hormigas caminan en fila, marciales y eficientes. Una de ellas tropieza y las demás ríen en secreto.

9

Una hormiga mordió a un tigre entre selvas de pelaje y amaneceres de ojos nocturnos. El felino se lame y la lengua áspera mata al insecto.

10

Una hormiga está en su bunker antinuclear, no dejó entrar a ninguna de sus congéneres. Siente culpa, siente soledad, siente curiosidad por el botón rojo que está en un panel sobre una de las paredes. Sin nada más que hacer lo presiona.

El refugio implosiona.

Afuera las otras hormigas festejan.

11

Una hormiga orbita la Tierra en su cápsula espacial, le queda poco oxígeno. Pronto será un héroe.

12

Una hormiga está bañada en sangre y violencia: Sus manos tiemblan.

13

Las hormigas no le temen al Infierno, ellas lo son… y se hacen las buenitas.

14

Hormigas rojas, negras; hormigas mandinga, hormigas napaln; hormigas viajeras que hacen dedo a cambio de sexo; hormigas búmeran; hormigas secretas; hormigas que te plim plam plum.

15

Una hormiga llegó al final del camino, se sentó en el piso y lloró de felicidad.

16

Las hormigas escuchan la furia de la ciudad con deleite; odian la selva y su humedad de muerte.