Durante los años noventa la ciudad de Mendoza tenía varios lugares donde podías ir a jugar a los videojuegos, hoy quedan un par de ellos, pero o son antros peligrosos o los que quedan ya no tienen los clásicos de antes sino, que juegos más para niños desde 3 a 7 años.

Comencemos por los tres mejores y los más clásicos, cada lugar estaba bueno porque tenían sus fichines exclusivos:

Space

Era uno de los salones más grandes del centro y quedaba en la Galería Tonsa. Ingresabas por calle San Martín y la primer bajada de las escaleras te llevaban ahí (si doblabas por la bajada de la derecha te topabas de frente al famoso bar “El Rancho”). Apenas ingresabas tenias un panorama de todas las maquinas que habían. Dentro estaban los mejores clásicos como el “Sunset Riders”, “Captain Commando”, “Cadillacs & Dinosaurs”, el juego de pool nude, “Galerians”, unos de los más copados de motos donde inclusive te subías a unas motos. En el fondo del local estaban siempre los pibes más grandes jugando al pool, era el típico destino de los que se hacían la rata, fumaban y tomaban algo mientras jugaban.

Los mejores juegos que podías encontrar ahí eran dos: el primero era el “Terminator 2”, se podía jugar con los rifles futurísticos que traía y de a dos players, habían pibes que se animaban a jugar con dos players a la vez con ¡¡¡un rifle en cada brazo!!! Ese juego a partir de 1992 fue un boom, sobre todo desde que salió la película. El otro era el “Mortal Kombat 4”, lo mejor de todo era que ademas de tener una pantalla enorme y los controles originales, (era la versión Revision v.2.) tenía mejores gráficos y los personajes se movían mucho más fluido, era la gloria ir ahí a ver sangrar, desmembrar, aniquilar y despellejar a tu oponente.

PlayLand

El “otro” salón grande de fichines en la ciudad, mucho menos antro y más iluminado. Quedaba en la calle Gutierrez, frente al banco de la Nación (entre San Martin y 9 de Julio). Era uno de los más grandes y en esa época estaba en sus años dorados. A la entrada tenías una pantalla enorme donde podías jugar al “Aero Fighters”, unos de los mejores juegos de aviones de Arcade. Además contaba los clásicos de siempre sumándole el “Metal Slug 3” y el “Mortal Komabat I y II”.

Era uno de los lugares más completos. Como nombré en la nota de la “legendaria calle Lavalle”, la maquina más interesante en ese lugar era la del juego “Killer Instinct”, era increíble como los pibes esperaban su turno para jugarse unas luchas. Se volvían locos, gritaban y todo, era algo inolvidable. Te veías algunos tips en Nivel X y después te ibas al Playland a ver si le podías ganar a los otros.

Anubis

Al pasar los años y a finales de los 90 abrió este clásico lugar para ir a viciarte. En ese momento abrió donde estaba otro clásico mendocino, el local de churros “Churrico” en la calle Lavalle al lado del cine Opera (al cerrar ese local abrió Anubis). Era un lugar muy vistoso, como lo dice su nombre de un Dios egipcio (el perro). Adentro estaba todo decorado con ojos de RA, cruces egipcias, jeroglíficos y todo inspirado en el Egipto de antes de los faraones. Muy buena idea.

Tenías otros juegos que no estaban en los demás salones, como el “Carnevil” que era como un “House of the dead” pero más difícil, con dos escopetas, una verde y otra morada. Tenías el “Crazy Taxi” y otros juegos de Sega más modernos como el “Sega Rally Championship 2” y el “Daytona USA”. Era el clásico lugar para ir a jugar al “The King of Fighters”, había varios del mismo porque se jugaba mucho en ese  momento. Al pasar los años le agregaron también juegos de mesa de pool.

A mediados del año 2002 Anubis se mudó en frente y ahí cambió para peor. Al principio estaba bueno, pero luego no estaba tan iluminado, la sociedad cambió y ya no era un lugar muy seguro. Hoy en día es el único fichín que queda en el centro, hay un par de maquinas, una rockola para escuchar música y en la parte de enfrente un mini local de ventas de insumo de celulares.

El resto

Esos tres lugares eran los clásicos de la ciudad de Mendoza, luego tenías un gran salón en la terminal del Sol en el segundo piso, otro Playland pero mucho más chico en Palmares donde podías encontrar uno de los mejores shooters del momento: el “The Lost World of Jurassic Park”. También tenias otro Arcade en el Mendoza Plaza Shoping que al día de hoy existe (pero no es ni en pedo lo que era antes). En ese lugar podías jugar un juego de snowboard donde te subías literalmente a una tabla de snowboard y otro de los mejores shooters: el “Time Crisis” con sus pistolas celeste y rosada. En los barrios se encontraba lo más concentrado del vicio, ya que los lugares que abrían tenían entre 5 y 10 fichines de puro botón y palanca. Eran los más baratos.

Hoy en día en los centros comerciales existen fichines, pero son la mayoría para niños de 3 a 7 años, podes ver también el “subway surfers” en la Barraca, un juego que podes bajar en tu celular tanto para IOS o Android.

Compartí, no seas paco