Nocturnolandia (Pequeños relatos con pijamas)

  •  
  •  
  •  
  • 44
  •  
  •  
    44
    Shares

No te adentres apacible en las buenas noches, hazlo con rabia, con rabia contra la muerte de la luz.
Dylan Thomas

1

A veces, la noche se cansa de ser noche, se sumerge en sueños de deseos -quiere tener la posibilidad de hacer sombras chinas en la pared del cielo.

2

La noche le tiene miedo a la oscuridad.

3

La noche tiene insomnio; siente avidez por los Clonazepan y por el té de valeriana, no así el de tilo, que le trae malos recuerdos de su niñez… Vaya uno a saber cuáles son.

4

Te dice mentiras al oído mientras hacés el intento de dormirte; la noche es así: complicada, mal gestada y falaz.

5

Umbría en el interior de la boca de la noche; magia en su saliva llena de peces.

6

El vientre de la noche está lleno de estrellas.

7

Las canciones de cuna, que me cantaban en la niñez, siguen revoloteando entre la espesura de las sombras, plagadas de luciérnagas.

8

La noche me secuestra, entonces sufro de Síndrome de Estocolmo y me recuesto en su regazo.

9

La noche toca el piano y la música escala por su espalda para perderse en su cabellera.

10

La noche se tira el I Ching, el Tarot y las Runas, aun así no sabe a ciencia cierta sobre el devenir de los acontecimientos; sólo conjeturas.
11

La noche trae consigo fantasmas aburridos, que espían desde el más allá por compromiso.

12

La noche hace la vertical y me dice: yo estoy al derecho, dado vueltas estás vos.

13

La noche se porta mal, muy mal; juega al rinraje en una casa ignota.
Se escapa, riendo a las carcajadas.

14

La noche planea el Nuevo Orden Mundial, valiéndose de batallones de estrellas y lunas kamikazes.

15

La noche toma mate amargo mientras se rasca el ombligo. Se saca una pelusa y la arroja para arriba. Ésta se transforma en un cometa.

16

La noche llora, llora a mares. No sabe por qué, no entiende esa angustia que le carcome las venas… La noche llora, llora mares.

17

A la noche le clavaron el visto.

18

Llueve, caen mares desde el cielo, entonces la Luna rasca la puerta como un perro pidiendo entrar.

19

La noche sueña que es de noche y que un gato le maúlla parado sobre la medianera del horizonte.

20

Durante el día la noche es invisible; está latente, ansiosa por entrar a escena nuevamente.