Música era la de antes

  •  
  •  
  •  
  • 21
  •  
  •  
    21
    Shares

¿Será que ya no soy tan joven? ¿Qué ya no estoy en onda? (si es que la palabra “onda” se usa todavía). Cuando me subo al auto ya casi no escucho la programación de las radios, a no ser que sea una parte informativa, la música que trasmiten en general ya no me agrada, recurro a mi pendrive o en todo caso a un CD (eso si que ya es viejo).

Pensaba, ¿Qué fue de las grandes voces del pop latino, de la cumbia, pero de la cumbia verdadera, la de los 90´ o quizás unos años antes, incluso las de los cantantes en inglés? Todos cantan un estilo raro de reggaetón aggiornado, que me parece horrible y además carece de las características que la música de antes tenía, si estabas triste por un amor ponías una canción que te revolvía hasta lo más profundo del corazón, obvio que si estabas contento también lo podías acompañar con algo para bailar, correr, saltar o lo que sea. La música de antes tenía, lo sigue teniendo, ese poder de hacerte sentir que estabas en el video y eras el protagonista de la historia que la persona cantaba.

Para dar unos ejemplos de los cambios, unas comparaciones de letras actuales con las de unos años atrás:

Thalía

“Quiero beber los besos de tu boca, como si fueran gotas de roció y ahí en el aire dibujar tu nombre junto con el mío” (Estoy enamorado, 2010)

“Pero no me acuerdo, no me acuerdo y si no me acuerdo, no pasó, eso no pasó” (No me acuerdo, 2018)

Ricky Martin

“Después de tanto tiempo que ha pasado aun te espero como siempre, en el mismo sitio. Aun así, logro sentir tu pecho presionado con el mío, y tus latidos, y cada vez, se me hace más difícil cada vez” (A medio vivir, 1995)

“Una mordidita, una mordidita, una mordidita, de tu boquita” (La mordidita, 2015)

Shakira

“Pateando las piedras aún sigo esperando que vuelvas conmigo y sigo buscando en las caras de ancianos pedazos de niños” (Moscas en la casa, 1999)

“Me pide y yo le doy, sabe que siempre aquí estoy. Casi siempre llama tarde y nunca cambia el dirtyboy” (Trap, 2018)

Y así como estos ejemplos, la mayoría de los cantantes movilizados por el mercado de la música dejan los estilos que los llevaron a la fama para dar a luz a estas canciones que no se sin son malas, pero son todas del mismo estilo. Vivimos en una época en que la música comercial tiene un nivel de calidad inferior al de otras, como la de los 80´por ejemplo. La música actual repite la misma fórmula una y otra vez, mostrando letras insulsas y repetitivas, sin ningún tipo de trasfondo y la diferenciación entre “productos” es prácticamente nula, ya que podemos encontrar demasiados artistas iguales sin un rasgo que les defina y les distinga de los demás.

Estudios realizados afirman que las personas rigen su gusto musical según el estilo de moda o que escuchaban en su adolescencia, tengo 24 años y durante mi adolescencia se vivió el nacimiento o la época de mayor auge del reggaetón, donde estaba Don Omar, Daddy Yankee y muchos más que ya hace años que no escucho nombrar.  La verdad, no eran de mis favoritos, pero si tengo que escuchar reggaetón, lo prefiero antes que al actual.

Hay una frase que dice “Todo tiempo pasado fue mejor” que por cierto no me gusta para nada, pero sí creo que en este caso es muy utilizable. En mi pendrive o en mi teléfono se encuentra un sinfín de grandes cantantes que muchos ya no están, como Whitney Houston, Juan Gabriel, Amy Winehouse, Mercedes Sosa, Celia Cruz, Gustavo Cerati, Selena, John Lennon (en general no tienen nada que ver uno con otro) , y muchos más, personas que hace años plasmaron sus dolores, amores, sufrimientos y hazañas de la vida en una canción, personas que conocieron las penas, supieron descargarlas en acordes y lo hicieron para aliviarnos un poco el paso de ellas por nosotros.