El Zoológico | Parte 3

  •  
  •  
  •  
  • 20
  •  
  •  
    20
    Shares

Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros.
George Orwel

I

-… Estoy rodeado, no tengo escapatoria, el filo de mi hacha está mellado, estoy agotado de tanto golpear… Jadeo, mis golpes son cada vez más débiles… Uno de los cerebros esquiva mi hachazo y está a punto de morderme… Lo tomo con mis manos y lo estrello contra la pared… Doy una mirada a mi alrededor, sólo somos tres sobrevivientes… Los cerebros vampiros se repliegan por unos momentos… Puedo recuperar el aliento por unos instantes… No podemos soportar otro embate de los cerebros vampiros… Entonces ocurre algo increíble, un evento imposible, inverosímil…-

II

Ugg está muy nervioso, sus largos dedos grises tamborilean sobre su pierna. Mira el trajín a su alrededor. La patrulla sanitaria que envió la Federación está preparando su enseres. Intentaran aislar y contener la epidemia que se ha generado. Todos están enfundados en sus trajes de protección, además de que cada uno tiene su dosis de  Vaccinum correspondiente. Uno de los integrantes de la patrulla le dijo a Ugg que era todo culpa suya. Éste sintió una culpabilidad que le atenazó el cuello.

Miró por el ojo de buey más cercano y vio cómo se acercaba el planeta Tierra. Pronto aterrizarían. El modus operandi es primero ver en qué grado de avance está la epidemia, luego aislar la cepa del virus para ver cual puede ser el mejor tratamiento posible y por último avanzar contra éste mediante la vacunación, para erradicarlo.

La nave aterriza. A Ugg el lugar le parece hermoso contrastando con la impresión que tuvo la primera vez. Descendieron en una zona montañosa, no muy lejos del sitio en el cual Ugg había tocado al guardabosques. El resto de la patrulla y él comienzan a caminar con sumo cuidado. Entonces, a lo lejos, escuchan una batahola infernal.

III

-… Mis dos compañeros y yo no dábamos crédito a lo que ven nuestros ojos: un grupo de seres de otro planeta se hacen presentes en el lugar y batallan contra los cerebros vampiros… Rápidamente se deshacen de ellos, usando unas armas que disparaban un rayo azul silbante… En pocos minutos estamos libres de la plaga que nos atosigaba… No sé si agradecerles o si salir corriendo de ellos, están vestidos con unos trajes plateados y tienen diferentes características… En forma muy amable nos indican que los sigamos… Lo pienso y sé que no ir tras ellos es la muerte segura. La culpa que siento por haber abandonado a Marta me hace dudar… Pienso que merezco morir, pero algo me lo impide, el egoísmo, el instinto de supervivencia, mi egocentrismo… Entonces voy tras ellos…-

IV

El Consejo de la Federación Intergaláctica está muy preocupado por las noticias recibidas de la Tierra, al parecer el contagio es tal que solamente se han podio rescatar un par de decenas de seres humanos. Es imposible la sanación del planeta.

Por consiguiente dan la orden de buscar la mayor cantidad de sobrevivientes y trasladarlos; cuando ésto esté hecho se aplicará la Opción Final.

Cuando los de la patrulla de rescate se enteran cual será el destino del planeta miran a Ugg, éste siente culpa por sus actos, está cansado y extraña a su familia, pero sabe que cuanto más duro trabaje más posibilidades tendrá de una condena menor. Escuchó decir que llevarán a los sobrevivientes a Titán (una luna de Saturno), cerca de su hogar. La añoranza lo envuelve.

Ugg mira a los humanos rescatados, al primero que vio en su vida fue al guardabosques que con el cual comenzó todo ese caos. Le parecen débiles y primitivos. Fija la mirada en Mario Vallejo, éste le sigue el juego y se quedan largos segundos, ahí , sin pestañear.

V

-… Uno de los extraterrestres que nos rescataron me mira directamente, pero no noto agresividad en esos ojos negros gigantes, si una especie de lástima, como la que se puede sentir por un perro abandonado en un día de lluvia… Nos llevan a una gran nave espacial… Me rio para mis adentros y me digo que por fin puedo ver un OVNI en alta definición, me parece un buen chiste, lástima que nadie pueda escucharlo…

… No somos los únicos rescatados, un grupo de unas quince personas está arribando… Entonces veo algo que no puedo creer, el pecho, a pesar de la situación, se me infla de felicidad y dejo escapar un pequeño grito de felicidad… Veo a Marta, caminando cansinamente…

… Marta no murió, pudo sobrevivir… Me le acerco como en un sueño y apenas me ve me dice:

-Mario, sos un hijo de puta, un gran hijo de puta-

… Me quedo mirándole sorprendido, intento abrazarla pero ella se resiste, da un par de pasos para atrás y me vuelve a hablar…

-Mario Vallejo sos un hijo de puta, mal parido… me abandonaste y te fuiste corriendo como el cobarde maricón que sos, siempre lo mismo con vos-

…Intento esgrimir una defensa, un argumento justificativo de mis acciones, pero Marta se refugia en los brazos de uno de los recién llegados… Los extraterrestres nos hacen subir a la nave…-

VI

Ugg tiene el encargo de que los humanos tengan una estancia cómoda durante el viaje a Titán, le llamó la atención la discusión que observó entre un macho y una hembra, aunque no pudo entender una palabra comprendió la situación: ella lo culpó al hombre por algo y por despecho se unió a otro macho de la especie.

La nave tomó vuelo y en pocos segundos llegó al espacio exterior, a Ugg le causó cierta ternura ver  a los rescatados anonadados mirando por los ojos de buey. Entonces entró en rigor la Opción Final.

Las últimas personas, los pocos que sobrevivieron, vieron a la Tierra estallar en millones de fragmentos, después de unos instantes en su lugar sólo quedó un nuevo Cinturón de Asteroides.

La solución que encontró la Confederación para erradicar a la plaga es la destrucción de su hábitat.

VII

-… Viajamos durante un día hasta llegar a no sé qué lugar… Mis compañeros de viaje y yo somos apátridas espaciales, no tenemos planeta… Somos los últimos humanos… No dejé de mirar a Marta durante el viaje, ella estuvo abrazada al patán ese, tan musculoso y con cara de idiota… Sinceramente pensé que Marta había sido presa de los cerebros vampiros, pero ella me ve como un medroso, ya veremos cómo lo soluciono… Su nueva pareja es más musculosa que yo, pero no siento temor de pelear con él, ella debe recapacitar y volver conmigo…

… Calculo que han pasado unos tres días desde que llegamos a este lugar, al principio nos tuvieron en un recinto cerrado e inmaculado. Nos hicieron pruebas unos seres de corta estatura y de piel verdosa, quienes nos trataron muy cordialmente, para nuestra sorpresa se comunicaron con nosotros por telepatía. Nos dijeron que estemos tranquilos, que íbamos a ser cuidados…

Luego nos llevaron a una especie de domo de un material transparente, muy amplio, con viviendas, un estanque con agua cristalina y vegetación originaria de la Tierra…. Tenemos espacio suficiente para vivir la veintena de personas, entre hombres y mujeres, todos adultos… La mayoría creo que aún no caen en la realidad en la que estamos, están sentados mirando al piso, sin hablar, como perdidos… Por mi parte, para evitar ver a Marta y su novio nuevo, paso el tiempo cerca de la pared de la cúpula que nos contiene…

Después de  que transcurren unas horas el corazón me da un vuelco, viene a mi mente la certeza de nuestro verdadero destino… Ya sé qué pasa, dónde estamos…

… Somos la atracción de un Zoológico.

Fin de la tercera parte.