La adultez, los open world y el poco tiempo

  •  
  •  
  •  
  • 30
  •  
  •  
    30
    Shares

Esta nota va para los que somos de la generación de los treinta años para arriba. Cuando arrancamos y conocimos el mundo de los videojuegos, al principio solo pasábamos minutos, según cuanto nos duraba la ficha y cuantas teníamos. Luego, cuando comenzamos a tener nuestras primeras consolas en casa, ese tiempo se multiplicaba aún más. Teníamos juegos en cartuchos y ya no necesitábamos comprar fichas para seguir jugando, era perder y volver a empezar cuantas veces queríamos. Si teníamos otra actividad, como ir a comer o ir al baño, solo teníamos que apretar el botón “start” y el juego automáticamente se ponía en “pause”. Solo teníamos que tener la precaución de que el transformador se podía calentar mucho y teníamos que apagar la consola por unas horitas.

Llegó el año 1994 y todo cambió, ahora teníamos consolas que además de tener un juego en un cartucho más evolucionado o en CD-ROM, teníamos un pequeño cartuchito llamado: “Memory card” o “Controller pack”. Como ya habíamos pasado de jugar juegos en plataformas, puzles, deportes etc., en ese momento se sumaron las historias, cinemáticas, muchos más ítems, apertura de puertas, el 3D y demás elementos que hacía que los juegos durasen mucho más horas y tuviesen más tiempo de desarrollo y dedicación. Pasamos de jugar un Sonic a jugar un Resident Evil, resolver misterios, sobrevivir, preocuparte si tenías espacio en el inventario, si tenías balas y muchos factores más que te hacían pensar y tomarte tu tiempo.

Teníamos quince años y más también, algunos trabajaban, otros iban al colegio todavía, pero nuestro tiempo de juego en relación a las actividades y responsabilidades era mucho más flexible. Hoy en día hemos llegado a la adultez y han aparecido los juegos “open world”.

Mucho de nosotros, que seguimos siendo fieles gamers de la vieja escuela y nos hemos ido adaptando a través de los años a las nuevas generaciones de consolas, tenemos un problemita con este tipo de juegos, y es EL TIEMPO. El poco tiempo que tenemos.

Los juegos “open world” demandan muchísimo tiempo, ya no son solamente recorrer casas, vecindarios o tener un juego túnel por así decirlo, ahora tenemos un gran mundo con un gran mapa, lleno de misiones principales, misiones secundarias con horas, horas y horas para pasar el tiempo, juegos que te demandan más de doscientas horas de juego para completarlo y poder conocer todo el mapa y sus lugares ocultos. Acá van algunos ejemplos:

Mapa GTAV
Mapa Skyrim
Mapa Witcher 3
Mapa World of WarCraft

Podemos ver los mapas de estos juegos pero si le hacemos zoom a alguna región, estos se agrandan en muchos lugares más ¿Realmente tenemos tiempo para estos juegos? ¿Podemos consumirlos todos?, son las preguntas que nos hacemos día a día a medida que salen nuevos títulos. Las obligaciones y responsabilidades hacen que ya a la edad que tenemos, no podamos disfrutar de tantos títulos que salen hoy en día, tenemos que ser mucho más selectivos a la hora de comprar o bajar un juego y además organizarnos la agenda para poder sentarnos tranquilos y al menos poder jugar unas horas.

Hay casos donde la persona decide volver a lo retro y disfrutar un momento de nostalgia y listo, buscar algún juego túnel como en la época de los años noventa (hay, pero son muy pocos) o directamente optar por juegos online multiplayer, pasar una dos horas jugando a algo de disparos, pelea o futbol y seguir con las actividades diarias.

Lo más básico para jugar, sería algo en un celular, en alguna sala de espera o inclusive cuando vas al baño. Así es la vida, se te pone más al palo y el tiempo de ocio se te reduce un montón. Para colmo los “open world” son fantásticos, creativos, llenos de lugares increíbles, cambios de estaciones, horarios de día y noche, encontrar cofres lleno de ítems, aldeas con nuevas misiones, quedarte mirando un amanecer y poner el modo foto, transportarte en caballo, dragones, autos, motos, robots, caminando o corriendo más rápido con alguna habilidad, tenerla clara con los movimientos, planear tus ataques , ya no solo tenes ítems si no que ahora tenes que buscar elementos para crear tus armas, todo esto y mucho más. Podes pasar una hora tranquilo organizando los ítems, una hora o más creando tu personaje, la cara, el pelo, la contextura, la ropa  y todo lo que esté disponible para identificarte con tu amigo en esta nueva aventura.

Ya se está por terminar la última generación de videojuegos, estamos por pasar a la siguiente, ¿pudiste jugar tantos juegos como antes?, ¿Qué esperas de la nueva generación? , son preguntas frecuentes pero creo que una de las más importantes es si los “open world” serán aún mucho más inmensos de lo que son y podremos tener el tiempo suficiente para jugarlo. Yo creo que no.