Running para principiantes

  •  
  •  
  •  
  • 41
  •  
  •  
    41
    Shares

Resulta que un día fuiste al parque y diste la vuelta al lago trotando. Muy despacito, pero sentiste en la sangre algo. Una euforia rara. Volvés a tu casa agrandado. ¿Será que lo de correr es lo tuyo? Empezás a soñar con correr una maratón.  Ves a la gente que corre como iguales. Te sentís un groso.

Luego de chequear en Internet planes de entrenamiento. Buscás carreras y … calmáte Titán. Vivís en Mendoza. Aquí la apariencia cuenta. En las primeras etapas no es tan importante lo que estás haciendo, sino lo que “parece” que estás haciendo. Voy a darte una darte una serie de tips de mi experiencia personal, y de algunos runners amigos, sobre lo que tiene que ser tu outfit, look y actitud a la hora de realizar esta actividad.

La ropa

Lo primero es lo primero: la ropa. Si sos viejo ya no va eso de zapatillas de lona, buzos de yoging, vinchas de toalla, etc. Ahora la ropa que se usa se llama “técnica”. Aunque en la vida diaria seas gótico, o te pinte la ropa coreana, o como en mi caso, jean, zapatillas de lona remeras de algodón; ahora las remeras y los pantalones cortos son de telas raras, de colores bien visibles, y diseños modernos. Así que antes de largarte a correr en el Parque en el horario que van todos para hacerte ver que eres tan groso como te sientes, pasate por un lugar según tu presupuesto y mínimo: un par de zapatillas, dos pantalones cortos y dos o tres remeras de colores “notables” como borravino, verde agua, celeste pálido, naranja tenue, verde manzana, etc.

Las zapatillas son muy importantes. Tanto que cuando dos runners se conocen se miran las zapatillas con la misma intensidad con que los perros se huelen.

Y ojo cuando la ropa no es técnica. Por más que elijas rojo tomate, naranja municipal o verde loro, o telas sintéticas, si la compraste en Balbi o Castellanas se nota. Me lo contó un amigo.

Es mucho muy importante no usar remeras de futbol, menos de clubes locales. A decir de un profesor y director de un grupo de Running: de poder se puede, pero estamos en Mendoza, y no es acorde.

Las poses

Llegas a un bebedero y hay dos o más runners esperando. No importa la distancia que estés del inicio de tu titánico entrenamiento. Resoplido, miras al piso y luego al frente, hombros para atrás, una o las dos manos en la cintura, y si te miran levantas las cejas. Mientras esperas tu turno para tomar agua. Si es necesario la actúas en casa varias veces antes de cada entrenamiento.

Esta pose es una de muchas que irás aprendiendo en cada salida a correr. O de ver las redes sociales.

Si no sos elfo (ver nota: los runnerlotudos) tenés que ponerle actitud. El gesto adecuado requiere horas y megabytes de ensayos. Porque la selfie es parte innata del floclore runner. Nos sacamos selfies para todo. En los bebederos, al llegar a un punto de reunión, al empezar y terminar de entrenar, en juntadas, en asados, alrededor de una torcedura o quebradura expuesta de un compañero, etc. No te conviene esperar a ver las fotos de otros, porque te va a pasar que o no salgas, o salgas mal. Dos o tres fotos de cada cosa que se te ocurra importante. Paisaje, paisaje con todos, paisaje con todos y selfie. Selfie con el paisaje de fondo. Selfie al desbarrancarse del Arco por no mirar la piedra. Foto grupal alrededor de la camilla de la ambulancia. Tu vida pasando ante tus ojos pero el pulgar y la mano derecha levantada para el Face.

El Lenguaje

Quizás el tema del léxico que tienes que manejar va muy a la par con el tema de las redes sociales, cosa que hablaré después. Pero debes aprender varias palabras aunque su significado literal no te sea claro, si el contextual. Y las metes en todo lo que puedas. Como cuando un niño aprende la palabra espermatozoide. O pene.

Fondo, running, trekking, trail, ultra, pasadas, track, fartlek, etc. Por ejemplo: Fondo de 4k pensando en los 7k Barrio Santa Elvira. Terrible los 5k Unión Vecinal Plan Sismo, ahí les dejo el Track. O este que vi en las redes (en joda, obvio) que me pareció genial: ultimando el equipo para el Trail Las Heras Corre Por tu vida, Plumerillo-Plaza San Miguel. Es imperdonable un error en estas porque se te notaría lo neófito, por ejemplo (se corrió hace poco más de un mes): “Trial” “K21” Arroyo Pequenco, Malargüe.

Memorizate dos o tres axiomas como verdades del universo, y cuando veas que alguien que no concuerde lo miras como quién mira a un hereje, a un ser inferior. Por ejemplo: “La maratón son 42,195 km”; “Yo no corro ninguna carrera que diga Maratón y no sean los 42K”; “mañana corro, solo fideos blancos, nada de fiambres fríos”; “Las zapatillas para correr no deben tener cámara de aire, y menos Topper de lona”; “Running y cigarrillos son incompatibles”, “Correr quema el Cortisol, hormona del stress y genera endorfinas”, “Somos adictos al Runner High (Subidón del corredor)”.

También es importante transmitir el espíritu épico de lo que haces: hizo un calor terrible; varios desmayados. Llegamos empapados y no veíamos por la lluvia. El sendero tenía muchísimas piedras y varios se cayeron. El esfuerzo nos hace fuertes. Estuvo buenísimo, el año que viene volvemos.

Redes Sociales

Yo sigo tres niveles diferentes. Facebook para socializar, Instagram para ver y mostrarse y YouTube para motivarse.

A la hora de postear tenés de convencer a los demás lo que sentís: sos un groso; el futuro Kilian Jornet; el rey del pavimento; vas a la par del colorado Mastromarino; el heredero de Filípides, soldado de Atenas; etc.

En Facebook no solo tenés que transmitir el esfuerzo titánico que haz volcado en el entrenamiento (aunque hayas caminado para relojear alguna principiante), en los posteos de los contactos runners lo mínimo en los comentarios es groso, siguiendo con Titán, capo, héroe, etc. Los emoticones afines a las expresiones, brazos haciendo fuerza, manos aplaudiendo, medallas, personitas corriendo, etc. El otro tiene que sentir lo que Tom Hank al rescatar al soldado Ryan, aunque lo suyo haya sido una caminata a duras penas por la Libertador con asistencia respiratoria en la rotonda de Orzali.

En Instagram no hace falta mucho los comentarios, si los likes (o corazoncitos). Y es clave el buen uso de los hashtags (#). Esta red social es como mirar las tendencias mundiales. Un feedback a nivel mundial sobre aspectos claves de tu apariencia: poses a la hora de la selfie, ropa, léxico, etc. Te va a pasar que te van a seguir y vos vas a seguir a gente de todo el mundo.

Y youtube se usa para seguir a los runners o triatletas que postean sus eventos, pero abunda en frases que nos pueden servir para los posteos en facebook. Lo mismo que música y videos motivacionales.

Un buen asistente en las redes sociales son las App de running. Digo, si el celular tuyo se banca el gps durante una hora más o menos. Aprender a usarlos es clave. Algunos de ellos como el Endomondo, Runtastic, Strava son miniredes sociales. Le sacas scrennshots  a los track, a los rendimientos, y derecho a las redes sociales. Hay una inclusive que genera un video siguiendo el recorrido con el mapa de Google de fondo.

Mezclar fotos, capturas de las app, palabras, frases motiviacionales runner  y hashtag. Por su puesto, aquí va a saltar si le diste vuelta a la Plaza Independencia o subiste el Cerro de la Gloria. Vos ves como la remás a la hora de postear. Sé que sos un groso bien argento y vas a encontrar el chamullo adecuado, Borges de la Maratón, Lugones del pedemonte.

Carreras

Una carrera para un runner que se respete tiene que dar dos cosas: remera y medalla finisher. La medalla la colgás en algún visible de la casa, previa selfie con ella (el gesto más común es morderla).  Y la remera la usas en los entrenamientos. Son como las medallas de los miitares: Ah, mirá, corriste la doble Corralitos Rodeo de la Cruz (selfie con el compañero mostrando el logo de la remera, con pose de modelo luciendo un traje, con fondo del césped o de algún cerro de la precordillera)

Y aunque la propaganda diga Maratón, cuando estés entre corredores nunca, pero nunca, digas que vas a correr la maratón de Conín, por ejemplo. Sería correcto decir, voy a correr los 10k de Conín. Lo repito, porque es uno de mis axiomas, la maratón son 42 km 195 metros.

Y la carrera mendocina donde van todos, tanto a correr como a alentar es la MIM (Maratón Internacional de Mendoza). Si no tenés fotos con los participantes, o participando en la última se te mira como con lástima.

Y si lográs participar de alguna en Chile o la de Buenos Aires en cualquiera de sus distancias estás un nivel por encima del resto. Tomar nota. No Hagan como yo, que ni siquiera soy de cabotaje. Soy de línea. (Selfie con cara de tristeza con fondo de los Caballitos de Marly #Run #Running #Corroporllegar #Loimportanteescompetir #Pobreperconorgullo #bolsilloflaco #snif 5k para quemar pobreza #dosvueltasallago #unchorromepersiguió #yunchoco #MendozaMaravillosa)

Conclusión

Los runners somos una tribu un poco intensa. Algo imbancable. Densos. Pero es que es una actividad que durante un tiempo hacíamos solos. Y como una actividad cuando se normaliza, mucho gracias al Internet, vemos que pertenecemos a algo grande. Una hermandad. Y así lo sentimos. Y somos solidarios entre nosotros, como lo serían cualquier logia, o parroquia, o congregación religiosa sin los celos correspondientes.

En realidad más allá de molestar a la gente en sus ganas de no dejar el sofá y la zona de confort, no le hacemos mal a nadie. Somos conscientes de cómo se consume mucho de nuestro stress al correr. Después de las carreras o salidas a los cerros volvemos con pilas que nos duran hasta la semana que sigue.

Pero volviendo al tema de esta nota, todos estos concejos les van a servir hasta que empiecen a correr en serio. Allí van a saber diferencias la paja del trigo. Discernir de qué de todo esto que explico es innecesario, y que no.

Agradezco la increíble colaboración de “Lilí Marleen” (seudónimo), runner rubia y Doctora, muy solidaria con los compañeros, que rompe corazones en los senderos del Parque y en la guardia de los hospitales. Tiemblen novias y esposas.

Y al Jefecito Richard Bomur, que intercambia kilómetros en su ardua tarea de esparcir humo.

Abrazo finisher (Es el que se da al terminar una carrera, y que te hace sacar lágrimas de la emoción. Selfie obvia y primordial).