Predicciones mendolotudas para 2019

  •  
  •  
  •  
  • 33
  •  
  •  
    33
    Shares

Entre el 31 de diciembre y el 1 de enero lo único que cambia es el dosaje de alcohol en sangre, eso está claro. Pero nos gusta pensar que con la entrada de un nuevo año en el calendario, las energías se renuevan y todo irá mejor. Para los curiosos y ansiosos, el horóscopo es una herramienta bastante útil. Se basa en el tránsito planetario y su influencia energética con las constelaciones y demás estrellitas cósmicas. Son doce constelaciones que no responden a los doce meses del año, ya que el Papa Gregorio cuando armó el calendario que nos rige no tuvo tanto en cuenta el sol como la luna, cuyo ciclo dura más o menos un mes, pero eso es tema de otra nota. Consultando con diversas fuentes que saben bastante sobre el devenir del futuro en su relación con los astros, les he preparado una versión bien local.

Antes de empezar, les cuento que la palabra “horóscopo”, deriva etimológicamente de la palabra griega “horoskopos” está compuesta de “horai” y “skopein” y significa “el que observa la hora”. En la mitología griega las Horai eran las diosas de las estaciones, cada una tenía su temporada, clima y constelación. La palabra “skopein” significa observar, de ahí que palabras como telescopio, caleidoscopio y microscopio tengan esta composición griega en su etimología.

Todos los horóscopos empiezan con Aries porque es la constelación estelar que aparece en el equinoccio del 22 de marzo, cuando se abre el tiempo de las siembras en el hemisferio norte. Estamos en el hemisferio sur, bien al sur, por eso no voy a empezar con Aries sino con Capricornio. No sólo porque es el punto de solsticio el 22 de diciembre, sino que hay otros motivos de peso para esta alteración, que los explicaré en sus apartados.

Además de los doce signos, ellos se agrupan de acuerdo a los elementos de la naturaleza: fuego, aire, agua y tierra. En este punto hay ciertas coincidencias con el horóscopo chino (el de los animales), con mejor prensa en el mundo oriental.

Como yo sé que cada uno va a ir directo a su signo y no van a llegar hasta el final, si les gusta la nota (o la parte de la nota que les importa), comenten, compartan, pongan “La amé” en el cuadrito que está abajo del título. Si llegamos a los suficientes shares, para el año nuevo chino (5 de febrero) les anticipo las predicciones del zodíaco en el año del cerdo de tierra. Al que tenga una duda puntual sobre su predicción, antes de preguntar boludeces, vaya directamente al final de la nota.

Vamos entonces a este “HOROSCOPOLOTUDO 2019”

Capricornio

Son lo ni/ni. Resulta que tuvieron la desgracia de nacer en tiempos en los que termina un año y empieza el otro. Sus papás estuvieron cuchareando en otoño y les marcaron este destino de olvido, ya que entre las fiestas de fin de año y las vacaciones, nadie se acuerda del cumpleaños de estos hijos de Saturno. Hay una canción de Pablo Alborán que dice: “En Saturno viven los hijos que nunca tuvimos”, sería lo más parecido a un capricorniano. Dicen los que saben, que son los más serios del calendario, algo más que lógico si se tiene en cuenta que nunca tuvieron un cumpleaños. Por ser serios, también suelen tener puestos de responsabilidad y liderazgo. Nada mejor que un aguafiestas para regentear una oficina. Su animal representativo es la cabra, que tiene su versión local en el chivo. ¡Pobres capriconiolotudos! Pasados los Reyes Magos, en Malargüe hacen un megafestival en su honor y ponen al asador a cientos de ellos. Esa vendría a ser más o menos la predicción menduca for ever life: los tienen en cuenta sólo para el asador a fuego lento.

Vamos al 2019, tiempos en donde los nodos (así como la tierra se divide en cuatro cuadrantes, el cielo también) del karma pasan por Cáncer y Capricornio hasta mayo del 2020 (las constelaciones, no los trópicos terráqueos, pero algo influye la posición de la tierra en relación al sol, por eso estos dos signos van a tener un año que vira su energía en la segunda mitad). Pero más allá de si es en el primero o en el segundo semestre (por favor no remitir a fantasías financieras), en estos meses de 2019 los alcanzará el destino. Van a tener que pagar las cuentas, ordenar los papeles y arreglar la casa porque se viene complicado. Si tienen procesos judiciales o vienen pateando alguna cosa, se acabó el plazo, es tiempo de definir. Añito intenso les espera y arranca con un eclipse de sol en esta constelación estelar y a mitad de año un eclipse lunar con el satélite transitándoles también el cielo. Cierran el año con otro eclipse de sol, allá por el 26 de diciembre de 2019. No van a tener un año lo que se dice tranquilo. Su regente, Saturno, todo el año va a estar en el signo, así que eso les va a generar ganas de volver a fojas cero con todo. Planifiquen lo que puedan porque si no, el cielo se les va a caer encima, van a estar muy exigidos socialmente. Consejo: si andan de trampa, los van a descubrir, ustedes sabrán qué hacer con ese temita.

Acuario

Luego del festival de asesinato caprino, llegan ellos. Si hay volados por naturaleza, ahí aparecen. Uno automáticamente piensa en el agua, mar, vacaciones. Pero no, es un signo de aire. Y si hablamos de aire en Mendoza, no se trata de vientitos, sino que lo llamamos Zonda. O sea que más que volados son un vendaval que se lleva todo puesto y deja la mugre desparramada mientras recolecta puteadas. Nacidos bajo la influencia planetaria de Urano, son los grandes desestabilizadores. Nada les viene bien. Siempre están buscando alternativas a su natural disconformidad antisistema. A veces funciona para bien, otras son para el desmadre. Son desordenados y les encanta serlo. Si un acuariano se enamora de vos, ponete el cinturón de seguridad, va a ser un viaje a toda velocidad. Pero si te enamoraste de un acuariano… olvídate de que te prometa la luna o ponga la alfombra debajo de tus pies, y más bien esmerate en que se divierta porque en cuanto se aburra, se va muy a su estilo estridente: a los portazos, pero con un glamour deslumbrante.

Entre los más conocidos acuarianos de todos los tiempos se encuentran Amadeus Mozart, Galileo Galilei, Abraham Lincoln, Thomas Edison (les dije que eran revolucionarios y no pasan desapercibidos. Si no hacen las cosas a lo grande, no las hacen).

El 2019 viene más liviano, porque los nodos salieron de Leo-Acuario, y Urano terminó las tres oposiciones que tuvo en 2018, haciendo estragos en estos aventados que salieron a desarmar con toda la furia huracanada. Además hubo varios eclipses bajo su influencia, lo que los puso en el ojo de la tormenta y amplió su influencia hacia todo lo que alcanzó la sombra, para sacar a la luz los trapitos sucios. “Después de la tormenta siempre viene la calma”, canta Alejandro Sanz. Acuarianolotudos, deberán hacerse cargo de las cagadas que se mandaron este año, saldar los pendientes o disfrutar de los aciertos que tuvieron de puro inquietos nomás. Empiezan con fuerza, con el eclipse lunar en Leo (su opuesto), el mismo día que el sol entra al signo. Así que si tienen planes traten de concretarlos desde el principio, ahí cerquita del cumpleaños porque después se van a aburrir (para no perder la costumbre). Luego viene un tiempito de crecimiento, estabilidad y concreciones, pero dura poco porque apenas consigan lo que quieran, van a encontrar otro desafío. Después de tantos cambios que se dieron en el 2018, van a estar un poco renuentes a otro más; sin embargo, queda uno que si no lo hacen, se van a arrepentir. Hay que dar el salto, subir el escalón, superarse y volar.

Piscis

Este sí es un signo de agua. Son los navegantes del pensamiento, el arte, la espiritualidad. No hace falta decir que agua es lo que escasea en Mendoza, así que no abunda lo antes dicho, tampoco. Si en estas latitudes pensamos en agua nos viene la imagen del dique Potrerillos, ese gran espejo que dicen que con un terremoto se le raja la compuerta y nos inundamos todos. Bueno, eso sería la definición perfecta de un piscianolotudo: agua estancada a punto de colapsar. Se los identifica con peces, que acá en Mendoza serían unas carpas de las que abundan no precisamente en Potrerillos, sino en el Carrizal, triple frontera entre lo real, lo posible y lo esperable. No es de extrañarse que allí habiten monstruos de lodazal que en cada luna llena comen la sobra de lo que dejaron los picnics de la temporada. Dado que bajo la influencia de Piscis se celebra la Fiesta de la Vendimia, que siempre hace agua, está más que claro que nunca vamos a tener una fiesta como la que queremos, porque Mendoza fue fundada un 2 de marzo y también es pisciana, así que doble agua: hundido.

Buscando famosos de este signo encontré sorpresivamente a Osama Bin Laden y Josef Menguele (el ángel de la muerte nazi) Chan…! También a George Washington (si, el billetito más buscado), Albert Einstein, Steve Jobs, José de San Martín (que no es mendocino, por si no lo sabían).

El 2019 les llega con Marte (el guerrero), transitando por la constelación de Piscis, o sea que el agua está más turbulenta que nunca, aconsejo no nadar demasiado y mantenerse en superficie, tratando de no alejarse mucho de la orilla porque las lunas les van a subir la marea y el eclipse de Enero ya los va a encontrar dando manotazos de ahogado. Vienen cierres a etapas dañinas y la comunicación y la expresividad se dan desde la conexión interna. La regencia de Neptuno durante todo el año en tu constelación, fortalece la creatividad, la espiritualidad y les va a ayudar en la relación con los demás desde el equilibrio. Se pone a prueba la templanza, ese es el desafío.

Aries

Otro ejemplar con cuernos, pero este tiene mejor suerte y más marketing porque los rige Marte, el dios de la guerra, de ahí su nombre derivado de ARES, el guerrero amante de Venus. De ese amor nació Eros, así que estos fogosos tienen fama de buenos amantes y el mito los ayuda con ese lobby. Sería nuestra mejor conocida oveja, que relacionamos con el abrigo y todo lo que nos calienta cuando hace frío. Se mueven por el deseo y la pasión, son entusiastas activos y si de tomar acción se trata, no miden consecuencias. Este año, vienen complicados como Capricornio y muchos de los planetas le transitan por su opuesto: Libra. Van a tener que esperar que Marte salga de Piscis para tomar un poco de fuerza y tratar de encender aunque sea una fogatita que les complazca sus tendencias pirómanas. Tranquilos muchachos, no es el momento de hacer una gran hoguera porque son los primeros que se van a quemar. De todas maneras es un año de oportunidades, con Urano molestando en la primera época del año que les prepara el terreno para la entrada de Venus cerquita del cumpleaños, así que van a soplar las velitas enamorados si se calman y dejan de lado la testarudez y la impaciencia. ¡A rebelarse con inteligencia!

Tauro

Otro animalito con cuernos, pero este ya nos es más familiar, puesto que toros hay por todas partes y sólo de nombrarlos, el que se nos viene a la mente es el de la bodega Giol. Ergo, vino. Como signo de tierra, son predecibles y por eso mismo, confiables. Rara vez se molestan pero cuando lo hacen más vale que no tengas una tela roja flameando porque te clavan el cuerno. Si hay algo que los caracteriza es la terquedad, no se dan por vencidos aunque estén haciendo algo completamente inútil. Hasta que no chocan con la pared, no paran. En este año vienen cambios, así que no te pongas terco porque te lo vas a perder. Ya pasó la tensión experimentada en 2018, pero el primer trimestre viene de limpieza emocional y transformaciones intensas. Va a ser como un empezar de cero en muchos sentidos. Abrir la cabeza y el corazón o la vas a pasar mal y el invierno te va a encontrar sin nadie con quien cucharear, más solo que momia inca en el Cricyt.

Géminis

Los gemelos indescifrables. Nunca se sabe cuál de sus dos personalidades amanece cada día. Tandean entre la comodidad y la inquietud. Cualquier micro los deja bien. Tienen para todo una excusa y se acomodan con facilidad a cualquier panorama. Típico mendocino, que piensa una cosa pero dice otra, que es pobre pero se siente de clase media, que no conoce Las Leñas pero vacaciona en Valparaíso y vuelve con el baúl cargado porque le viene bien el cambio aunque se tenga que comer un día entero en la aduana. La influencia de géminis viene de su regente Mercurio, un planetita bastante pequeño, pero molesto, que da la vuelta alrededor del sol varias veces por año, y altera los tránsitos de los poderosos que van lentamente surcando su línea ovoidal. Mercurio es acelerado, si se junta con Venus surgen romances, si se junta con Marte, se arman guerras, si se junta con Júpiter hay desastres naturales. Signo de aire también, por lo cual, es el que infla el viento de acuario. Si Mercurio y Urano se juntan, son la tormenta perfecta. Pero cuando Mercurio está retrógrado, es mejor acomodar las cosas porque en cuanto sale de ese sueñito que se echa, sacude todo. Los signos de agua: Piscis, Cáncer y Escorpio van a tener a Mercurio retrógrado, así que… paciencia.

De todas maneras, si se mantienen tranquilos, el 2019 va a ser grandioso a nivel de evolución interna, aprendizajes, encuentros importantes (incluso los cercanos de todos los tipos). El contacto con la naturaleza para equilibrar mente, cuerpo y alma va a ser más que necesario en este año.

Cáncer

El cangrejo empieza a mover sus pinzas justito a mitad de año, cuando empezamos a sentir el cansancio que no cede ante el frío. Este año con la influencia del nodo norte en cáncer, van a estar tensando las cosas en donde se metan. Especialmente en el ámbito familiar, su influencia planetaria más intensa viene de la luna. El eclipse de sol del 2 de Julio va a dar vuelta las cosas, así que cuidado. Se van a activar los aspectos creativos y sensibles, todo aquello que estaba parado, toma un nuevo impulso, sobre todo en la segunda mitad del año. Las sensaciones de fracaso, rupturas o traiciones del 2018 se sanan y superan. El bienestar económico depende de la conciencia de tu fortaleza, tus dones de integración social y la superación del dramático año que han pasado, donde todas las estructuras se han caído. Callar el parloteo mental y confiar en el espíritu aventurero.

Leo

Bueno, bueno. Los reyes de la selva. Acá lo más parecido a una selva es el Parque San Martín y lo más feroz en la fauna local es el puma. No les vamos a quitar mérito en cuanto a la fuerza, pero a veces se impulsan más por ego que por razón. Como signo de fuego, con el sol por regente, son los típicos que están al lado de la parrilla supervisando todo, porque de hacer algo ni hablemos, ellos son los reyes. El 2019 viene con renovaciones, transformaciones y nuevas conexiones. El eclipse de principios de año marca un hito en la reconciliación con el pasado desde un lugar espiritual. Hay mudanzas, no sólo físicas sino emocionales, así que mejor relajarse y estar atento a las oportunidades que se abren para poder consolidar vínculos y fluir. Año próspero en los nuevos proyectos, año de expansión y equilibrio entre lo material y lo emocional. Venus entra por este portal junto con el solsticio. ¡Aprovechar el amor!

Virgo

Dúctiles e ingeniosos, indagan las cosas como si fueran laberintos, dan vueltas y vueltas y vueltas sobre un mismo asunto y a veces se pierden en su laberinto personal. El año 2020 sí se les viene complicado, así que mejor aprovechar este y agradecer. También los rige Mercurio (les dije que era molesto), pero en su versión ordenada, ya que a ustedes no se les pianta el gemelo. La primera parte del año viene de balance. Marte les entra cerca del cumpleaños y les mejora la perspectiva de progreso. Han estado un poco insoportables en el 2018, así que esa energía se disipa este año y se abren nuevas posibilidades de mejorar las relaciones en todos los sentidos. Los esfuerzos van a ser recompensados. Quizás el desarrollo profesional es el aspecto que mejor va a funcionar, pero eso provoca una expansión hacia otras áreas y pude ser benéfico en otras áreas. La clave: dejar ir lo que no sirve, agradecer lo que llega y prepararse para el sacudón.

Libra

La balancita de la justicia, que es ciega. Se los relaciona con la belleza, la armonía, el equilibrio. Hijos de Venus, la equivalente romana de Afrodita (la que le metía los cuernos a Hefesto con Ares y de ese amor nació Eros), los librianolotudos serían como los Icardi del zodíaco, así que cuidado con estos que la matan callando. Les gusta estar bien con todo el mundo, algo que a veces les juega en contra. Le van a estar tensando las cosas a los arianolotudos, ya que en como su opuesto y con muchos más planetas surcándoles la constelación, van a reafirmar muchas cosas que van a ir encontrando el espacio y la oportunidad para concretarse. Se cierran etapas y se abren otras. El propósito de vida se afianzará fuertemente y la familia será la protagonista en todo lo que les influya en este 2019.

Escorpio

Tenemos los alacranes de piedemonte como la versión local de estos animalitos ponzoñosos. Enigmáticos por naturaleza. Dan miedo, pero no hacen más que cosquillas y se reproducen por aquí porque son bichitos de sequía. Como arácnidos le hacen competencia a la loxóceles, que les gana en el primer raund. No obstante, se manejan en manadas y el Mendo tiene un grupete que responde bastante a esta característica social. En 2019 se afirmaron muchas cosas, fue el año de ustedes escorpianolotudos. El año les empieza con Venus augurándoles mucho amor. Se van a dar los frutos de todas las proyecciones de 2018, aunque poco a poco, madurando en su justo tiempo y medida. Vienen emociones intensas, en donde van a priorizar la búsqueda del sentido de trascendencia, siempre con independencia. Vienen replanteos a nivel emocional, el escorpión sale de la cueva, asi que los taurinos, cuidado con el aguijón. Son un signo de agua, así que con la salida de la cueva salen también las cosas ocultas y todo eso que se tenían bien guardadito, pero para bien. Las decisiones que tomen en este año no son nuevas, sino que ya saben que las tienen que resolver de una vez. Tienen la energía para hacerlo por las buenas, así que eviten los malos modos en lo posible ya que el aguijón es mortal, todos lo sabemos.

Sagitario

La otra cara de géminis. Mitad hombre, mitad animal,  lo conocemos como el centauro, un ser mitológico que no existe pero que encuentra sus representantes entre esos que piensan como humanos pero se reproducen como bestias. Hijos de Júpiter, manejan muy bien el arco y la flecha, donde ponen el ojo, apuntan, disparan y aciertan. Los sagitarianolotudos son los grades protagonistas de 2019 porque tienen a Júpiter, su regente, todo el año instalado, dando fuerzas inusitadas. Así que… ¡bienvenida prosperidad! Hermoso año les espera con grandes bendiciones celestiales. Si hay complicaciones, no  les opacarán el éxito. Este año, adonde el centauro apunte, habrá expansión, crecimiento, apertura y buenas perspectivas. Aprovechar el año, desde el inicio. A pesar de tener buenos presagios, es necesario pensar las cosas antes de mandarse. Van a estar desenfrenados amorosos, conectando desde lo emocional con todo lo que les mueve la pasión. Les dura un año, así que no abusen. El karma no falla y se les viene encima en el 2020.

Espero que les haya sido de utilidad, si quedó alguna duda, hablar con Richard Bomur, tengo contrato de exclusividad con El Mendo y las consultas particulares las cobra él.

¡Feliz y próspero 2019 para todos!