El diario secreto de Brenda Burke | Día 7

  •  
  •  
  •  
  • 25
  •  
  •  
    25
    Shares

Anoche tuve un sueño muy extraño y vívido. Yo estaba en el cole y me llegaba un mensaje por whatsapp de un tal Joaquín Morales, en su foto de perfil minimizada salía un chico de trece años de edad, aproximadamente, muy lindo, de ojos claros y pose de modelo. Pero al tocar sobre la imagen para ampliarla se cargaba la foto de un hombre calvo, como de cuarenta años de edad y barba desalineada. Sus ojos eran negros y almendrados, pero había algo en su mirada que me hizo soltar el celular de inmediato. Sentí cómo un calor recorría mi cuerpo, generando la adrenalina suficiente como para salir corriendo. Mi cuerpo se había preparado inconscientemente para huir. Sentí mucho temor y vulnerabilidad. Fue horrible. Luego de eso me desperté de golpe, con el corazón en la garganta. Fue demasiado real, de hecho, cuando desperté temía que ese hombre estuviera allí, en mi habitación.

Aún Sami no termina de contarme su historia. No sé qué es lo que sucedió con ese chico, Joaquín, pero tengo un presentimiento terrible. Hoy a Sami la retiraron antes del colegio y no pudimos hablar. Quería contarle sobre mi sueño. Me dijo que su madre haría un retiro espiritual con sus amigas de la iglesia y, que quería llevarla a ella también para que sociabilizara con las hijas de sus amigas. Antes de irse me dijo que había dejado una carta escondida en el bolsillo de mi mochila y, que por favor la leyera cuando estuviera sola en mi habitación. Y que luego de eso la quemara o la rompiera en mil pedazos para que no cayera en manos equivocadas.

He revisado en el bolsillo que me dijo y no encontré nada. No hay ninguna carta allí. Espero no haberla perdido en el camino, o peor aún, que alguien me la haya robado en el recreo. Le envié un mensaje a Sami pero todavía tiene una sola tilde, no le ha llegado aún. Me dijo que en el lugar donde se alojarían no habría señal. Creo que voy a morir de la ansiedad. ¡¿Qué pasó con la “bendita” carta?!

¿Me habrá mentido para que no pregunte más?¿Se habrá arrepentido de contarme? Hoy es viernes, hasta el lunes no sabré nada de ella. Tres eternos días sin entender qué está sucediendo.

¡¿Rodri?! Rodri, un compañero del cole, me acaba de enviar un mensaje y creo que me voy a desmayar. ¡Tiene la carta! ¡Ay no!

Me dice que el lunes lo busque en el recreo para devolvérmela. Dice que se me cayó cuando colgué la mochila en mi hombro, antes de salir del aula. Creyó que era un papel para tirar, pero cuando lo leyó ya era tarde,yo me había marchado.

¡La leyó! ¡Dios! Espero que la carta de Sami solo diga que me quiere mucho y que valora la amistad y nada más. Que no sea lo que pienso que es, porque me va a matar. Definitivamente Sami se muere si alguien más se entera de Joaquín.

Continuará…