El diario secreto de Brenda Burke | Día 8 – La carta de Sami

  •  
  •  
  •  
  • 27
  •  
  •  
    27
    Shares

Querida Brenda:

Continuaré la historia por este medio, ya que probablemente no nos veremos hasta dentro de varios días y, quiero que sepas lo que está sucediendo, porque siento que voy a colapsar. Se está yendo todo de las manos, y nadie puede ayudarme. No sé para donde debo correr, a veces tan solo quisiera desaparecer.

Luego de enviarle esa primer foto a Joaquín, me pidió que le enviara otra, pero esta vez en pijama. Luego me pidió una sin él, quería una foto mía desnuda, y ahí me asusté. Me repitió que eso hacían los novios y que confiara en él, porque me amaba como a nadie en el mundo. Fui una tonta, lo amaba, y le hice caso. Por favor no me juzgues, puedo imaginar lo que estás pensando de mí en este momento. No podría habértelo contado a la cara, me muero de vergüenza. Le envié una foto desnuda, y me arrepiento muchísimo de haberlo hecho. Luego de esa foto, al día siguiente me pidió otra y le dije que NO. Y allí fue cuando comenzó a amenazarme con mi familia. Si yo no le enviaba más fotos, él  las imprimiría y se las haría llegar de forma anónima a mis padres.

No podía imaginar a mis padres y mis hermanos… viéndome así. Los decepcionaría. Jamás permitiría eso. Así es que accedí una vez más. Él me decía cómo debía posar, y si no seguía sus instrucciones me volvía a amenazar. ¡¡¡Llegó a decirme que las enviaría a mi colegio!!!

Bren, tengo miedo, ¿y si las envía? Imagínate, ¿cómo podría continuar mi vida después de esa humillación? Mis padres, mi familia, mis amigos, mi colegio, las maestras, por Dios Brenda. Estoy en un callejón sin salidas. Ya no aguanto más. Es un infierno lo que estoy viviendo. Cada vez que salgo del colegio, no sé con qué me voy a encontrar al llegar a casa. ¿Y si un día les llegan mis fotos? ¿Con qué cara volveré a mirar a mi familia? No puedo seguir viviendo así.

He tomado una decisión. Ya hablé con él. Voy a juntarme para pedirle por favor que me deje en paz, que ya no quiero ser su novia y que cada uno siga su camino como antes.  Quedamos en que el Martes, a las doce del mediodía, nos juntaríamos en la Plaza de Godoy Cruz. Espero reconocerlo fácil. Él a mí me conoce pero yo solo lo he visto por fotos.

Voy a terminar con esto Bren, se acabó. No voy a seguir arriesgando mi vida de esa forma. El martes te cuento como me fue, no nos veremos hasta entonces. El retiro espiritual dura hasta el Lunes. Mamá me permitió faltar al colegio con tal de que la acompañase.

El martes será un día muy importante para mí. Cruza los dedos amiga. ¡Que Joaquín reflexione y me deje en paz! No nos veremos hasta ese entonces. Por favor no le cuentes a nadie. Es nuestro secreto, recuerda que hiciste una promesa. Yo me metí en esto sola y lo solucionaré sola.

¡Te quiero mucho!

Sami.

Continuará…