Terraplanista asegura que Mendoza es chata

  •  
  •  
  •  
  • 135
  •  
  •  
    135
    Shares

En su última visita a Mendoza, Guillermo Wood, terraplanista chileno asegura que nuestra querida Mendoza es completamente chata. Luego de un mes de arduo trabajo, congregando a un importante grupo de pensadores, astrónomos, astrólogos y científicos que se están subiendo a esta teoría conspiratoria, Guillermo nos deja las impresiones sobre la provincia.

“Son arto conocidas nuestras teorías que aseguran que la tierra es plana. Los argumentos en los que nos basamos son geométricos y de trigonometría esférica, pero en esta ocasión no quiero hablar de ellos, me he expandido bastamente en la Internet y ahí pueden encontrar todo con lujo de detalles” afirma el chileno. “Sobre lo que quiero hablar es de lo maravillado que me he quedado con la provincia de Mendoza, tierra del sol y del buen vino. He recorrido toda Sudamérica y en ningún lado vi tierra más chata que esta, sinceramente es digna de un estudio” continuó sorprendido el chucha. “Les voy a dejar algunos tips, porque de armar una base mundial, sin dudas debería de ser en esta tierra completamente obtusa”

El paso Pehuenche está completamente desperdiciado (como casi todos sus lugares turísticos)

Tienen un paso natural desde Malargüe a Talca, pero está completamente desperdiciado. Son tan, pero tan ambiciosos y cerrados los del “cordón metropolitano” Mendocino (Gran Mendoza), que siguen invirtiendo fortunas en el pazo Los Libertadores, haciéndolo cada vez más engorroso, creando un verdadero cuello de botella, llevándose miles de vidas cada año y dejando de ganar millones de pesos, por la terquedad de los que manejan el hilo del poder. Igual… culpa del cambio se ha reducido drásticamente las visitas a Chile, aunque surge como barro podrido el punto que viene…

Ni hablar de las maravillas naturales completamente desperdiciadas (como El Salto, Las vegas, La Laguna del Diamante, Los Altos Limpios) o las artificiales totalmente desatendidas (dique Potrerillos, El Nihuil). El calamitoso estado de los campings, las nulas actividades nocturnas para hacer en todos estos sitios, el horrible estado de la mayoría de hoteles y restaurantes.

Saben muy poco de turismo interno

En vez de ajustar los precios, para que el mendocino que se queda pueda disfrutar de la provincia y gastarse los pocos pesos que tenía ahorrados para las vacaciones, prefieren matarlos con el valor de productos y servicios. Los comerciantes no saben nada del mercado, cuando no lloran porque se van a Chile, lloran porque compran en Mercado Libre. Cuando pueden, aumentan las cosas a niveles astronómicos, suben los costos del circuito gastronómico, pretenden cobrar un alojamiento en Potrerillos más caro que en Pinamar y liquidan el turismo interno. Son muy ñatos.

Quitando el enoturismo, las bodegas y los caminos del vino, absolutamente tooooooodo lo demás, está totalmente echado a perder y venido a menos. Nos dan esta mierda a los chilenos y en diez años es Disney, el Caribe, Europa y Japón juntos.

Se cagan en hacer una doble vía con San Juan

Hace millones de años que vienen amagando con hacer una puta doble vía con la provincia del norte. Una obra de morondanga de nada más que 169 Km… completamente rectos, sin una maldita curva pronunciada, sin montañas, sin bosques, sin riscos… planos como la tierra ¡hasta un nene con plastilina la podría hacer! Y se tiran la bola, se lavan las manos, se roban la guita, se cagan entre ellos. Mientras siguen sin aprovechar el arrastre enológico entra ambas provincias y la chance de explotar aún más los pasos. Son mochos.

La tortuga que sostiene la tierra corre más rápido que ustedes.

Artísticamente no se les cae una sola idea y encima son pésimos plagiadores

La mayoría de los productos artísticos de la provincia son copias baratísimas de cosas de otros lugares (por lo general Buenos Aires). De mala calidad, con pésimos equipos de trabajo y tecnológicos. Los dos canales de aire, el 7 y el 9 dan LÁSTIMA. El contenido provincial es paupérrimo y los pobres generadores se tienen que ir a lamer glandes a Buenos Aires para que les abran alguna puertita.

La vendimia… bue, podría copiar y pegar la misma crítica desde 1970 a 2030 que va a seguir estando a la vanguardia.

Tienen más caca en la cabeza que las columnas de elefantes que sostienen la Tierra.

A nivel empresarial son envidiosos y mala leche

El sueño del mendocino laburante promedio es ser empleado del Estado, laburar 6 horas de lunes a viernes y ganar 30 lucas. Con eso el tipo está hecho. Eso sí, para opinar de negocios y empresas son todos financistas, contadores, ingenieros en economía, emprendedores y genios comerciales. Al momento de tomar los riesgos son una manga de cagones. Los pocos, poquísimos mendocinos que se animan a emprender algo, corren con la triste suerte de ser envidados por todos y, como sucede en el caso del arte, plagiados sin vergüenza alguna para poder colgarse de las tetas de otro.

Truchos y mala leche como las fotos de la Nasa.

Son tontos como las manadas

Por lo general, salvo al momento de cazar, los animales van en manada porque son tontos, cobardes y costumbristas… y los mendocinos no tienen nada de cazadores. Van como ganado, como abejas al panal todos al mismo lugar. Una callecita de mierda en el centro (Arístides), para colmo concentrada en apenas dos cuadras y ahí los tenes los setecientos mil chotos apretados y mal atendidos. Un bolichito los viernes, otro los sábados… y ahí los tenes a los manada desesperados por ser parte, por estar, por entrar. Son romos. El recital de un tonto de moda, colapsado.

Son bárbaros: rochos y chetos como mayoría lo demuestran

Las sociedades donde los extremos son mayoría son tercermundistas y poco civilizadas. Mendoza es el caso por excelencia. Los “rochos” (clase baja) son asesinos, peligrosos, delincuentes, mantenidos del Estado, ladrones, drogadictos y mafiosos. El nivel de mafia y narco que hay en Mendoza es alarmante. Bandas narco, villas miseria peores que las favelas brasileras o los chaperíos porteños, mafia del fútbol, asesinatos por un celular, ajustes de cuenta ¡y eso que todavía son un pueblucho de mierda! Están totalmente corrompidos y tienen en jaque a la sociedad clase media.

Por otro lado, los “chetos” (clase alta) son paupérrimos personajes, ordinarios y sin clase. Atestados de lujos efímeros, negreros, clasistas, despreciables con la condición humana, agrandados, repulsivos y sin alcurnia. No tienen un mango y son más relajantes que los porteños. Son ratas, no quieren pagar nada, son egocéntricos, egoístas, mafiosos y corruptos. Las mujeres son espantosos maniquíes, frívolas y calculadoras, cagadoras y mala leche entre ellas.

Guachas chetas frías e inexpugnables como el hielo que limita entre la tierra y el universo.

Ortodoxos, conservadores y patriarcales

Los seres inferiores tienen la necesidad de concentrarse bajo el ala de alguien superior que brinde protección, salud, seguridad y alimento. Muchos animales son así. Cuando esta característica pulula en una sociedad, nace el conservadurismo y el cierre mental, por el temor a cualquier factor que pueda modificar esa estructura piramidal bajo el mando unipersonal de una imagen. Familia, iglesia, Estado… un padre, un cura y un presidente. Mendoza es la concentración de todos estos defectos arcaicos potenciados a niveles incalculables. Una provincia que le dice NO a todo lo nuevo, a todos los avances, a todas las ideas.

Son más arcaicos que la caparazón de la tortuga que sostiene al mundo.

En fin… estos son algunos de los puntos que llegué para tomar la conclusión de que Mendoza es la tierra más chata de Argentina y sin dudas una de las más mochas del plaaaaaaneeeta (porque es plano, sino sería “redondeta”)

Escrito por Guillermo Wood para la sección: