Bolas de pelo

  •  
  •  
  •  
  • 54
  •  
  •  
    54
    Shares

Pánico. La escalera se derrumba sobre los amores de los gatos.
Masaoka Shiki

Los gatos son seres divinos, son nuestros amos.

Provienen del espacio exterior; de alguna galaxia que la medianera espacial no nos deja ver.

Se comen a los ángeles porque los confunden con pájaros y a los demonios porque los confunden con  ratas.

Los gatos duermen desde el principio de los tiempos y cuando despiertan se desperezan, se lamen sus partes y siguen durmiendo.

Un gato fue un Faraón y está en una pirámide sin descubrir, erigida como su tumba. El Gato-Faraón duerme desde hace milenios en su sarcófago, en su calidad de momia.

Los gatos le pegan cachetadas a los perros incautos y después se hacen los distraídos.

Un gato es el universo ronroneando, panza arriba.

A la hora de la comida están acezando, si no se les sirve rápido están dispuestos a comerles la piernas a su esclavo humano.

Adentro de un agujero negro hay un gato durmiendo.

Los gatos confabulan en secreto, en la noche más noche, en el vientre de la mañana. Después  siguen durmiendo.

Son cazadores temibles.

Odian que les rasquen la panza.

Son clandestinos.

Practican magia negra.

Son ladrones de guante blanco, sin la violencia de la frontalidad y con el misterio del oportunismo.

Los gatos son tornasolados, negros o blancos; blancos y negros; amarillos; blancos y negros y amarillos; invisibles; de jade milenario; de arena lunar; de mentiritas; de nubes de tormentas; de profundidades de la fosa de las Marianas y de colores que no existen.

Los gatos se lamen, se acicalan y duermen.

Son funámbulos, caminan por las alturas, sostenidos sólo por su equilibrio, sin la ayuda de una pared o un cable; en realidad flotan.

Atusan sus bigotes mientras te miran subestimándote.

Los gatos practican el sexo bondage.

Cuando un gato camina entre los malvones, lo hace exactamente igual que lo hace un tigre en la selva dorada.

Los gatos callejeros  son más temibles que la Cosa Nostra, la Camorra, la Yakuza o la Bratvá.

Usan un transmisor universal, para comunicarse con su planeta de origen y decir que la colonización del planeta Tierra va según lo planeado.