Llamada del pasado

  •  
  •  
  •  
  • 159
  •  
  •  
    159
    Shares

Recuerdo que esa noche desperté asustado debido a que sufrí por primera vez la parálisis del sueño, según tengo entendido, sucede cuando un alma quiere poseer tu cuerpo. Fue realmente horrible, era consciente de lo que estaba sucediendo pero mi cuerpo estaba tieso, quería moverme pero era inútil, mi desesperación aumentaba, gritaba pero no había caso, apenas podía modular y cada vez me costaba respirar más, eso duro unos cuantos minutos pero en mi interior era interminable. De repente todo paso, pude recuperar mis sentidos, me senté en la cama y comencé a respirar profundamente hasta que la aceleración de mi corazón fue disminuyendo.

Al principio pensé que era por mi stress laboral ya que soy policía y trabajo en la rama de investigaciones, eso creí hasta que lo padecí varias noches y si tengo que decir un promedio sería de unas cuatro veces por semana, pero al padecer estos “ataques” de manera habitual supe cómo hacer para que estos no duren tanto. Presentía que estaba por suceder entonces simplemente me relajaba, respiraba profundo y sentía como mi cuerpo levitaba balanceándose de un lado hacia el otro, me lo tomaba con calma hasta que mi cuerpo reposara nuevamente en mi cama.

Leí algunos artículos, me contacte con personas que también lo padecían y en algo la mayoría coincidimos, estos sucesos eran una sola vez entre las dos y las tres de la mañana, la gran cantidad eran a esta última hora.

Una noche, después de  padecer estos ataques decidí entrar a facebook y comentarlo con el grupo de personas al cual contacté y les hablé del que fue más leve, que lo tenía prácticamente dominado, los más experimentados en el tema me felicitaron porque no entraba en pánico y eso era muy bueno. Todo iba bien hasta que una noche tuve dos de estas parálisis, en la primera ocasión lo tomé de manera pacífica como ya solía hacerlo, pero en la segunda fue distinta, sentía que alguien me observaba y caí en una terrible ansiedad por moverme, gritar y salir corriendo pero era inútil, sentía que me estaba muriendo pero alguien apoyó su mano en mi pecho y al oído me exclamó “relajate por favor yo te ayudo pero quiero que vos me ayudes a mí”, era una chica, al parecer adolecente, lo noté por su tono voz, poco a poco me calmé y pude controlar esa parálisis.

Al recobrar los sentidos me senté a la orilla de mi cama y cuando estaba por agarrar el celular y contar al grupo lo que había sucedido me entró una llamada…

—Hola, ¿Quién habla?

—Soy Jazmín, te acabo de ayudar con tu parálisis, la provoqué yo y te pido disculpas, pero ahora quiero que vos me ayudes.

—¿Qué? No es posible, ¿Cómo sabes que me acaba de pasar?

—Porque te la provoqué yo, debía hacerlo necesito tu ayuda por favor.

—Si esto es una broma es una broma de muy mal gusto.

—No es una broma ¿Cómo pensas que lo sé? No es coincidencia, ayúdame por favor.

—¡No!, es una broma de muy mal gusto. Adiós.

Corté la llamada y sin dudarlo llamé a uno de mis compañeros que se encontraban en servicio y pedí que rastreara ese número, tardó apenas unos minutos y él me llamó.

—Jaja Boludo ¿Estás al pedo, en pedo o qué?— rió.

—No, ¿De qué te reis? ¿Rastreaste el número o no?

—Por eso me río Jajaja, el número que me pasaste ya no está en funcionamiento— volvió a reír.

—Y es obvio, seguro ya lo dieron de baja.

—Jajaja si está dado de baja pero desde hace 7 años y es un teléfono público, dejá de boludearme queres, tengo cosas importantes que hacer.

—¿Qué? No no no puede ser, acabo de recibir una llamada de ese número

—Posta boludo, ahí te mando una foto para que lo creas—Me llegó un WathsApp y claramente mi compañero no mentía.

—No puede ser, te juro que recibí esa llamada.

—¿Sufriste otra parálisis verdad?

—Si…

—Bueno, debe ser producto de tu imaginación.

—Si, tal vez tengas razón.

—Dale papá, dormí que tenemos mucho que hacer en unas horas, chau nos vemos.

—Lo haré, chau, gracias y mil disculpas.

Cuando me recosté nuevamente entró otra llamada de ese número, no dude ni un segundo y atendí:

—Esto es una broma de mal gusto, seguro son unos hackers de mierda haciéndome pasar un mal rato, no contaré nunca más mis experiencias en ese grupo de cuarta.

—Que no es una broma, necesito tu ayuda, fui asesinada…

—Jajaja lo que faltaba que un espíritu me llame de un teléfono público que dejó de existir en el 2012 Jajaja no tiene lógica.

—No por favor escúchame, sé que te suena raro pero ¿Acaso es lógico que te diga que yo te hablé y calme cuando sufrías el ataque si solamente estas vos en tu casa durmiendo con el arma bajo tu almohada y de pantalón corto?

—¡Que carajos! ¿Cómo lo sabes?

—Lo sé porque soy un espíritu, te suena loco pero hay miles de maneras de que nos comuniquemos con el mundo de los vivos  y yo encontré esta.

—Voy a oírte porque creo en ello pero sólo tienes dos minutos, te escucho…

—Fui asesinada y quien me asesinó sigue libre y una persona inocente está pagando un crimen que no cometió.

—¿Y por qué me elegiste para ayudarte?

—Porque fuiste vos quien me asesinó, vos me violaste hasta matarme y no voy a parar, seguiré provocándote estas parálisis cada vez con más y más intensidad hasta que tu cuerpo sea mío, no dormirás en paz, te atormentare hasta lograr mi cometido…

—¿Qué? No no no no, ¿Cómo sabes…? ¿Quién mierda sos?

—Ya lo sabes…

—No, no lo sé, esto no tiene lógica

—Cuando mueres todo deja de tener lógica, ahora tratá de dormir tranquilo, si podes…