El peronismo, estúpido

  •  
  •  
  •  
  • 156
  •  
  •  
    156
    Shares

Arrancó el año electoral, y para congratular este suceso, decidí hacer una serie de notas con cada partido político y su rol en Argentina y en Mendoza. Elecciones calientes, llenas de internas, peleas, autos que chocan, motos que vuelan, memes y mucho más para agarrar una buena botella de Malbec y darse una panzada de vinito mendocino. Hoy voy a comenzar por el peronismo.

Amado por muchos (Bomur, por ejemplo) y odiado por otros tantos (Yo), el peronismo nació a mediados de los 40, es una fusión de diversas ideologías, pero sobre todo adoptó una “Tercera posición” (ni socialismo de la URSS ni el capitalismo salvaje de los EE. UU.) muy vinculada a la doctrina social de la Iglesia, de hecho, Perón tenía mucha relación con dicha institución hasta la crisis que tuvieron en 1954. El peronismo se transformó en una pseudo religión, como un equipo de fútbol con barrabrava incluida, que acepta la corrupción, la violencia y el chantaje como medios legítimos para acceder al poder, gobernar y desestabilizar gobiernos opositores. Este movimiento se sustenta en dos premisas fundamentales: El Estado debe intervenir y el gasto público debe ser enorme.

Su política económica está basada en la emisión indiscriminada de divisas para hacer frente al enorme gasto público que hay, aumentando la inflación. En los últimos 70 años han gobernado militares y peronistas (vaya diferencia, los peronistas nos llaman fachos, pero Perón era un gran admirador de Mussolini y sus políticas), ninguno solucionó la pobreza, el analfabetismo, la indigencia, al contrario, se oponen a cada medida propuesta, como, por ejemplo, la extinción de dominio para los bienes recuperados de la corrupción y el narcotráfico.

Hablando de narcotráfico, ¿Por qué nunca intentaron darle una solución concreta a este flagelo? Simple, todos tienen sus negociados, todos viven de eso indirectamente, y a cambio, le prestan inmunidad a los grandes narcos, porque vale más el poder que la vida de miles de pibes y familias, obvio. ¿Por qué no solucionan la educación? Simple, un pueblo ignorante es más fácil de manipular, porque con el dinero compras todo, menos la sabiduría y la libertad de pensar por vos mismo, la peor pobreza es la del conocimiento, porque deja a la persona a la intemperie de la manipulación social, sin la posibilidad de fundar un pensamiento propio, y así estamos, con una cuota altísima de analfabetismo, porque a ellos les conviene que seas ignorante.

El peronismo tiene una doble cara, un doble discurso, hay peronismo de izquierda (Como los montoneros o el kirchnerismo, si es que se puede decir “peronismo”) y peronismo de derecha (el peronismo oldschool, aliado con los nazis, los franquistas y los fascistas), los dos se vieron enfrentados en varias ocasiones, ya que los “muchachos” de izquierda tomaron represalias contra los líderes sindicales cercanos al mismo Perón, como José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT. Esto derivó en el grito del General ese 1 de mayo donde los echó de la plaza diciéndoles “Imberbes, estúpidos, traidores infiltrados”.

Pero este partido político (o movimiento como le llaman los más fanáticos) está lleno de hipócritas que siempre vivieron a costillas del pueblo, porque tanto aman a los pobres, que en cada uno de sus gobiernos los aumentan. Además del panquequismo, obvio, porque todos amaban a Carlitos hasta que dejó el poder y te dicen “nunca estuve con el Turco”, amaban a Duhalde hasta que dejó el poder y dicen “nunca fui dulhaldista” y así sucesivamente, hasta que llegamos a CFK y cuando fue procesada por 259 causas de corrupción, todos los que fueron partícipes de ese gobierno se hicieron los boludos y oh, casualidad, ninguno sabía que se habían afanado la mitad del país, POR FAVOR.

El problema no es el buen peronista, el que ciegamente confía en los gobiernos creyendo la mentira populista, donde piensa que el Estado tiene que darle de mamar a todos los políticos sucios y a los vagos de mierda, el problema son los que están en el poder, que te mienten descaradamente como Jaque con su “mapa del delito” o cualquiera de los soretes que prometen obra pública y se afanan todo mientras te entretienen con un partido de futbol financiado con guita que debería ir a los jubilados, porque gracias a esas ideas de mierda, donde el Estado siempre tiene que dar, y dar, y dar, y dar empleo público, y dar planes, y dar salud gratis y todo gratis y que el pueblo se rasque el pito porque le cae todo de arriba, gracias a eso es que estamos como estamos, sin poder bajar el gasto público, endeudándonos para poder sostener a las escorias estatales y a los sindicalistas gordos que “defienden” al trabajador flaco mientras se van de viaje a Nueva York con una campera de cuero de 1000 dólares y comen en restaurantes de gran alcurnia cagándose de risa de los que votan siempre a los mismos porque “el peronismo es la salvación del pueblo”, mentira, ¡¡¡el peronismo es como el macho que te golpea y después te pide perdón diciendo que va a cambiar!!!

Y mienten, mienten con los pobres, mienten con la obra, mienten con todo, se hacen los populistas pero viven como ricos, porque Evita no se vestía de harapos ni usaba anillos o joyas de fantasía, porque los inmundos del SUTE o del ATE como Raquel Blas, que se muestran con el turbante en la cabeza y el aspecto de mugrientos defendiendo a los pobres, se van de vacaciones a Chile a gastarse toda la plata de las afiliaciones y a cagarse de risa en la playa mientras toman un mojito, porque Cristina está lavando guita con su libro poronga, porque sabe que está en la mierda con todas las causas en su contra, porque robó, y cuando uno roba tiene que ir en cana, pero Argentina es un país tan buenudo, que lo toman de pelotudo… Y lo peor de todo, es cuando te persiguen, cuando no te dejan escribir, cuando te coartan la libertad de elegir lo que querés, el peronismo persiguió y escupió a periodistas, mató a opositores y a gente que lo acorraló para que diera explicaciones. El peronismo es violencia, porque cuando no estás de acuerdo sos gorila, hijo de puta, facho, un sorete antipatria, un aliado yankee imperialista que quiere irrumpir en un gobierno nacional y popular, a tal punto lavaron la cabeza que lograron enfrentarnos entre nosotros.

Señores, si en octubre gana el peronismo, se va todo al carajo, y yo también, si es que no toman represalias contra mí, no sean boludos.

Nos vemos la próxima y con una nota sobre otro partido político.