Celebrando simplezas

  •  
  •  
  •  
  • 24
  •  
  •  
    24
    Shares

“Cuando el gallinero se alborota, las gallinas quedan con las plumas revueltas. Soy esa gallina, necesito acomodar mis plumas” con estas palabras empezaba una columna semanal que ya tiene sus años del recordado Fernando Peña. Estoy de vuelta después de casi tres meses de reorganización de plumas, si seguimos la línea de la primera frase. En las primeras semanas le atribuía mi desgano por escribir al famoso bloqueo del escritor, que es la perdida temporal de la capacidad de generar, de crear nuevo material creativo.

Con el paso de los días la inspiración no llegaba, la automotivación no surtía efecto y mucho menos aparecían las ganas necesarias para sentarme a crear. Me di cuenta de que estaba cansado, que estaba agotado y no porque las cosas en general estuvieran saliendo mal.

Encontré un texto motivacional que contaba la historia de un burro de carga, al que le pusieron su primera carga y emprendió un viaje, a mitad del camino le sumaron mas peso y el burro siguió, lo volvieron a cargar y otra vez mas y el burro sin quejarse continuó con su misión. Llego un momento en que tanto aguantar todo, o casi todo, algo se quebró, colapso en el interior del animal y no pudo seguir más quedando inoperante.

En la vorágine de la vida que transitamos hoy en díaes muy normal que no nos demos la posibilidad de festejar los logros simples y sutiles que alcanzamos día a día. Cuando hablo de festejar no me refiero a grandes fiestas o a gastar mucho dinero, sino a hacer un alto en el camino para tomar conciencia y deleitarnos con lo que está sucediendo. Lo importante es dejar de tomar lo bueno por sentado. Usamos la falta de tiempo como la principal escusa a declinar una invitación a un café, a una simple cena de cuarenta minutos con amigos o seres queridos y una lista innumerable de cosas que nos hacen personas felices sin que muchas veces nos demos cuenta.

Un pequeño gesto con nosotros mismos puede cambiar el sentido de nuestro día. No se requiere conquistar el mundo para celebrar, festejar y agradecer las cosas que la vida nos da. Al poner en práctica este método de celebrar los pequeños logros uno se da cuenta que cosas muy sencillas pueden traernos mucha gratificación y que al contrario de tener menos tiempo uno tiene mas logros que le causan felicidad.

“Cuando más celebres y festejes tu vida encontraras más vida para celebrar.”
OprahWinfrey.