La típica Mili Pili mendocina

  •  
  •  
  •  
  • 118
  •  
  •  
    118
    Shares

Para los despistados y a los que no siguen de cerca el mundo Millenial-Centennial les vengo a contar un poco sobre este nuevo espécimen femenino que pulula nuestras tierras, conocidas como las “Milis Pilis”.

Para hacérselas cortita y rápida, como la mía,  y darles un pantallazo general, la Mili Pili es la versión 2.0 o mejorada de la antigua “rubia hueca” de sus épocas de juventud. He aquí una descripción más detallada.

Su vida cotidiana:

Sale con Rugbiers (generalmente de nombre Tincho) que juegan, preferentemente, en Maristas rugby club. Su susodicho la lleva a comer o salir a lugares carísimos, obviamente todo pagado por el nene de papi, que también tiene un papu dueño de multi empresas.

Hacen hockey en los Tordos, Liceo o Maristas.

Su hábitat natural es La Arístides y Palmares.

Tiene un pelo rubio bien largo cuidadosamente tratado en peluquerías y centros de spa a los que asiste semanalmente.

Si es de ojos verdosos o celestes es mili pili nivel 5.

Tienen apellidos compuestos con orígenes italianos o ingleses, reflejando el alto linaje familiar.

Vive en barrios privados como el Dalvian, también se la suele encontrar en la elite de Chacras de Coria o en dptos de Ciudad (tercera, cuarta sección) que les “regaló” su papi para irse a vivir mientras estudia, y evitar que no le usen la casa como centro de reuniones para las previas que hacen los Tinchos-Benjas / Mili-Pili  de miércoles a domingo.

Su papi es dueño de multinacionales, bodegas de vino, o  es abogado en alguna prestigiosa firma. El padre es un acérrimo macrista anti peronista. Su lema es “A mí nadie me regaló nada, yo me lo gané todo la bu ran do”, pero tiene todos los empleados en negro, y los pocos que tiene los inscribió como monotributistas para no pagar 931.

Su mascota accesorio suele ser un caniche o perro salchicha, o cualquier perro insoportable y pequeño al que pueda ponerle ropita y tratarlo como a un hijo/a.

Suele vacacionar con su familia cada 3 meses en lugares caribeños como México, Brasil, La Habana, y para el verano suele hacer mini escapadas de una semana a Reñaca con sus igualmente vacías y huecas amigas a disfrutar y relajarse del estrés post finales y parciales.

Los lugares nocturnos que más suelen frecuentar son Black Jagger, Nikki o  Jhony B. Good. No saben bailar, tampoco toman, pero siempre la vas a ver en la pista con un trago en la mano para aparentar que es una ferviente bebedora y fiestera de la vida. Le gusta posar “casual”, haciéndose la distraída como la que no sabe que le están por sacar una foto mirando para arriba o abajo, con una sonrisa sutil, sacando piquito o haciendo un “wouuuuh” silencioso simulando que la está pasando bomba cuando está más embolada que anciano en la fila del rapipago.

Su alimentación:

Fanática de las: “Ribs”, “Nikkeifood”, “Cupcakes” y “Marshmallows”.

También le gusta comer “burguers”, “hotdogs”, bocaditos “Fingerfood” y  papas con cheddar si es con los Friends.

Van a comer platos gourmet a Bodegas top como “Casa El enemigo”, también a cervecerías de moda. Su cerveza favorita es la Grolsch.

Les encanta ir a las cervecerías artesanales cools como: “TheBeer club”, “Ground”, “Barijho” y “La Taverna”.

El sushi es su comida favorita, aunque se caga de hambre. Es socia vitalicia de “Sushi Club” y “Sushi Shop”.

Si sale a comer con la family va a restaurant de comida en 7 pasos con vino de autor, con vista a los viñedos… Todo muy boutique.

Redes sociales:

Siempre Iphone, y del último modelo en el mercado, ese que sale dos sueldos de una maestra o de cualquier laburante de clase media.

Sus redes sociales favoritas son Instagram y Snapchat.

Se saca 1208 fotos con su IphoneXR último modelo, sacando la lengua, haciendo ese movimiento boomerang con la cabecita, y mostrando sutilmente su esbelta figura. Le entra a los filtros como el Diego a la “E”.

Suele subir fotos casi diariamente (porque se rasca la argolla todo el día y se levanta a la hora que quiere)  entre las 11hs y 12hs en Starbucks, con el vasito de Coffee  y su nombre escrito en él, porque es cool y re top. Obviamente todo lo paga con la extensión que le hizo papu.

Usan indiscriminadamente los emojis en las conversaciones de WhatsApp o en sus estados de Instgram/Snapchat.

Personalidad:

Su léxico y expresiones cotidianas suelen terminar en “literal” o “real”.  Y siempre hablan todo con voz nasal emulando ser porteñas porque el interior es grasa.

Suele tener un tatuaje de: un infinito en el brazo, una mandala en la espalda, o un Ohana en la nuca.

No sabe de política ni de cultura general pero tiene un marcado fascismo hacia “los negros de mierda”, y cada tanto usa la frase “Los negritos son pobres porque quieren” que escucha de su papi globoludo. Putea a los cuidadoches o trapitos de HLH que le “cuidan” su 0km.

Tiene graves problemas de auto estima, y necesita aceptación de su entorno constantemente. El Tincho-Benja tóxico lo sabe y se aprovecha de esto para manipularla dejándola en un estado emocionalmente frágil.

Su única preocupación es saber que ropa nueva se va a poner y estrenar mañana en la facu o en el club.

No saben ni hacerse un huevo duro porque todo lo hace la empleada doméstica que tienen en negro.

Detesta el futbol porque es “grasa” y “es un deporte para negritos”, a diferencia del rugby que es gente de bien, con educación y buena onda.

Ocupaciones:

Suelen estudiar en la Universidad de Mendoza o Champañat carreras medio pelo o sin salida laboral, si es que no hacen cursos cortos solamente para justificar que están haciendo algo, y  así evitar que sus papis no la lleven a su oficina a calentar un banco porque no sabe ni hacer una planilla en Excel. Ni para cebar un mate sirve, pero la bancan y tratan bien en el laburo de papi porque es linda y es la hija del jefe.

Desconoce la palabra “trabajar” o “trabajo”. La empiezan a asimilar en su cerebrito recién a los 25, 26 años cuando pasaron 5 o 6 años para poder terminar esa carrera de 3 años, y papu se decide a meterla a alguna de sus empresas de administrativa para que no ande todo el día al pedo o quemándole la tarjeta de crédito en la Arístides o E. Civit.

Cuando por fin terminan la carrera, se enganchan un “Tincho” para casarse y las mantenga, así pasan de ser mantenidas por el papu, a ser mantenidas por el novio/esposo. Ahora son señoras bien y si trabajan es por hobbie 2 o 3 días o medio día.

También la podemos encontrar en diferentes facetas como:

Mili Pili Modo militante: Siempre de derecha como su líder espiritual Micky Vainilla, si es que llega a un partido político es acérrima Demócrata, Pro o de pedo Radical. Sostiene que todo es consecuencia del esfuerzo individual y del trabajo… Aunque nunca tuvo uno y jamás pagó una boleta de nada. “Siempre PRO, nunca INPRO”

Mili Pili Modo emprendedora: Si papi se cansa de mantenerla, las operaciones laborales son las siguientes: ejercer la profesión un par de horas (siempre lookeada con el outfit de oficina), la tarde obvio, el consultorio /oficina lo garpa papi. Abrirse su propia tienda (auspiciado por Papi S.A) de ropa careta para flacas mantenida por papi. A los 3 meses de inaugurar el local lo funde.

Mili Pili cantante: Su modelo a seguir es Valen Madanes (la rubia de ojitos claros que toca el ukelele en Instagram). Quiere tocar el ukelele como ella porque es muy cool, y se compra uno marca Fender o Yamaha de 20 lucas. Después de 3 clases y no aprender ni dos acordes ni de hacer una cejilla lo deja en la funda guardadito y en un rincón.

Y así es como pueden identificar a las milis pilis dentro de nuestra hermosa tierra del sol y del buen vino. Si les toca convivir con una así en su laburo o en la facultad ténganle paciencia. Sepan entender que ellas viven en una burbuja que no convive mucho con el resto del mundo, y por eso son medias complicadas o raras.