Teorías falopa sobre el apagón

  •  
  •  
  •  
  • 55
  •  
  •  
    55
    Shares

Me desperté abrazada a mi bolsita de agua caliente, saqué una sola mano por miedo al frescor para manotear el celular que se estaba cargando en la mesa de luz.

Lo miré con un solo ojo porque la somnolencia impedía que hiciera foco, pero fue suficiente para ver que no había ninguna llamada perdida preguntando si nos íbamos a juntar a comer por el día del padre.

Procedí a darme vuelta, volver al formato canelón y dormir una hora más. El celular nunca sonó, extrañada intenté prender la luz…pero no. No andaba nada, el teléfono sin señal y la electricidad cortada y la luz entraba descarada por la ventana.

Mientras sacaba de un rincón olvidado la pava de acero para ponerla al fuego, buscaba los números de los teléfonos fijos en la guía porque obviamente no recordaba ninguno de memoria y siempre llamo a celulares, lo mejor es que fue como tener 15 años otra vez.

El viaje en el tiempo sin DeLorean se detuvo con con el primer mate, amargo como trompada. Las partículas de mateína invadían mi cuerpo llegando a mi cerebro, despertando algunas neuronas, pero no todas. Así intentaba tomar dimensión de lo que me contaba mi vieja “hay un apagón en todo el país, incluso en Uruguay”.

Temí mirar por la ventana, me imaginé una escena como la de “Día de la Independencia” en que todos cargaban sus autos con lo más necesario mientras yo miraba el cielo en mi pijama de peluchito de ositos polares y mis pantuflas con forma de vaca.

¿Y si suena alguna alarma o algo? Mejor no salgo, me acordé de “La Purga” y como si un cassette en mi cabeza diera play recordé: comenzando con la sirena…todos los crímenes, incluido el asesinato, serán legales por doce horas. Los servicios de policía, bomberos y emergencia médica no estarán disponibles hasta mañana a las 7 cuando se acaba la Purga. Benditos sean nuestros Nuevos Fundadores y Argentina, una nación renacida, ¡Qué Dios los acompañe!”.

Siendo honestos ya no estamos muy lejos de vivir así sin que sea una purga, así que fui a revisar que la puerta tuviera llave. ¿Quedarme adentro es mejor? Entonces me imaginé subiendo al auto, pensando en que tenía razón de que lavarlo era al pedo y recorriendo el pueblo escapando de la debacle como en esa peli que van todos juntos en una limusina mientras las calles se agrietan. Acá se inundarían porque como que mucho cemento no hay y ya estaría entrenada esquivando baches.

Creo que era con John Cusak y la peli se llamaba “2012”, se salvan entrando a unos transportes especiales para el fin del mundo. En Argentina no tenemos un plan para el caos en que estamos asumí que ni en pedo tienen pensado algo para un posible apocalipsis, o tal vez es que ya asumimos que nos dirigimos lentamente hacia él.

Calentaba el tostador de pan viejo de fierritos, el eléctrico brillaba al pedo al lado, mientras cortaba el pan y con el cuchillo en mano me volvieron a la mente todos los capítulos de “The Walking Death”. ¿Y si este este es si este era el principio de un apocalipsis zombi? Asumí automáticamente que no iba a sobrevivir ni dos días sin mis pastillas, el mate y sobre todo porque no puedo correr media cuadra sin agitarme.

Por otro lado era domingo, entre la ropa harapienta que me pongo para estar en casa y lo poco que me muevo en el sillón, tal vez me mimetizo con el resto y zafo.

Cuando se me cayó la cucharada de mermelada de frutilla al piso, cual pedazo de cerebro gelatinoso, caí en cuenta de que tal vez…tal vez ¡podían ser extraterrestres! Seguro  se dieron cuenta de la especie de mierda que somos, unos parásitos tarados, y decidieron tomar la tierra para aprovechar todos nuestros recursos.

Lo bueno es que los aliens siempre empiezan por Estados Unidos, al menos eso nos han dicho en el 95% de las películas, y que los yanquis seguro nos van a salvar a todos. Otro punto a favor es que se pueden parecer a Keanu Reeves como en el “Día que la tierra se detuvo” o como mucho a los de “Mars Attacs!” que eran re graciosos. Ahora si son tipo “Alien” o “Depredador” me mato de una sobredosis de gomitas antes de encontrarme uno de esos.

Desde ya les digo que a los reptilianos los descarté de entrada, tienen otros métodos, como expliqué en mi nota “Escobillón Challenge”. En cuanto a los Illuminati, ni hablar, ¿para qué quieren hacer caer a Argentina? Si nos dejan nos tropezamos solitos… ¡todo el tiempo!

La yerba estaba lavada y eso me volvió a la realidad ¿y si fue algo más humano? Primero pensé en un ciberataque por algún grupo extranjero, pero como dije, nos hundimos solos no necesitamos el empujoncito. Tal vez fue algún grupo político, una estrategia previa a las elecciones y me imagine los análisis infumables por tres meses de ambos lados de la grieta, los militontos con sus teorías y análisis, y la verdad que no me dieron ganas de que volviera la luz, nunca.

Dicen que las mejores explicaciones son las más básicas y un escalofrío me recorrió la espalda pensando en un incompetente como Homero Simpson en una planta nuclear o en los diques que hay por acá cerca. ¿Por qué mierda hice ese maratón de la miniserie “Chernobyl” el fin de semana?

Traté de calmarme con todas las medidas de seguridad que me comentaron cuando recorrí la central cordobesa, y convencerme de que el sabor a metal que sentía, no era radiación, sino que era por morder la bombilla del mate a lo bestia por la tensión.

Ya casi podía escuchar a algún loco, de esos que nunca faltan, por el medio de la calle gritando con un megáfono: “¡La pocalipsis! ¡La pocalipsis! ¡Yo les dije que el final estaba cerca! ¡Llévame contigo vos mi Señor!”. Señal clara de que estaban llegando a un punto máximo de nervios, y mi imaginación estaba muy desocupada después de una hora completa sin celular y agotando todas las posibles teorías cuando… ¡volvió la luz! , por amor a Fort ¡volvió toda la looooooooz!

Me invadió una sensación tristeza, caí en cuenta de que no llegué al apocalipsis con Mirtha Legrand y que todavía está la posibilidad de que viva más que yo, sobre todo si sigo pensando boludeces como estas.

 

Si querés leer más, te dejo mi teoría previa que involucra caniches (si, caniches) en el siguiente link: La peste blanca.