Radio A: lo que pudo ser genial y terminó siendo una garcha

  •  
  •  
  •  
  • 35
  •  
  •  
    35
    Shares

Casi todos los mayorcitos tenemos a la Radio A (105.7) grabada en la memoria del stereo del auto. Sólo Rock nacional, es su leitmotiv, y hasta hace unos meses así era, agradable de escuchar a toda hora (excepto cuando se moqueaban con Los Cafres).

Hace unos meses, no recuerdo cuántos, aparentemente alguien compró la Radio A junto con la Metropolitana (otro clásico con música chillout), y puso en marcha algunos cambios que pudieron hacer de la primera una de las mejores radios de Mendoza. Pero algo falló en el camino, y todo resultó una garcha.

La muy buena idea de la Radio A fue retransmitir programas de Radio Con Vos, una radio de Bs As con periodistas muy buenos como Tenenbaum, Sietecase, Zlotogwiazda, María O´Donnell. Y no sólo los periodistas son buenos, sino la producción, con entrevistas copadas, temáticas interesantes, especialistas en salud, tecnología y espectáculos; segmentos de humor como el de Max Urtizberea, te recomiendan libros para leer y series para ver; realmente es una radio distinta a la que estamos acostumbrados, es la nueva radio que ha provocado en los últimos años que la gente se vuelque nuevamente hacia las FMs, derribando los augurios de los especialistas de los 90´s sobre el fin inevitable de este medio de comunicación.

El problema con la retransmisión, al principio, era que las pautas publicitarias de Bs As se escuchaban enteras, e inmediatamente después las pautas de Mendoza, pisando parte del programa porteño. Otros días directamente no se escuchaba nada; silencio total durante horas. Otros días en el medio de una entrevista se escuchaba un ruidito repetido y separador de la Radio A, otros 5 minutos de conexión y vuelta el ruidito y el separador. Y así hasta que llegaban nuevamente las pautas. Otros días te clavaban pautas cada 15 minutos. Yo pensaba que la radio había fundido y no les alcanzaba ni para un operador.

En los últimos 2 o 3 meses le pusieron más onda. Pero el resultado fue peor. Pusieron a un locutor mendocino que se dedica, durante el mejor programa a mi gusto que es el de Sietecase, a pisarlo constantemente para decir las típicas boludeces que alejaron a la gente de la radio en primer lugar, tales como “cómo estás oyente, que estás seguramente trabajando o en tu casa escuchando la radio, dejanos tu mensaje”, “a vos te hablo, que estás en el micro yendo a trabajar”, “día frío en la Ciudad de Mendoza” ¡YA SÉ QUE HACE FRÍO, CALLATE Y DEJAME ESCUCHAR A SIETECASE LA CDTM! Y también adelanta lo que va a pasar en su programa, a partir de las 13, parte de lo cual consiste en repetir retazos de las entrevistas que hicieron Tenembaun o Sietecase Y QUE ÉL PISÓ HABLANDO BOLUDECES.  A ver, no tengo nada en contra del pobre locutor que sigue órdenes de sus jefes, mi bronca es con sus jefes. ¿Son boludos?¿Los criaron a alpiste? ¿Por qué lo tienen al pobre chabón hablando como 8 horas por día, pisando programas excelentes mañana y tarde?

Y para rematar, cuando llegan las 13, su hora de brillar como única cosa para escuchar, se dedica a chupar asquerosamente las medias del gobierno provincial, a entrevistar a cuanto subsecretario, ministro o intendente exista, para que tiren todas sus mentiras de campaña; y a justificar cualquier pelotudez que Cornejo diga. Al único que escuché que le hizo una entrevista con preguntas incómodas fue a Bermejo, antes de las elecciones, y como era grabada y editada, solamente pasaron al aire lo que peor lo hacía quedar.  Y después de la lengüeteada de escroto estatal, aparece una mina con voz de hotline hablando de noticias empresariales que me chupan un huevo.

Párrafo aparte para la digitalización de la radio, que en el estéreo o teléfono te figura las 24 hs la misma canción, o El Rito de Soda, o Dulce Amor de Gondwana. ¿Qué onda? Hasta la Radio Punta tiene mejor técnica que esta bosta. Se nota que los dueños o gerentes jamás jamás escuchan la radio, ni la visitan, ni piden informes, ni mierda.

En resumen: la Radio A mendocina quiere enganchar oyentes con programas de excelente calidad, pero se empeñan en pisar más de la mitad de los mismos con pautas, canciones (casi siempre la misma), boludeces sin sentido de locutor sin ganas, fallas técnicas, separadores, tandas publicitarias a destiempo, haciendo loops o sea que se repiten 30 segundos de programa una y otra vez hasta que se avivan (puede pasar una hora), cuestión que de las 3 horas de cada programa escuchás con suerte 1. El otro día tuve que subir el volumen casi al máximo porque se escuchaba súper bajito.

Y no puedo llegar a comprender por qué, pudiendo brindar excelente radio, insisten en cagarla con todo lo que tienen a mano.

Ya hace días que no la escucho. Me bajé la aplicación RadioConVos y ya no me tengo que fumar esas boludeces. Pero qué va a ser, me da pena no poder darle rating a una radio mendocina.  Y me da bronca querer cagarlos a cachetones y no saber quiénes son.

TAGS: