Eclipse, el inicio del nuevo mundo

  •  
  •  
  •  
  • 108
  •  
  •  
    108
    Shares

“Saber que vamos a morir lo cambia todo. Sientes las cosas de manera diferente y las hueles muy distintas, sin embargo, la gente no aprecia el valor de sus vidas. Siguen bebiendo un vaso de agua, pero no la saborean”
Saw II.

2 de julio de 2019

Fecha para muchos insignificante, para otros una fecha que jamás olvidarán porque fueron testigos de aquel fenómeno natural que sin duda alguna era una maravilla para el ojo humano: el eclipse solar. La mayoría esperaban ansiosos que el reloj marcara las 17:38, hora exacta donde el eclipse estaría en su máximo esplendor, niños mirando el cielo a cada instante e incluso adultos, que a pesar de tratar de ocultar su ansiedad por ver el fenómeno, podías notar como la gran mayoría usaba lentes de sol, cosa que no era normal.

Las horas pasaron y el momento llegó, me dirigía en un colectivo a un encuentro con una amiga que no veía hacía tiempo, para charlar y ponernos al día con nuestras vidas, en el autobús pude notar como todos miraban el sol, sacaban fotos y hacían videos, no voy a negar que lo vi sin lentes, me molestaba un poco la vista por ello decidí dejar de mirar y seguir distrayéndome con el celular. Mientras todos miraban hacia el cielo percibí en mi celular una pequeña falla, la señal simplemente desapareció y luego de unos segundos volvió a aparecer, “debe ser un problema de señal” pensé, mi equipo estaba algo viejo y era habitual que se desconectará la señal pero nunca por tanto tiempo.

Desde el interior del micro se podía apreciar cómo la luz del sol bajaba por las calles del centro mendocino, sin duda era hermoso y raro por la hora. Descendí del transporte y me encontré  con mi amiga que en modo de broma me dijo:

—Menos mal que llegaste, mira si se acababa el mundo y no nos veíamos jaja.

—María, dejá de hablar pelotudeces, ¿Qué decís?

—Nada bobo, es por las cadenas que llegan que se viene el fin del mundo.

—Humm vos y tus creencias, ya estamos en el fin del mundo, este es el infierno y la gente no lo vé.

—Vos siempre tan exagerado.

—Jaja, ¿Yo? ¿Y vos? Jaja ja

—Tenes razón jaja dejemos de hablar tonteras y vamos a tomar algo.

—Jaja, vamos.

Y así fue, pasamos una linda tarde noche de risas y anécdotas, luego de un rato ella se dirigió a su departamento y yo me quedé en un local de comidas para ver el partido de Argentina vs Brasil. Partido para el olvido, quedamos eliminados frente a nuestro máximo rival.

El juego terminó algo tarde, no iba a esperar el colectivo para irme a casa, por lo cual decidí llamar a un remis. Ya en viaje otra vez el celular me comenzó a fallar sólo que esta vez duró 5 minutos, prendía y apagaba el equipo pero no había caso, llegué a casa lo puse a cargar  y me acosté a dormir.

Al despertar seguía con inconvenientes, sólo que esta vez no funcionaba en su totalidad ninguna red social, las fotos no cargaban, los audios no podían ser recibidos, sin duda se habían caído todas las redes, algo raro, siempre cae una o dos, pero nunca todas a la vez. Las horas pasaban y las cadenas del “fin del mundo” no tardaron en hacerse viral:

“Lo del eclipse es sólo una pantalla, este fenómeno no provoca las caídas de las redes, son los illuminatis quienes manejan el mundo, los que deciden cuando funciona o no el mundo, ya han puesto en marcha su plan, esperado esta fecha para acabar con la mayoría de la población. Ted Turner, dueño de la CNN es uno de los cabecillas de esta organización, el planteó tener la población controlada, acabar con el 80% de la población, que cada familia sólo debe tener un hijo. Esto recién comienza, la primer etapa ya surgió, hubo apagones generales en varios países, la segunda etapa es la caída de los sistemas operativos que ya está sucediendo, la tercer etapa será sembrar el miedo en la población creando guerras sin sentido alguno, donde pagaremos todos los que no somos dignos de estar en el nuevo orden mundial, y la cuarta y última etapa será implantar chips en nuestros cuerpos,  con la excusa de que manejaremos nuestras vida a través de él , celular, dinero, auto, etcétera… ¿Pero saben qué?  Jamás llegaremos a ese día, moriremos porque no pertenecemos a ese nuevo orden mundial. Ellos nos espían, saben todo lo que hacemos y hablamos, googleen “itanimuli” y verán que es cierto lo que les digo, el fin se acerca, y no será Dios quien lo inicie.”

Siendo sincero jamás hice caso a las cadenas y más si son de ese tipo, pero algo me intrigaba y decidí googlear aquella palabra, y lo que me encontré me dejó muy asombrado, háganlo y véanlo por sus propios ojos…

Pasaron los días y más me sorprendía, guerras surgieron de la nada, las naciones más poderosas atacaban a los países más pobres, USA y Rusia bombardearon gran parte del continente Asiático con la excusa de exterminar su poder nuclear, atacaron casi todo, menos China y Corea, siendo ellos quienes manejan el armamento en dicho continente. Estados Unidos no se detuvo ahí, invadió Venezuela con el propósito de restaurar la democracia en ese país.

La tensión aumentaba día a día, los saqueos no se hicieron esperar en Argentina, aprovechaban los apagones para robar supermercados y otros sólo mataban por matar, el ejército se hizo presente en las calles para reprimir, todo el país salió a protestar, creían que habría otro golpe de Estado liderado por la oposición, el ejército tenía una sola orden: reprimir a toda persona que aliente el caos y en caso de no obedecer, tirar a matar. Fue así que todo en nuestro país comenzó a desmoronarse tal como sucedía en el mundo.

Los apagones y las muertes eran más frecuentes, el alimento escaseaba, salir a la calle a buscar comida era todo un acto de valentía ya que podías regresar o no a tu hogar. Mirábamos por la ventana al ejército pasar por las calles, sólo que su uniforme era negro y estaban totalmente cubiertos, usaban mascaras de gas, si te veían ya no daban voz de alto, simplemente disparaban a matar, se podía ver cuerpos de ancianos, niños, adolescentes y adultos, tirados en las calles como si fuese un campo de batalla. Los pocos medios que quedaban no mostraban la realidad, sólo daban noticias que nos indignaban:

“La Fórmula 1 se correrá este año en Dubai”

“La pobreza bajó un 56% a nivel mundial”

“La Nasa obtuvo más fotografías del lado no visible de la luna”

Y puedo seguir, ¿pero de qué sirve?, el ser humano se está aniquilando, sobreviven los que más tienen, los adinerados duermen en paz, sin el temor de que entren por las noches y maten tu familia por un plato de comida ya que están protegidos por el mismo ejército, el agua que beben es cristalina y no es marrón como las que nos toca beber, saben con certeza si el resto de su familia está viva, mientras yo no sé si mis hermanos, sobrinos, tíos o mi querida abuela siguen en pie, o si sus cadáveres se están pudriendo en alguna calle o en sus casas.

18 de septiembre 2020

Ha pasado 1 año, dos meses y 16 días  desde aquel 2 de julio,  día en el que la humanidad se maravilló ante un fenómeno que era el inicio de la destrucción de los que menos tenemos, aquellos que no somos dignos del nuevo orden mundial y que sólo tenemos una causa: morir.