Top 10 de Animes que tenes que ver si o sí

  •  
  •  
  •  
  • 78
  •  
  •  
    78
    Shares

El anime es el género de animación más popular del mundo. Tal vez Pixar se lleve todas las estatuillas y records de taquilla, pero no se puede negar la influencia e impacto de este sector de la industria. Mientras que en Occidente con suerte se cuenta con algo más de cuarenta producciones al año (muchas de ellas orientadas al público infantil), Japón se despacha más de trescientas al año, con cada demografía contando con un interesante catalogo para elegir.

Si bien muchos han disfrutado de Dragon Ball, Naruto y otros shows en los noventa (cuando lo barato de las producciones lo hacía apetitivo para las cadenas televisivas), el mercado exploto con la llegada de internet. Así nació toda una comunidad dedicada al cosplay, fan-art e incluso traducir y compartir material que no llegaba a occidente.

Con el éxito de servicios de streaming como Crunchyrol, y con Netflix y Amazon Prime ampliando su catálogo o hasta financiando algunas series, el anime se ha vuelto el producto cultural más importante de la nación oriental, llegando a formar parte de su política cultural (que los analistas políticos consideraron un soft power que desafiaba a la imperante EEUU en este mercado). Un género tan amplio, lleno de nichos, pasiones y extravagancias (tanto para occidentales como para propios japoneses)  puede resultar para los profanos o nuevos muy  difícil de ingresar. No solo por la abrumadora cantidad de material, sino por la propia barrera cultural que muchos experimentan.

Por eso me animé a armar este pequeña listado. Y es que el género anime es uno de esos famosos géneros baratos, o pulp como lo llaman los yanquis, donde la cantidad prevalece sobre la calidad. Aun así, el género se animó a experimentar y regalarnos más de una joya a lo largo de sus años. Esta lista es solo una introducción, un pequeño favor o hasta una guía rápida para atravesar este interesante mundo.  Ya después, depende de cada lector.

Sin más que agregar, agarrá papel y anotá:

Akira/Ghost in the Shell

Comienzo fuerte anotando dos películas en el mismo lugar por una sola razón: ambas resultaron importantes para la introducción del anime a Occidente, no solo como producto sino como una expresión artística legítima (y por sobre todo, adulta). Comparten una ambientación y preocupaciones similares, explorando cada uno a su manera a la naturaleza humana frente al progreso tecnológico en una distopía con un apocalipsis a la vuelta de la esquina.  Llama la atención esta visión compartida tan negativa sobre los seres humanos viniendo de un país con una estabilidad económica y tecnología con la que los argentinos solo podemos soñar. Y entre otras coincidencias, están ambas en Netflix. Evitar a toda costa la adaptación live-actionde Ghost protagonizada por Scarlett Johansson.

Death Note

Hablando de evitar adaptaciones live action. Esta serie es un thriller psicológico adaptado a la narrativa shonen, donde en vez de pelear con los puños, los personajes usan su ingenio para derrotarse o escapar. La premisa es tan precisa que hasta da miedo pensar que se le pudo ocurrir a alguien: la parca deja caer en el mundo de los vivos  su libreta, capaz de matar a todo aquel cuyo nombre sea anotado. Y cae en las manos de un prometedor adolescente japonés, quien no duda en usarla para purgar al mundo del crimen desde el anonimato. De allí en adelante, acelera a mil. También está en Netflix, por lo que no hay excusa para darle un vistazo.

Cowboy Bebop

Cuando se habla de animes de culto, este aparece siempre en el top cinco. Diálogos ambiguos, animación espectacular y muchos cigarrillos (demasiados hasta para cuando yo fumaba) ambientan este western espacial, donde las naves reemplazan a los caballos y el soundtrack es jazz. Para los muy nuevitos, es la producción con la que recomiendo comenzar, por su estilo más cinematográfico y no tan anime.  Y como si fuera poco, tiene  el mejor soundtrack de la historia. Si después de ver la intro en YouTube esa música no te hace querer más, tu corazón es frió como el de Mauro zarate.

Kaiji: Ultimate Survivor

Una joyita escondida. Al parecer hay un chiste en la comunidad otaku de que este anime es amado especialmente por los argentinos, y no pienso pelearme con este estereotipo. Nuestro protagonista, Kaiji Itou, es un desempleado que sobrevive a la crisis inmobiliaria de los noventa (hasta Japón tiene sus malos días). Un día, un representante de  una organización mafiosa se presenta en su casa informándole de que debe una importante cantidad por haber aceptado ser garante de a un conocido. Sin dinero, le dan como única opción unirse a un juego en el que podrá cancelar todas sus deudas en una sola noche, e incluso si tiene suerte, hacer algo de dinero para sí. Tiene el mejor juego de piedra, papel y tijera de la historia, entre otros desafíos que explican la fascinación nipona por esos juegos de televisión donde la humillación es el costo a pagar.

Welcome to the NHK

Que su PBI no te engañe; como sociedad, Japón atraviesa un sinfín de problemas sociales. La alta presión puesta sobre los jóvenes para conseguir trabajo y triunfar en el competitivo mercado laboral japonés llena a sus jóvenes de depresión, lo que nos da una de las tasas de suicidio más altas del mundo desarrollado, y un invierno demográfico que nadie sabe cómo superar. Muchos no pueden con esa presión y se esconden en su casa. Encerrados todo el día, jugando videojuegos, consumiendo hentai, sin trabajar ni estudiar. Son los hikikomori, todo un problema entre los jóvenes adultos. Esta es la única serie que se atreve a explorar ese submundo, mostrando la suficiente empatía como también enojo. Todos necesitamos un buen bofetón de realidad de vez en cuando.

Spirited Away/Porco Rosso

Studio Ghiblipodría ser lo que Disney es para nosotros de este lado del charco, pero mentiría. Desde la risa y el llanto, sus películas te someten a un maratón de emociones difícil de manejar. De entre todos sus directores, destaca su fundador, Hayao Miyazaki, cuyas historias son protagonizadas por  mujeres, ecologismo y un sano fetichismo por el aeromodelismo. Sus historias exudan eternidad, como si el tiempo se detuviera por unas dos horas para que pudiéramos disfrutarlo. Una experiencia casi zen. Anoto mis dos favoritos: SpiritedAway (acá traducida como El viaje de Chihiro) ganó el óscar en 2001, y es hasta la fecha su mayor éxito comercial y de crítica en el mundo entero. Por el otro lado, Porco Rosso es la historia de un piloto del primera guerra mundial que una maldición transformó su rostro en el de un cerdo. No pasa mucho en esta peli, y esa es su gracia: con muy poco, Miyazaki nos regala una historia y personajes tan reales que el celuloide apenas puede retener en el mundo de la ficción.

Jojos Bizarre Adventure

Lo más japonés de toda la lista. Una droga dura llena de humor japonés (imposible de traducir con precisión), escatología y referencias al rock y pop de los ochenta y noventa, esta serie explora el linaje Joestar, una familia integrada en su totalidad por fisicoculturistas. Su popularidad en Japón es abrumadora, pero recién hace diez años llegó a occidente. ¿Recuerdan ese meme donde algo está por salir mal, el tiempo se detiene y la pantalla muestra abajo una flecha con la leyenda “To be continued…”? Bueno, ese es Jojos. Imposible de describir, solo pido que lo experimenten. Una vez adentro, ya no hay salida.

Full Metal Alchemist: Brotherhood

El mejor programa de peleas de la historia. Dragon Ball queda un niño golpeando dos muñequitos y soltando saliva al hacer las explosiones. Un mundo complejo, donde la alquimia existe y es la ciencia de ese mundo, sus expertos son contratados por un gobierno cuasi totalitario para mantener el orden o hasta luchar en sus guerras. Es allí donde dos hermanos deben buscar la manera de revertir una maldición que casi destruyó su vida y cuerpos. En Netflix hay dos adaptaciones: la primera, de 2003, es malísima, llegando a introducir Nazis en un mundo donde el totalitarismo europeo era solo una forma de ambientación. La segunda adaptación, con el subtítulo de Brotherhood, es la versión definitiva, más cercana al material original.

Monster

Y hablando de nazis, tenemos otra serie donde juegan un rol importante. Un cirujano salva la vida a un niño, solo para descubrir que años más tarde esa criaturita creció y se transformó en el peor humano posible.  Un policial impecable que explora el totalitarismo de la Europa central, tanto comunista como fascista, con una precisión que los europeos solo pueden soñar. Y es más adictiva que Breaking Bad. Si ven la serie, prometo dejar de hablar de nazis por las siguientes cuatro notas; sino, tienen mi nota anterior donde hablo un poco mucho sobre ellos.

Evangelion

Cerramos a lo grande. No podía haber una lista de japoneses con ojos alargados sin sus robots gigantes. Esta serie de los noventa marcó  toda una generación. Que su opening no te engañe: detrás de toda la acción, chicas hermosas y personajes bien detallados, se esconde un mundo de dolor del que pocos salen ilesos. Es una serie obligatoria para todo fan de, bueno, de todo lo que sea bueno en la vida. La forma correcta de hacerlo es la siguiente: ven la serie, incluido los infames episodios 25 y 26. Después se van a ver la peli, The End of Evangelion (también con la serie en Netflix) y de ahí dedican unos veinte años a revisar blogs para ver si alguien más entendió todo. Vale la pena, se los aseguro.