Mojate, que está re bueno

  •  
  •  
  •  
  • 21
  •  
  •  
    21
    Shares

El sexo es igual de necesario que comer y dormir. Eso lo sabemos todos, aunque muchos raros piensen que alguna entidad superior y del más allá, pueda enojarse por disfrutarlo.

Ese intercambio sublime de caricias, besos y algún que otro cachetazo hermoso por ahí, resulta ser un cargador de energía natural. ¿Pero que pasa cuando ese encuentro es sólo con uno mismo? Y no hablo exclusivamente de la adolescencia, y sus despelotes hormonales. Si no también de cuando sos grande y muy maduro, pero que ese tipo que te moja la tanga con sólo pensarlo, aparece en tus sueños a la mitad de la noche. No entendé scomo, pero te despertás con un orgasmo descomunal y seguís jugando con vos misma por un rato más.

De noche, acostada, con frío y toda acurrucada, de repente te sacas todo de encima, te humedeces los dedos y una vez más, te volves a acordar de él, o de ella. Esa persona que te calentó desde la primera vez que la viste y que te encantaría cogertela. Hablarle con susurros como si lo tuvieras al lado, mientras retorces tus piernas y todo tu cuerpo.

Si, por mas de que tengas mas de treinta años, te masturbas y está re bueno hacerlo. Jugar y explorar con todo tu cuerpo, prenderse fuego y mojarse entero. Libera, cura y enciende un montón.

Personalmente, lo hago casi a diario pensando en todos los caballeros con los que me encantaría reventar una cama. Voy desde famosos, hasta algún que otro que me ratonea completa si me lo cruzo en algún café. Si hablé con él y al saludarme me tocó si quiera la espalda, es seguro que al llegar a mi casa, me den unas ganas repentinas de tomar una ducha caliente… muy caliente.

También me vuelve loca ser objeto de deseo de alguien. Que con sólo una foto, pueda excitary dar vueltas en los pensamientos de esa persona. Es espectacular.

Celebremos cada momento de placer. Ya sea con nosotros mismos, o compartido. Con tu pareja, con un amante, con un amigo, o con quien quieras. Pero desatemos esas sogas de pecado descerebrado y hostil.

Mojate de vez en cuando, te va a hacer bien.

Escrito por Greta para la sección: