Mendoza es la mejor ciudad del país por afano

  •  
  •  
  •  
  • 166
  •  
  •  
    166
    Shares

Uno que vive acá le ve miles de defectos, que el Mendotran, que el metrobus, que los barrios peligrosos, que el tránsito. Y es verdad, tenemos muchas cosas que mejorar, pero basta con salir un poco a conocer otras ciudades del país para descubrir, no sin sorpresa, que Mendoza es un cañito, así chiquita, cuadriculada, más bien chata… pero a la vez amplia, aireada, arbolada, fresca, limpia, apacible.

Hace poco anduve por Tucumán. Me habían dicho que era muy linda. Y sí, no voy a negar que es bastante verde en las afueras, que los cerritos le dan un toque pintoresco. Pero te alejás de la plaza principal unas cuadras y encontrar una vereda sana es un milagro, además de que tenés que andar en fila india, no podés despegar los ojos del piso si no querés pisar mierda de perro, basura o reventarte en un bache. El tránsito es el más caótico que he visto (excepto en documentales sobre Nueva Delhi) lo que me llevó a replantearme eso de que los mendocinos somos los peores conductores del país. ¡Parecemos Alemania al lado de Tucumán! Y bueno también se veía bastante pobreza, bandadas de niños sueltos pidiendo dinero o comida, madres y padres con bebés en brazos pidiendo en los semáforos. También me impresionó mucho un ataque sincronizado de palomas sobre los restos de comida en un restorán, en las mesas de afuera, también curioseando en las canastas de pan y en los platos; los mozos tan tranquilos espantándolas como si fuera algo de todos los días lo que me llevó a no comer nada que no acabara de salir de una olla hirviendo. Posta.

Cuando fui a Córdoba fui llena de expectativas. Me la imaginaba mucho más grande y linda que Mendoza, con bailongo y fernet en todas las esquinas, payasos contando chistes en los semáforos, cuarteto en cada casa. Quizá sea que me hice la película sin que nadie me lo pidiera… pero me decepcionó. El parque de ellos no tiene nada que hacer al lado del nuestro, es como una plaza muy grande. Las calles son un bardo, con decirles que hay una esquina en ángulo tan cerrado que le han clavado una especie de espejo retrovisor para el que llega mire a ver si no se lo van a llevar puesto. ¿¿¿WTF ameo??

Fui a un par de museos que estaban muy lindos… pero nada que no haya acá. A la parte más vieja de la ciudad donde está la Universidad es como que han intentado ponerle onda pero claramente se quedaron en el mismo intento. Con unas luces led y cartelitos no alcanza. O me perdí el barrio copado de Córdoba… o vienen jadeando desde atrás con la panza acalambrada en la carrera por la ciudad más linda del país.

CABA bueno, no se le puede negar la belleza de ciertos barrios, la cultura en casi todas las esquinas, querés ir mirando hacia arriba la belleza de los edificios más viejos pero te llevan puestos los porteños amargados; no tendría ni que meterla, porque manejando más de la mitad de la riqueza del país en esos pocos metros cuadrados, la verdad es una pelea muy desigual. En casi todas las cuadras tenés algún museo, la historia sale de todas las ventanas, el parque de Palermo es hermoso, Puerto Madero es un sueño… podría seguir todo el año. Ahora sí, en el pasto del parque no podés sentarte a tomar mates, ni siquiera pasar caminando porque una horda de mosquitos te come vivo (true story). El microcentro ha perdido gran parte de su mística y ahora en cada cuadra tenés religiosamente un Burger King, un Mc Donald´s, un café Martínez y uno o dos Farmacity. La recolección de basura es desastrosa y entre la sacada de los vecinos y el paso del camioncito cientos de personas se dedican a romper todas las bolsas y dejar todo tirado. Encima quieren meter la basura de 2000 personas (que deben vivir por cuadra) en unos containers chiquititos de plástico, uno o dos por cuadra, realmente no sé  quién sacó la cuenta pero macho, te quedó para el orto. Ni hablar de la tristísima realidad de la gente viviendo en la calle, cuando llueve (que es bastante seguido) ni siquiera pueden dormir… a uno que no está acostumbrado a ver tanta marginalidad se le estruja el corazón, entiendo que los que viven ahí están acostumbrados pero la verdad no es pa’ cualquiera. Allí la brecha entre ricos y pobres es máxima, los desalojos por la fuerza son semanales al igual que las protestas, y si te enganchó un motochorro, un punga o una mechera, estás solo. El que puede vivir ahí es porque su individualismo lo protege de todo eso como un campo electromagnético.

A Santa Fe y a Rosario no he ido, pero de la primera me han dicho que es horrible, y que la segunda es linda… pero está llena de rosarinos, que son los seres más odiados del interior del país y que sólo pueden ser soportados por los porteños. Suficiente para quedar afuera de la contienda, creo yo. Igualmente los soportamos porque de cuando en cuando engendran genios populares como Fontanarrosa o Fito Páez. Si no, hubiéramos hecho el brexit a la inversa y se los hubiéramos mandado a los chilenos para que se tiren al Pacífico solos después de escucharlos durante 5 minutos “porque sho soy de RosharioShentral, shomoslosh mejores papá”

De San Juan y San Luis basta con decir que son, respectivamente, el barrio más grande y la playa de estacionamiento de Mendoza, y con eso que todos sabemos y aceptamos, ya está dicho todo. Puedo agregar que los sanjuaninos nos copian todo cambiándole ligeramente el nombre, y que los puntanos vienen detrás de Tucumán en el caos vehicular.

El sur es para algunos pocos. Salvando las monumentales bellezas naturales, de lagos, cerros y ríos, el resto no llega siquiera a ciudad. Eternos páramos con poblados mediocres cercados por hermosura salvaje, que no llegan ni a mérito de llamarse “ciudades”. Le sacas Bariloche, una que otra reserva, algunas joyitas que natura nos dio y listo… kilómetros y kilómetros de la nada misma.

Y las demás provincias… Sigan participando.

Vivan las raspaditas, el asado a leña, el lampazo, el choco, donde topa lo pandito, las acequias, el rosedal, el Cerro de la Gloria, el Cóndor… y agradezcamos todos los días vivir en  LA MEJOR provincia del país. Y después sí, discutamos sobre el tránsito, el pedemonte, y el ecoparque.